El fuego griego , el secreto militar mejor guardado .

Posted on Actualizado enn

image

Hoy hablaremos del mejor secreto guardado de la historia  , el fuego griego. El fuego griego era un arma naval usada por el Imperio Bizantino. Según las crónicas de la epoca fue inventada por un refugiado cristiano sirio llamado Calínico, originario de Heliópolis haciael año 673.

Algunos autores piensan que Calínico recibió el secreto del fuego griego de los alquimistas de Alejandría.

Lanzaba un chorro de fluido ardiente, y podía emplearse tanto en tierra desde las torres de las fortalezas contra el ejército que asedia y en el mar, aunque se utilizó preferentemente en el mar.
Gracias a ella, la marina del imperio consiguió rechazar un masivo ataque naval de los turcos, constituyendo así un freno a las intenciones expansionistas del Islam, y salvando de la posible conquista desde el Este a Europa Occidental.

Manteniendo el secreto de esta nueva y poderosa arma, los bizantinos pudieron detener el avance de los otomanos durante ocho siglos.El poder del arma venía no solo del hecho que ardía en contacto con el agua, sino que incluso ardía debajo de ella.

En las batallas navales era un arma de gran eficacia, causando grandes destrozos materiales y personales extendiendo además el pánico entre el enemigo, no solo por el miedo a morir ardiendo, sino que además muchos soldados temían esta arma por superstición, ya que creían que una llama que se volvía aún más intensa en el agua tenía que ser producto de la brujería.
El lanzamiento de una mezcla viscosa que en estudios recientes ha dado como seis los ingredientes de esta arma:
– petróleo en bruto, o nafta, para que flotase sobre el agua. – azufre, que al entrar en combustión, emite vapores tóxicos. – cal viva, que reacciona liberando mucho calor al entrar en contacto con el agua (el suficiente para prender materiales combustibles). – resina, para activar la combustión de los ingredientes. – grasas para aglutinar todos los elementos, – nitrato potásico (salitre) que desprende oxígeno al prender, permitiendo de esta forma que el fuego continúe ardiendo bajo el agua.

Tras lanzar la mezcla a través de unos largos tubos instalados en la embarcación, la mezcla entraba en ignición al contacto con el agua, incendiando las embarcaciones enemigas. El motivo por el que se desconoce su composición es muy simple: la marina bizantina de la Alta Edad Media era, con mucho, la dueña del Mediterráneo Oriental, y en la posesión del fuego griego estaba una de las claves de su superioridad, de manera que esta arma se consideraba secreta.

El emperador Constantino Porphyrogennetos (rey 945-959), en su libro De Administrando Imperio, advierte a su hijo y heredero, Romanos II, que nunca debe revelar los secretos de su construcción, ya que se “muestra y se revela por un ángel a la gran santo cristiano emperador Constantino”. Como una advertencia, añade que un funcionario, quien fue sobornado para que revele sus secretos, fue golpeado por un “fuego del cielo” cuando estaba a punto de entrar en la catedral de Santa Sofía.
La invención del fuego griego se produjo en un momento crítico en la historia del Imperio Bizantino que debilitado por su larga guerra con los Sassanidas de Persia,  estaban amenzado por los pueblos emergentes del islam, primero árabes y posteriormente los turcos. Dentro de una generación, Siria, Palestina y Egipto fueron tomadas por los árabes, (672) que ideaban expandir sus dominios para la conquista de la capital imperial de Constantinopla.

El fuego griego fue utilizado con gran efecto contra los musulmanes, que los mantenía alejados de la capital imperial, Constantinopla.
Los registros de la utilización en las batallas contra los sarracenos es más esporádico, pero garantizar que una serie de victorias, especialmente en la fase de expansión bizantina
Uso de la sustancia fue prominente en las guerras civiles bizantinas, principalmente, la revuelta de los flotas en 727 y la gran escala de la rebelión encabezada por los eslavos en el 821-823. En ambos casos, las flotas de los rebeldes fueron derrotados por la Flota Imperial Constantinopolitana a través del uso de fuego griego.
Los bizantinos también se utiliza el arma contra el efecto devastador de las diversas Rusias que se aproximaron por el Bóforos. en especial los de 941 y 1043, así como durante la guerra de 941, cuando el fuego de transporte de barcos bizantinos bloqueado el Danubio El fuego griego seguía siendo usado siglos más tarde, Anna Comnena da una vívida descripción de su uso, posiblemente en una batalla naval ficticia contra los pisanos en 1099.
Sin embargo, aunque el uso de brulotes (barco armado de mangueras para lanzar fuegos) apresuradamente improvisados se menciona en el 1203 asedio de Constantinopla por la Cuarta Cruzada. Ningún informe se confirma la utilización del fuego griego real, que al parecer había caído en desuso, ya sea porque sus secretos fueron olvidados, o bien porque los bizantinos habían perdido el acceso a las zonas de provisión (el Cáucaso y la costa oriental del Mar Negro), donde se encuentran los elementos para elaborar esta arma.

La princesa ANA COMNENO proporciona una descripción de un arma incendiaria, que se confunde a menudo como una “receta” para el fuego griego en su ALEXIADA.
Este fuego está formado por los siguientes artículos. Desde el pino y algunos de estos árboles se recoge resina inflamable. Esta es frotado con azufre y poner en tubos de caña, y se sopla con el uso continuo y la respiración. Luego de esta manera cumple con el fuego en la punta y capta la luz y entra como un torbellino de fuego en los rostros de los enemigos. ”
Griegos y asirios ya emplearon una serie de azufre, petróleo y betún a base de mezclas empleandolas en flechas incendiarias, macetas que contengan sustancias combustibles.

Tucídides menciona el uso de tubo de llama-lanzallamas en el sitio de Delium en 424 aC.
Para el hombre medieval todo tipo de armas incediarias lo asociaban con el fuego griego.
Para sofocarlo se usan sustancias que ayuda a privar de oxigeno como la arena o el vinagre.
El principal método de despliegue de fuego griego, y que lo distinguen de productos similares, es su proyección a través de un tubo (sifón), para el uso a bordo de los buques o en los sitios.
Los proyectores portátiles (cheirosiphōnes) también se inventó con el desarrollo de este arma, reputada por el emperador León VI
Los manuales militares bizantinos también mencionar que los frascos (kytrai o tzykalia) llenas de fuego griego caltrops y envuelto con estopas y empapado en la materia fueron arrojados por catapultas, mientras que las grúas pivotantes (gerania) fueron empleados para verterla a las naves enemigas.
El cheirosiphōnes fueron prescritos especialmente para su uso en tierra y en los sitios, tanto en contra de las máquinas de asedio y contra los defensores en las murallas. El buque bizantino “dromon” normalmente tenía instalado en su proa este tipo de sifón, pero los dispositivos adicionales, en ocasiones, también podría ser colocado en otro lugar de la nave. Así, en 941, cuando se enfrentan a la flota rusa, también se colocaron siphones a la mitad del barco e incluso en la popa, para atacar desde cualquier posición.

image

Aunque parece ideado como un arma maravillosa de gran destrucción tenía muchos inconvenientes ya que debido a la complejidad de su preparación y manejo sólo se podía utilizar con seguridad en un mar en calma y con favorables condiciones de viento, porque si el mar está agitado la embarcación podia tener el riesgo de incendiarse.

anabel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s