¿Has oído hablar del síndrome de Jerusalén? (434)

Posted on Actualizado enn

image

Todos conocemos El Muro Occidental (“de los Lamentos”) es uno de los sitios turísticos más visitados de Israel. A cualquier hora del día o de la noche, afluyen visitantes al Muro, a orar, a tomar fotos, a participar en una manifestación o en una ceremonia de jura de la bandera, a asistir a unabar-mitzvá, o simplemente a absorber algo del ambiente histórico y espiritual del que está repleto este lugar antiguo.

Ciertos individuos se sienten atraídos a ese lugar, en busca de una experiencia sobrenatural. Entre ellos están los que se creen mesías, los inadaptados, los turbados, los espiritualmente implicados. Son quienes padecen del síndrome de Jerusalén y están literalmente embriagados por la Ciudad Santa. Los deleita la atmósfera especial del Muro pasada la medianoche. Su psique se inflama con la santidad histórica en la que se sienten inmersos. Aunque otros sitios de Jerusalén también los atraen, el Muro es el lugar predilecto de tales individuos, en especial de los judíos. Los períodos críticos son las festividades religiosas como la Navidad.

Definición

El primero en identificar clínicamente el síndrome de Jerusalén fue el Dr. Yair Bar-El, ex director del hospital siquiátrico de Kfar Shaúl y actualmente psiquiatra de distrito en el Ministerio de Salud. El Dr. Bar-El examinó a 470 turistas, declarados temporalmente dementes, que fueron atendidos en Kfar Shaúl entre 1979 y 1993, y extrajo de su estudio algunas conclusiones fascinantes. De los 470 visitantes del mundo entero que estuvieron internados allí, 66 por ciento eran judíos, 33 por ciento cristianos, y el 1 por ciento no tenía afiliación religiosa definida.

En el hospital Eim Karem hay un departamento de psiquiatría especializado en extranjeros que presentan este síndrome que en términos médicos es un trastorno disociativo histérico: los enfermos generan otra personalidad que luego no serán capaces de recordar. Se trata de una quiebra del sentido común ante la sobrecarga espiritual que flota en el ambiente, ante tanta religión, ideología, historia, mitología, concentradas en cada piedra de esta ciudad, y sus evidentes consecuencias: guerras, cruzadas, conquistas, masacres, éxodos, martirios, milagros, caridades, tiranía, intolerancia, arte y destrucción.

El Dr. Bar-El señala que el síndrome de Jerusalén es análogo al “síndrome de Florencia” identificado por los psiquiatras italianos, que hace tiempo observaron una tendencia entre los turistas y visitantes de la ciudad a actuar de modo raro e irracional. Sin embargo, en Florencia, son las obras de arte y la belleza de la propia ciudad las que provocan, al parecer, la aparición del síndrome, más bien que la religión.

image

Síntomas

“De pronto algo me ocurrió” suelen decir esos turistas cuando inician su tratamiento psicoterapéutico. Suelen manifestar pautas muy similares de deterioro mental. Los síntomas aparecen al día siguiente de su llegada a Jerusalén, cuando empiezan a sentir un nerviosismo o una ansiedad inexplicables. Si vienen en grupo o con familiares, sienten de pronto la necesidad de estar solos y se apartan de los demás. Pronto comienzan a realizar actos de purificación y abluciones, como baños y duchas, o inmersión en un baño ritual. A menudo se cambian de ropa, con clara preferencia por las túnicas blancas, a fin de parecerse a personajes bíblicos, porque en su mayoría deseaban identificarse con alguna figura bíblica del Nuevo o del Antiguo Testamento.

A los cuatro o cinco días, los pacientes responden al enfoque de retorno a la realidad que preconizan los psiquiatras. “Me siento como un payaso”, dicen algunos, avergonzados, y no logran explicar el por qué cuando les dicen que les dio por sumergirse en un estanque en el parque o cantar aleluyas en plena noche encaramados en las murallas de la Ciudad Vieja.

Existe la convincente teoría de que aquéllos que sufren el síndrome venían predispuestos a ello en forma de un trastorno mental latente que se vio precipitado al llegar a la ciudad santa.

¿Quienes son los mas predispuestos a padecerlo?

Si bien la condición se llama síndrome de Jerusalén, ya que los psiquiatras estudiaron primero los casos que ocurrían en Tierra Santa, este tipo de síntomas pueden aparecer en cualquier lugar del mundo que tenga una fuerte simbología espiritual para la persona que lo presenta. El síndrome de Jerusalén se presenta tanto en hombres como mujeres en una proporción similar, suelen venir como turistas desde naciones desarrolladas y son muy religiosas.

image

Generalmente tienen entre 20 y 30 años, son solteros y en su adolescencia tuvieron algún tipo de crisis de fe, tras una niñez marcada por la enseñanza religiosa. Lo de la edad es importante, ya que es en los primeros años de etapa adulta en que varias enfermedades psiquiatricas , como la esquizofrenia o trastorno bipolar, muestran sus primeros síntomas claros. En el 80% de los casos, hay una condición mental previa o que se diagnostica después de su experiencia.

Existe una cura para el síndrome de Jerusalén: volver a casa y a la compañía de sus seres queridos, aunque reciben una atención psiquiátrica en Israel para asegurarse que no están en peligro de sufrir nuevas psicosis en sus viajes.

En una semana, contando desde el momento en que comenzó a manifestarse el síndrome de Jerusalén, todo vuelve a la normalidad o, al menos, como solía ser antes del viaje.

Fuentes: m.tuotromedico.com
                 curiosidadesbatanga.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s