Leyenda de Oya, Oshun y Yemanya’

Posted on Actualizado enn

image

Hoy quisiera contaros la leyenda de estas tres hermanas. Esto ocurrió hace muchos muchos años, las tres hermanas pertenecían a una tribu Yoruba.

No tenían ni padre ni madre y por eso se tenian un amor inmenso la una por la otra. Así que la mayor , Yemanya ejerció el papel de madre, yendo a trabajar para buscar sustento.

La mediana , Oshun se encargaba de cuidar a Oya , la mas pequeña. Aunque eran muy pobres vivían muy felices. Yemanya pescaba en el mar y mientras Oshun cuidaba de Oya,  se iban a lavar la ropa al río, pescaban y aprovechaban el tiempo cogiendo bonitas piedras que después venderían en el poblado para contribuir así a la economía familiar.

image

Pero un día su tribu fue invadida por otra tribu enemiga y apresaron a Oya que estaba jugando en el río. Como Oshun estaba debajo del agua intentando coger algún pez no oyó los gritos de auxilio de su hermana pequeña. Como Yemaya estaba en la costa tampoco pudo hacer nada así que la apresaron y se la llevaron como prisionera.

Pasaban los días y Oshun estaba cada vez más triste, se iba consumiendo como si de una vela se tratara, hasta que llego a sus oídos el dinero que pedían por liberar a su hermana.

Así que como si fuera una hormiguita fue guardando monedas de cobre para pagar el rescate. Cuando tenia todo el dinero fue muy contenta a pagar el rescate de su hermana, pero lo que Oshun desconocía era que el jefe de la
tribu estaba enamorada de ella.

image

Así que cuando se dispuso a pagar el rescate, el jefe conociendo que eran personas muy humildes doblo la cantidad de dinero del rescate. Al encontrarse con ese problema Oshun se arrodillo a sus pies y empezó a llorar y suplicar por la libertad de su hermana.

El jefe de la tribu, viéndola tan desconsolada le propuso una cosa: el le entregaba a su hermana si ella le entregaba su virginidad. Como amaba tanto a su hermana cedio a sus deseos y una vez hubieron terminado Oshun y Oya se fueron para su casa.

image

Cuando llegaron le contaron a Yemala lo que había ocurrido y esta para darle reconocimiento a Oshun cogió las monedas de cobre y se las puso a modo de pasada en la frente y sus brazos.

Estando Oya cautiva, Olofin repartió todas las riquezas de la tierra entre los integrantes de su tribu. Yemala seria la dueña absoluta de los mares, Oshun la de los ríos, Ogun de los metales y así hasta repartir todos los bienes de la madre tierra.

Pero claro, al no estar Oya en el reparto se quedo sin nada. Oshun pidió a Olofin que no olvidara a su hermana y que le diera lo que le correspondía. Olofin, pensativo tras la petición de Oshun se percato de que había un lugar sin repartir, el cementerio y como vio justificada la suplica de la hermana le ofreció a Oya ser la dueña y señora del cementerio.

image

Oya no cabía en si de alegría y acepto gustosa el ofrecimiento de Olofin. Allí descansa tranquila y feliz, se mando a hacer herramientas de cobre en honor al sacrificio de Oshun y todas las tardes dicen que va a la ribera del río a comer pescado para recordar los momentos tan bonitos vividos junto a sus hermanas.

image

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s