El síndrome de Otelo, la enfermedad del celoso.

Posted on Actualizado enn

image

Dicen que no hay celos sin amor, pero todo esto esta bien en su dosis exactas , cuando pasa ciertos limites o roza ya lo incomprensible se trata de una enfermedad y no es ninguna tontería…Hace sufrir al que la padece y al que lo rodea sumiendo a ambos en una espiral de sentimientos desagradables e incluso repulsivos que puede llegar a desencadenar la ruptura de la pareja ya que tiende a transformar el amor en un sentimiento de odio.

El síndrome de Otelo es un trastorno delirante por el cual la persona que lo sufre está firmemente convencida de que su pareja le es infiel; también es denominado Celotipia. El delirantecelotípico construye su delirio con datos irracionales y pierde el tiempo tratando de hallar “pruebas” que confirmen sus sospechas.

Los delirios de celos pueden formar parte del trastorno delirante crónico o paranoia.

Origen del nombre

Toma su nombre de la conocida obra de ShakespeareOtelo, que mata a Desdémona poseído por unos celos enfermizos.

“La persona está obsesionada con la idea de la infidelidad y muestra una serie de conductas que se manifiestan tratando de buscar pruebas que lo demuestren, por ejemplo, entrando en el ordenador o mirando el teléfono móvil de su pareja. También puede mostrarse violenta o humillar al otro”.

image

“Cuando se llega al extremo del homicidio es que existe otro tipo de personalidad patológica de base como la paranoia o un delirio celotípico. Cuando hay un delirio es una idea irreversible con una serie de respuestas a esas ideas que son realmente graves”, dice el experto.

“Muchas veces los celos son alimentados por la influencia” señala Ghedin. “En la obra de Shakespeare, Otelo fue influenciado por Yago que le inducía ideas de la infidelidad de su esposa. Los sujetos celotípicos pueden ser influenciables por las opiniones de otras personas o medios de comunicación”.

Afectación

El síndrome de Otelo afecta a ambos sexos por igual pero es más común en los hombres. Generalmente se presenta entre los cuarenta y cincuenta años de edad, sin antecedentes psiquiátricos de interés.

Es característico que en el síndrome de Otelo el enfermo esté realizando comprobaciones continuamente, con el objetivo de descubrir la infidelidad. Para ello se sirve de detalles sin importancia que considera pruebas definitivas.

Algunos casos podrían ser que:

El paciente puede estar convencido de que la ropa interior en determinado cajón ha sido colocada por el amante o que el pequeño cambio de posición de un sillón es la evidencia de que allí ha estado sentado el “otro”.Los comentarios banales de terceras personas tienen un significado inequívoco y se refieren a las actividades promiscuas de su esposa(o).Puede contar y recordar el número y orden de prendas en un armario para comprobar si han variado, lo cual sería una prueba “contundente” de que alguien había entrado en la casa para mantener relaciones sexuales con la pareja.

Curiosamente el “otro(a)” parece una sombra, el enfermo no da detalles de él(ella), ni de su profesión, domicilio, familia, etc. En raros casos sí es una persona identificada, pero lo más frecuente es que sea como un fantasma al que no se le pone rostro ni presencia.

El delirio de celos domina la vida del enfermo, afectando a sus actividades laborales, sociales y personales, tendiendo al aislamiento. El humor se torna sombrío e irritable y las relaciones familiares -lógicamente- se deterioran considerablemente.

image

El delirante celotípico en general no quiere separarse de la pareja, por el contrario su deseo sexual suele estar aumentado. La pareja, no solo no le corresponde sino que puede rechazarle por completo lo que a su vez refuerza el convencimiento del celotípico en su delirio.

El afectado por síndrome de Otelo ve lo que quiere (o no quiere, más bien) ver. Normalmente la ilusión le provoca que detecte patrones en el comportamiento de su pareja que le lleva a pensar en un cambio de hábitos por su parte. Patrones completamente irreales, obviamente, que indican infidelidad.
La manifestación de los síntomas puede desencadenarse ante pequeñas variaciones en la vida cotidiana: cambiar la ropa de un cajón a otro, comprar una marca distinta de comida o retrasarse unos minutos en la hora habitual de llegada. Por desgracia, el síndrome de Otelo termina en numerosas ocasiones en violencia o incluso en homicidio. Así que ante el más mínimo indico es conveniente tratar con un profesional.

¿Por qué ocurre?

Cualquier campo relacionado con lo que pasa en el cerebro es territorio casi desconocido. Y el síndrome de Otelo no es una excepción. Sabemos verdaderamente poco sobre las razones fisiológicas detrás de este síndrome. Por que no es solo una cuestión de comportamiento, al menos según algunas evidencias. Los celos tienen un componente emocional asociado la autoestima, según la psicología moderna. No se dan solo en seres humanos sino que son un componente conocido en el comportamiento de distintos mamíferos, donde la palabra “autoestima” deja de tener sentido. Si tuviéramos que darle un sentido biológico a los celos, probablemente sería el de la conservación potenciado por el miedo a la pérdida, especialmente en cuestiones de pareja y descendencia. Sin embargo, el síndrome de Otelo es una patología. Es decir, una actitud que impide el correcto desarrollo, la El síndrome de Otelo parece tener un origen “físico” en el cerebro felicidad y hacer una vida normal. No es equiparable a los celos normales ya que los lleva a al extremo pernicioso para la salud.

image

Algunos estudios asocian el síndrome de Otelo al Parkinson y Alzheimer, enfermedades neurodegenerativas. De hecho, un interesante estudio muestra como trataron el síndrome de Otelo asociado a un tratamiento con amantadina en un paciente de Parkinson. Otros trabajos explican la relación existente entre otro tipo de lesiones cerebrales y la manifestación de este síndrome. ¿Qué quiere decir esto? Que probablemente exista una razón fisiológica en el cerebro para la aparición o el agravamiento del síndrome de Otelo. No es algo nada descabellado pensarlo. También nos sirve para señalar que es un problema físico, no solo una enajenación mental puntual. No obstante, es importantísimo entender que estamos todavía hablando con mucho terreno que descubrir por delante

http://hipertextual.com

https://es.m.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Otelo

anabel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s