Así muere una estrella como el sol.

Posted on Actualizado enn

image

La energía de las estrellas no es inagotable. Tarde o temprano, en forma tranquila o explosiva, la vida de cada estrella llega a su fin. Nadie ha vivido lo suficiente como para ver nacer y morir a una estrella, algo comprensible si se tiene en cuenta que la mayoría de ellas tarda millones de años en llegar al final de su vida.

Pero ahora, un equipo de astrónomos ha podido observar, por primera vez y en directo, la agonizante muerte de una estrella de masa similar al sol. La evolución de estas estrellas de baja masa es mucho más lenta que la de las estrellas de alta masa (las que explotan como supernovas). De ahí que resulte muy complicado saber en qué momento se produce esta transformación de estrella en nebulosa planetaria.

Este estudio, publicado en la revista The Astrophysical Journal, muestra la transformación en tiempo real de la estrellaIRAS 15103-5754 en nebulosa planetaria.

Este equipo internacional de investigación, liderado por Olga Suárez, investigadora española del Observatorio de la Costa Azul (Niza, Francia), y en el que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y del Centro de Astrobiología (CAB-INTA), ha observado esta estrella en varias ocasiones con el interferómetro-radio ATCA2, en Australia. Estas observaciones presentan variaciones en la emisión en ondas de radio de la estrella en sólo 2 años.

image

Imagen de IRAS 15103-5754 en infrarojo, observada con el telescopio VLT (Very Large Telescope) en Chile.

“Lo más sorprendente del estudio es haber podido encontrar una estrella pocos años antes de su transformación en nebulosa planetaria, y poder observar esta transición, con los fenómenos asociados a ella” explica la experta Olga Suárez.

Esta estrella forma parte de un grupo de 16 objetos conocidos con el nombre de ‘water fountains’ (fuentes de agua). Mientras que las estrellas de este grupo todavía no son nebulosas planetarias, una de ellas (IRAS 15103-5754) está cambiando de fase y ya ha empezado su camino hacia la muerte estelar.

Cuando finalmente se produce este fenómeno, toda la materia de la estrella vuelve al espacio interestelar y ella misma se convertirá en una enana blanca. El mismo final que le espera a nuestro Sol, aunque pero para eso tendrán que pasar todavía 5.500 millones de años.
Fuente

http://www.elmundo.es/ciencia/2015/07/09/559e5cbaca474159608b4583.html

anabel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s