Atrapada (Relato)

Posted on

image

Hacia poco que había amanecido, aturdida se incorporó en la cama pero no reconocía el lugar. La estancia era fría y oscura, desprendía un olor nauseabundo parecido al de la carne podrida. Intentó ponerse de pie y entonces se dio cuenta de que sus pies estaban amarrados a la cama  con una gruesa cadena y un enorme candado.

Comenzó a asustarse, ¿donde estaba?¿Que le había ocurrido? La ropa que llevaba no la reconocía , ese horrible camisón antiguo no era suyo. ¿Pero como había llegado hasta alli?

Intento recordar que había pasado , pero solo acudían a su cabeza imágenes dispersas.No podía recordar nada con claridad. No llevaba reloj, se lo habían quitado, no sabia que día era, había perdido la noción del tiempo, no podía saber cuanto llevaba allí…

Las preguntas se agolpaban en el interior de su cabeza cuando de repente, oyó una llave dando vueltas al cerrojo de la puerta. Muerta de miedo, sin saber que hacer , se recostó en la cama, tapando sus piernas y cerrando los ojos. La puerta se abrió y pudo vislumbrar mucha luz que provenía de fuera, pero no podía mirar, tenia que permanecer inmóvil.

La puerta se cerro y volvió a encontrarse en la mas profunda oscuridad. Unos pasos decididos se dirigían hacia ella, el miedo la hacia temblar . Notó como una presencia estaba junto a ella, no podía abrir los ojos, estaba muy asustada. De repente, la sábana que cubría sus piernas fue retirada y ante tal situación abrió los ojos y empezó a gritar: “No me hagas daño, no me hagas daño”.

Una mano fría tapó su boca y entonces fue cuando se fijó en el hombre. Era alto, pelo cano, con una gran cicatriz que atravesaba toda la cara, parecía tener alrededor de 50 años. Vestía un mono azul, parecía la indumentaria que suelen llevar los mecánicos en un taller…no podía ver nada mas…

image

El hombre saco una jeringuilla de uno de sus bolsillos, estaba cargada de alguna medicina, algún somnífero tal vez…La joven intento luchar, incluso mordió la mano que tapaba su boca, pero no sirvió de nada. El hombre le dio una bofetada a lo que ella intento revelarse, pero él, clavó la aguja en su brazo y poco a poco el liquido fue penetrando en su cuerpo.

De repente todo a su alrededor se movía, intentaba pedir socorro pero no era capaz de articular palabra alguna, los párpados empezaron a pesarle cada vez más, así que toda la resistencia que había opuesto anteriormente se vio reducida a un estado de tal relajación que no tardo mucho en entrar en un profundo y placentero sueño. Mientras, él miraba como dormia , controlando que estuviera tranquila y antes de marcharse tomó la precaución de amarrarle las manos esta vez. Salio de la puerta tras de si dejándola sumida en la mas profunda oscuridad.

Cuando volvió a despertarse estaba mas aturdida aun, sin saber como se encontraba amarrada a un sofá en donde estaba sentada. A su lado una niña rubia de unos 7 u 8 años la observaba. Cuando la niña vio que abría los ojos fue corriendo a preguntar si tenia sed o hambre.

En ese momento en lo ultimo que hubiera pensado hubiera sido en comer algo, tenia el estómago revuelto pero un poco de agua no le vendría nada mal. Además en la estancia no había rastro alguno del misterioso hombre que la había llevado hasta alli, así que aceptó la invitación de la niña.

Cuando la pequeña volvió con el vaso de agua le pidió que liberara sus muñecas para poder llevar el vaso a la boca, pero le contestó que no podía , que su padre se enfadaría mucho. En ese momento se oyeron unos pasos acercándose, el miedo se apoderó de cada célula de su cuerpo.

image

Al verla despierta y con la niña a su lado le dijo: “Bienvenida a la familia” ¿Familia?¿Habia oído bien?Comenzó a gritar que la soltara, que estaba loco, que quería marcharse de alli a lo que la niña le dijo: ¿Tu tampoco quieres ser mi mamá?

Comenzó a llorar desconsoladamente, nada tenia sentido, ¿que estaba pasando? El hombre se acerco a ella y le susurro bajito al oído: “O te quedas aquí calladita y sin rechistar o te aseguro que seras comida para los cerdos”. Inmediatamente, enmudeció, temía por su vida.

Llego la noche y todos se fueron a dormir pero ella no podía descansar, tenia que salir de ahí como fuese. Durante horas estuvo intentando soltar el nudo de las cuerdas que amarraban sus muñecas hasta que al fin pudo liberarse y rápidamente se dispuso a liberar sus pies.

El candado que llevaba la cadena parecía frágil así que cogió una horquilla del pelo y lo abrió. Así, sin más, que fácil había sido todo, ya solo quedaba salir. Atravesó el salón y corrió por el pasillo pero antes de que llegara a la puerta el hombre la cogió por los hombros y le dijo: “Te lo advertí”.

Arrastrándola del pelo la llevó hasta la cocina y la puso sobre una mesa. Cuando ella pudo mirar alrededor no podía creer lo que veía…decenas de cabezas de mujeres metidas en tarros de cristal. Cuando miró hacia el hombre este llevaba un hacha en las manos y antes de hacer nada le dijo: “Hoy mis cerdos se darán un gran festín contigo”. Ella sabia que ese era su final.

Anabel Reyes©

Anuncios

Un comentario sobre “Atrapada (Relato)

    donpelayo777 (ANTONIO CENIZA) escribió:
    marzo 1, 2015 en 7:43 pm

    Bien muy bien no le diste ni la mas mínima oportunidad, que bestia, me gusta. Un abrazo 😜

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s