Leyenda: “La niña del piano”. (4)

Posted on Actualizado enn

La leyenda de hoy se centra en el Barrio “La Viña” mas concretamente en la C/ San Pascual, actualmente llamada C/ República Dominicana. Allí vivía Laura una joven viuda la cual tenia dos hijas. La mayor se llamaba Flora y la pequeña Angelita, esta poseía un don innato para la música , era un portento tocando el piano. Todas las tardes su madre y hermana se sentaban en el sofá del salón a escuchar como tocaba y se deleitaban con su musica. Era muy conocida por la zona ya que cuando practicaba con el piano las notas salían a través de las ventanas y recreaba a sus vecinos con su musica, los cuales estaban muy agradecidos a la pequeña y le tenían mucho cariño.

Un día amaneció muy enferma, casi no podía levantarse de la cama. La llevaron al médico y éste  le diagnosticó una enfermedad infectocontagiosa de pulmón, tuberculosis. La niña por día estaba mas enferma y sus vecinos iban a pedirle a Dios por la curación de la niña a la Iglesia de la Palma, situada en el barrio. Al poco la niña murió, tan conocida y querida era que todos los negocios de la zona cerraron en señal de duelo y acompañaron a la familia al sepelio. Todos la extrañaban mucho, la calle estaba muy triste sin su melodía y Flora, su hermana , antes una muchacha vivaracha, se llevaba todo el día llorando y totalmente apática.

Una noche al poco de fallecer Angelita, cuando el reloj marcaba las 12, mientras madre e hija dormían el piano comenzó a sonar. Laura se despertó asustada al oír el piano y pensó que alguien había entrado a hurtadillas en la casa para robar. Se levanto camino hacia el salón y al llegar a este la musica cesó. No sólo lo oyó ella ya que cuando se dio la vuelta para ir al dormitorio se encontró a Flora tras ella. Esa noche madre e hija durmieron juntas. A la noche siguiente volvió a ocurrir lo mismo pero cuando ambas llegaron al salón el piano estaba abierto y las teclas subían y bajaban como si alguien estuviera practicando con el. Esto estuvo ocurriendo todas las noches y madre e hija no podían descansar bien e incluso los vecinos se quejaban porque no podían dormir.

Tenian mucha confianza con el tendero , un día le comentaron lo que ocurría y éste las mando a ver una pitonisa de los alrededores llamada Ufrasia , la cual vivía en la Plaza Cruz Verde. Se fueron directas a buscarla y al verla se sorprendieron de su aspecto ya que era una persona de mucha edad, con el pelo cano y a la que le faltaba un ojo. Solamente con verlas les dijo que Angelita no las había abandonado y les dio instrucciones para hacer una sesión en casa de estás. La pitonisa solía echar las cartas del tarot pero les dijo que para que fuera efectivo necesitaba un par de cosas de la niña.

Al día siguiente se presento en cada de Laura y Flora, madre e hija lo tenían todo dispuesto . La mesacamilla con su correspondiente tapete, velas encendidas por todo el salon, una muñeca de porcelana y el vestido de los domingos de la difunta. Se sentaron alrededor de la mesa e iniciaron el ritual cogiéndose de las manos y al poco la niña poseyó el cuerpo de Ufrasia, la pitonisa utilizandolo como via de comunicación con su madre y su hermana. Les comunicó que solo quería practicar con el piano y que no quería que le tuvieran miedo. La pitonisa estuvo hablando con la niña y les comunico que Angelita se aferraba a la vida a través de su piano y por un tiempo éste dejo de tocar.

No tardo mucho en volver a repetirse la historia, de nuevo todas las noches a la hora de las brujas , la tapa del piano se abría y empezaba a sonar. Laura y Flora no podían dormir estaban exhaustas y desesperadas. Los vecinos tambien iban murmurando por ahi porque no se explicaban que todas las noches a la misma hora, las melodias que tanto les gustaba no los dejara descansar. Acudieron al párroco de Santa Maria a comentarles lo que les pasaba, este les aconsejo que se encomendaran al Nazareno , que rezaran mucho y que oyeran muchas misas por la salvación de su alma. Durante un tiempo pasaron la mayor parte de los dias recogidas en la iglesia, rezando rosarios y oyendo misas.                                                                    piano-3-thumb

Al cabo de un tiempo el piano dejo de sonar y todo volvió a la normalidad. Nadie sabe si Angelita dejo de tocar el piano para que su madre y su hermana fueran felices o porque había encontrado el camino hacia el mas allá. De lo que estoy segura es que esté donde esté estará deleitando a todos con los acordes de su piano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s