Leyenda del hilo rojo

Posted on

 

67C81080F

 

Hay una creencia oriental que dice que desde el momento de nuestro nacimiento las personas estamos destinadas a encontrarnos. Dien que el abuelo de la Luna se encarga todas las noches de visitar a los recien nacidos y les ata un hilo rojo a su meñique. este a su vez va atado al meñique de otra persona la cual sera la dueña de nuestro amor.

Para ellos, la creencia del hilo rojo es como para nosotros Cupido el cual nos dispara con sus flechas, para mi gusto, esta creencia es mucho mas bonita. Por eso me gustaría compartirla con vosotros.

Chinos y Japoneses creen que desde el día de nuestro nacimiento tenemos atado a nuestro dedo meñique un hilo rojo, unos mas largos, otros mas cortos, según la distancia que nos separe de la persona que compartirá nuestra vida.

En algunas ocasiones, este hilo es muy largo, porque la persona destinada para nosotros esta muy lejos, pero si ese hilo nos une, tarde lo que tarde ese hilo se ira acortando hasta que al final encontremos a esa persona que tanto anhelamos, que complementa nuestra vida y que sera el amor verdadero.

Hay veces, que por circunstancias de la vida, este hilo se enreda pero en ningún momento se parte, porque aunque sabemos que una hebra de hilo es frágil lo que esta destinado a ser, siempre sera.

Tarde mucho tiempo tiempo o tarde poco los hilos se irán acortando, hasta que al fin los dos meñiques puedan unirse para siempre.

Hay una vena, la Aorta que sale del corazón y a su vez la arteria braquial que sale de esta y baja por todo el brazo terminando en el dedo meñique. Por esta causa los orientales tienen esta creencia y llaman al dedo meñique el dedo del corazón o del amor.

Cuenta la leyenda, que había un niño emperador en occidente, el cual estaba deseoso de saber a quien le unía el hilo rojo. Aunque no tenia edad de casarse no aguantaba las ganas de saber quien seria su futura esposa así que mando a llamar a una bruja de la región de la cual se decía que era capaz de seguir el camino del hilo rojo.

Quería que siguiera el camino del hilo y le concediera el privilegio de conocer con antelación quien seria su alma gemela.

La bruja no estaba muy de acuerdo, pero ante la insistencia del joven emperador no pudo negarse y juntos emprendieron el camino en busca de su destino.

Se llevaron mucho tiempo caminando, tanto que sus pies los llevaron a un pueblo cercano. Recorrieron el pueblo siguiendo el hilo hasta que llegaron al mercado.

Alli, entre tanta gente, se encontraba una pobre campesina con un bebe en brazos y la bruja le indico que ahí terminaba su hilo rojo. Enfadado, el joven emperador se acerco a la campesina y la empujó, perdiendo esta el equilibrio y dejando caer al bebe al suelo.

El bebe al sufrir el impacto contra el suelo empezó a llorar y cuando su madre fue a cogerlo, vio que tenia una herida en la frente. Ni que decir hay que cuando el joven emperador vio al bebe sangrar ni se inmutó, se dio media vuelta y volvió sobre sus pasos a su palacio.

Pasaron unos años y el joven estaba en edad casadera, así que reunio a un consejo para que le dijeran cual seria la esposa idónea para el. Llegaron al concenso de que la mejor candidata era una bella joven hija de un General de su ejército.

Llego el día de contraer matrimonio, no conocería a su esposa hasta ese momento. Cuando termino la ceremonia, levanto el velo que le cubría el rostro. La mujer era francamente hermosa pero en la frente tenia la ligera sombra de una cicatriz.

En ese momento recordó lo ocurrido muchos años atrás y se dio cuenta que ella era el bebe que cayó el mercado. Su hilo rojo, su alma gemela, su destino.

Anuncios

3 comentarios sobre “Leyenda del hilo rojo

    manu escribió:
    junio 11, 2014 en 11:20 am

    pobre niña ..que vida mas pobre debio de tener con semejante sujeto..y una observacuon…el hilo rojo era para su nadre..leyendas de chinos claro!!

    Me gusta

      anaisreyes escribió:
      junio 11, 2014 en 12:44 pm

      El hilo rojo lo conducía a la niña. El era un niño cuando la bruja lo llevo ante ella. Tu has pensado lo mismo que el cuando vio a la campesina con la niña en brazos…jajaj

      Me gusta

    Domingo Simón perez escribió:
    septiembre 21, 2014 en 11:49 am

    Ya quisiera saber yo, donde me conducirá mi hilo ….necesito una bruja ya….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s