Juntos por Halloween.

Posted on Actualizado enn

images-12

Era el primer Halloween que iba a pasar sin su marido. Este falleció un año antes en un accidente de trafico camino al trabajo, salio de casa como cada día cogiendo su maletín y posando un beso sobre sus labios lo recordaba como si fuera ayer.

A Juan el marido de Paula, le habían  gustado desde siempre celebrar la noche de Halloween , le encantaba ponerse un disfraz de fantasma o vampiro e ir a la calle a asustar a los niños y a darles caramelos.

Paula esa noche la pasaría en casa , al tener tan buenos recuerdos de las noches de Halloween que habia pasado junto a su marido se le hacia imposible salir afuera a celebrar la fiesta.

Se asomo a la ventana y vio como empezaban a salir de sus casas los niños disfrazados de pequeños monstruos en compañía de sus padres. Llego la hora de empezar a recibir llamadas al timbre a la voz de truco o trato y empezar a repartir caramelos.

images-14

Se puso una sudadera y fue a la cocina a coger las bolsas de golosinas y llevarlas junto a la puerta así no tendría que ir tantas veces a la cocina. Dejo las chucherías y se sentó en el sofá a esperar que llamaran a su puerta.

No pasaron ni cinco minutos y sonó el timbre, se levanto y abrió la puerta pero para su sorpresa no había nadie. Miro a un lado y a otro y nada, así que sonrió y cerro la puerta. Sera la broma de algún niño, (penso).

Pocos minutos después volvió a sonar el timbre y repitió la misma operación . Se levanto y volvió a abrir la puerta y otra vez no había nadie . Empezó a ponerse nerviosa. ¿Quien estaría gastándole esta broma? ¿Cuando iban a empezar a venir los niños a pedir caramelos? Un sentimiento de angustia le recorrió el cuerpo, tenia muchas ganas de que acabara esa noche.

Sonó el timbre, con el pulso acelerado fue a abrir la puerta al abrirla vio a tres niños pequeños disfrazados de demonios . Su pulso se normalizo y muy contenta le dio a los niños tres bolsas pequeñas de golosinas. Muy contentos los niños se alejaron de la casa y Paula se quedo contemplándolos hasta que de repente una voz a su espalda dijo:

“Cariño, estoy aquí”. Paula asustada se dio la vuelta y para su asombro estaba viendo a su marido de pie junto a ella con una careta en la mano. No tenia la cara desfigurada como después del accidente estaba como siempre ahí delante de ella. Cerro los ojos y los apretó pero cuando los abrió la figura de su marido había desaparecido de su vista.

Muy nerviosa entró en la casa, se sentó en el sofá y se puso a pensar en lo sucedido cuando de repente volvió a sonar el timbre. Abrió la puerta y había un grupo de niños pidiendo caramelos. Como hizo anteriormente, le dio una bolsa a cada uno y cerro la puerta . Al darse la vuelta volvió a ver a su marido volvía a estar ahí frente a ella.

Esta vez alargo la mano para tocarlo pero sus dedos atravesaron a la imagen que tenia frente a ella. Y como por arte de magia se desvaneció.

No podía ser , pensaba, una vez podía ser un error, una alucinación fruto del estrés y del cansancio pero dos… Todo esa noche era muy extraño. Decidió meterse en la cama, se tomaría una pastilla con una infusión y se acostaría. De repente se encontraba muy cansada.

Se puso el pijama y se metió en la cama pero cuando estaba medio dormida sonó el timbre de nuevo. Se dio media vuelta en la cama y se dispuso a seguir durmiendo hasta que de repente volvió a oír “Cariño, estoy aquí” De un salto se sentó en la cama y a sus pies de pie se encontraba la figura de su marido.

Ahora no tenia dudas , estaba viendo a su fantasma . El timbre volvió a sonar de nuevo y el fantasma de su marido comenzó a decirle “Solo tengo la oportunidad de comunicarme con los vivos esta noche, vamos, abre la puerta , dale caramelos a los niños, disfrutemos de la noche de Halloween como todos los años.

Con cierto miedo se levanto, se puso una bata y fue a abrir la puerta para seguir repartiendo caramelos. A su lado estaba su marido, ella no sabia porque pero se había dado cuenta de que solo ella lo veía.

images-16

Así que juntos estuvieron repartiendo caramelos hasta bien entrada la noche. Antes de que saliera el sol el marido le dijo : “Paula , nuestro tiempo se acaba, tengo que irme. Recuerda lo bien que nos lo hemos pasado esta noche. El año que viene vendré a visitarte. Si por alguna razón no vengo, tu sigue celebrando este día como siempre y que sepas que desde donde estoy puedo verte y quiero que sobre todo seas feliz.”

Dicho esto desapareció. Desde aquel día Paula y Juan celebran juntos la noche de Halloween. La noche en la que los muertos y los vivos comparten dimensión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s