De buque de guerra nazi a guardacostas de EE.UU.

Posted on Actualizado enn

image

El buque de guerra Horst Wessel fue construido por una orden expresa de Adolf Hitler en plena guerra, pero tras la derrota nazi, cayó en manos de EE.UU.

El buque fue construido en 1936 en el famoso astillero de Blohm y Voss, en Hamburgo, la empresa que construyó el legendario acorazado Bismarck de la marina de guerra alemana y fue utilizado en la Segunda Guerra Mundial como escuela para toda la flota. Adolfo Hitler estuvo presente cuando el barco fue bautizado. Se le llamó Horst Wessel, en honor al miembro de las tropas de asalto nazi que compuso el himno del partido y del Tercer Reich, y que fuera asesinado a manos de comunistas en 1930.

Hoy en día este ‘inmigrante’ se encuentra en servicio de las fuerzas armadas estadounidenses. Es el barco insignia de la Guardia Costera.

El majestuoso barco de tres largos mástiles cubiertos con velas ha tenido en su cubierta huéspedes ilustres como los presidentes Kennedy, Nixon y Truman, y ha navegado por el mundo cumpliendo las misiones diplomáticas de Estados Unidos.

Aunque ahora en el barco figura el escudo de la Guardia Costera estadounidense, durante la Segunda Guerra Mundial presentaba una esvástica entre las garras del águila colocada en el mascarón del barco.

En abril de 1945, cuando terminó la guerra, los británicos rodearon al Horst Wessel en la bahía de Danzig. Su destino se aclaró en 1946 en la mesa de negociaciones entre los Aliados, cuando estos se dividieron los restos de la flota alemana. En junio del mismo año el barco emprendió su viaje desde Bremerhaven hasta Nueva York con un nuevo nombre: ‘El Águila’.

“Puede parecer viejo, pero las lecciones que puedes aprender en este barco sobre el mar, el viento, las corrientes y sobre ti mismo y tus compañeros, no las puedes aprender en ningún otro lugar”, expresó el capitán Ernst Cummings, uno de los antiguos comandantes del barco, citados por BBC.

VELERO ALEMAN
Se trata de una hermosa nave de 90 metros de eslora, 1.800 toneladas, tres palos, casco metálico, propulsado alternativamente por su velamen o el motor diesel que tiene incorporado.

Durante la II Guerra Mundial, el buque fue destinado en el Mar Báltico y sin perder su condición de buque-escuela, transportó abastecimientos para las tropas que guarnecían esas costas. Debidamente artillado, su bitácora consigno que su fuego había logrado abatir a tres de los aviones que lo atacaron en diversas ocasiones.

En los últimos días de la resistencia de Alemania, el “Horst Wessel” se dirigió al puerto militar de Kiel, pero no pudo arribar debido al toque de queda impuesto por su autoridad. Debió hacer una larga espera en las afueras del puerto, lo que lo libro del furioso bombardeo que destruyó esa noche gran parte de las instalaciones portuarias y produjo severas pérdidas entre las naves que allí se encontraban.

PRESA DE GUERRA
Tras la rendición de Alemania, el velero terminó en Bremerhaven, dónde fue recibido como presa de guerra por el comandante Gordon Mc Gowan, del Servicio de Guardacostas de Estados Unidos, y una pequeña dotación de oficiales y tripulantes. Las instrucciones eran, primero, sacar el buque del estado de desastre en que se encontraba y luego, llevarlo a Estados Unidos. Había una dura condición para Mc Gowan: tendría que restaurarlo sin gastar un dólar americano sino a costa de Alemania y con el trabajo de la tripulación alemana que había quedado a bordo.

En un comienzo las relaciones entre los marineros norteamericanos y alemanes fueron, justificadamente, muy tensas, pero se distendieron al integrarse todos al duro trabajo de restaurar el navío. Para los alemanes era un motivo de orgullo colaborar en la recuperación de un buque que era la joya de su Armada. Para los norteamericanos era un verdadero tesoro que testimoniaba su victoria, e iba a sumarse al historial de su Servicio de Guardacostas. Esos elementos, actuando en paralelo, permitieron alcanzar un ambiente de camaradería al cual aportaban alegría las dificultades idiomáticas que se les presentaban a cada instante.

image

La misión encomendada fue una tarea larga y muy difícil, porque estaban en un país destruido y cada vez que Mc Gowan iba a la dirección de algún fabricante especializado en busca de piezas y repuestos navales se encontraba con que el edificio de esa empresa o taller era un montón de escombros. Según cuentan las crónicas de la época, la solución llegó con el hallazgo de las bodegas del muelle donde, antes de la guerra, operaban los trasatlánticos alemanes “Bremen” y “Europa”. Allí habían una gran cantidad de repuestos y piezas de todo orden que fueron muy útiles para devolver al buque su antigua categoría.

LAS AGUILAS
En medio de las grandes tareas de restauración hubo otras menores, pero no por ello menos importantes. Largo fue cambiar la totalidad de los letreros en alemán que estaban en todo el barco y en gran número en los mecanismos y la máquina. Simbólico fue sacar el mascarón de proa que representaba un águila al estilo nazi, la que portaba una cruz gamada entre sus garras. Se la cambió por la representación del águila de cabeza blanca que es el ave heráldica de Estados Unidos. El 15 de Mayo de 1946, en Bremerhaven, el “Eagle” entró oficialmente al Servicio de Guardacostas de Estados Unidos.

El buque debió sortear una severa dificultad antes de partir. La tripulación estadounidense no alcanzaba para maniobrar un velero construido para ser operado al estilo antiguo, a fuerza de brazos, desde las velas hasta el ancla. Cabe mencionar que la operación de izar el ancla requería de 40 hombres. Lo anterior no era una dificultad en sus orígenes, porque la dotación original era de 220 cadetes, 15 marineros y 14 oficiales. La de marinos norteamericanos era muy inferior y carecían totalmente de experiencia en maniobras de vela. Como era lógico, el cruce del Atlántico se aparecía al comandante Mc Gowan como una travesía muy riesgosa. La solución fue el astuto uso de una iniciativa de post-guerra : Estados Unidos había autorizado la contratación de marinos alemanes para servir a bordo de dragaminas estadounidenses, en el proceso de limpiar los mares de las miles de minas que habían sido instaladas durante la guerra. Se contrató a la tripulación alemana del ex “Horst Wessel” para ese efecto y se la llevo a Estados Unidos a bordo del “Eagle”, en un viaje que sirvió para el traspaso de su experiencia a los nuevos tripulantes.

El velero “Eagle” es hoy uno de los orgullos tradicionales del Servicio de Guardacostas de Estados Unidos. Según sus jefes, la formación de sus oficiales a bordo de un velero es de tal calidad, que el costo de la mantencion del velero en las excelentes condiciones en que se encuentra, se justifica plenamente y el origen de la adquisición, su condición de presa de guerra, enorgullece a los ciudadanos de Estados Unidos que ven en ese buque el testimonio de su valentía durante la guerra.
Está claro que el buque ha evolucionado: de ser un símbolo de guerra a un emblema de paz y amistad entre dos naciones.

 Fuentes : Revista NUESTRO MAR  Nº232/30. “El Mercurio de Valparaíso” de Enero de 2003.
Fotografías: US Coast Guard Website.

RT.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150729_cultura_buque_escuela_eeuu_nazi_egn

 

anabel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s