La leyenda del Caballero de Granada.

Posted on Actualizado enn

image

Cuenta una leyenda granadina, que hace muchos muchos años vivía un joven estudiante al cual le gustaba mucho viajar. Iba siempre acompañado de una guitarra y dado a que sus padres eran de familia humilde que apenas llegaba a fin de mes, el se dedicaba en sus ratos libres a cantar por las calles tocando la guitarra y consiguiendo así algo de dinero para financiar sus estudios y algún que otro viaje.

Había reunido un poco de dinero y había decidido ir a granada a pasar la noche de San Juan. Nada mas entrar en el pueblo, vio frente si la figura de un soldado ataviado de ropajes antiguos. La calle estaba concurrida esa noche, pero parecía que solo el podía ver al soldado.

Asustado pero picado por la curiosidad, se acerco a este y le pregunto quien era y que hacia en ese lugar. Entonces el soldado le contó un gran secreto. Hacia 300 años había sido cogido prisionero en los ataques a Granada . Durante su cautiverio lanzaron contra el un hechizo, lo condenaron a custodiar el tesoro de los musulmanes para toda la eternidad y evitar que ningún cristiano se apoderara de el.

image

Ese hechizo solo se rompia una vez cada 100 años y coincidia con la festividad de la noche de San Juan. El soldado le propuso a Vicente ir a robar el tesoro de los moros con la condición de repartírselo a partes iguales. Esa noche era muy fácil , el tesoro no tenia custodia.

Ante la aceptación de Vicente, el soldado le dijo que además necesitarían una mujer que no hubiera conocido a varón para poder abrir la puerta de la cámara del tesoro y a un cura con hambre que rompiera el hechizo.

El joven Vicente buscó por todo el pueblo y encontró al cura que estaba aguardando ayuno y a la joven casta, que por cierto era muy bella . Los convenció para que lo acompañaran ante el soldado y cuando llegaron vieron como todo ante sus ojos se transformaba y pasaba a ser una gran habitación llena de joyas, monedas de oro, piedras preciosas y ricos manjares . Un gran tesoro que tenían al alcance la mano y que los dejo deslumbrados.

image

Llenos de alegría Vicente corrió hacia el tesoro y lleno sus bolsillos con las joyas y el cura, al ver la fruta tan apetitosa, cogió una manzana y le dio un mordisco. En ese preciso instante, todo se desvaneció y volvieron a tener ante si la fría y oscura calle en la que encontraron al soldado.

Poco después de esto , las campanas de la iglesia indicaron que era las 12 de la noche y que la noche de San Juan había llegado a su fin. El soldado seguía condenado otros 100 años mas como guarda y custodio del tesoro de los moros ya que no se pudo romper el hechizo.

La sorpresa de Vicente fue muy grata al descubrir que lo que había guardado en sus bolsillos permacia allí. Cuentan que aquello le dio para vivir toda su vida sin dificultades y que acabo casándose con la joven casta.

Cuenta la leyenda que el soldado sigue apareciendo cada 100 años en la noche de San Juan en busca de alguien que lo libere de su encantamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s