Un piano encontrado en un banco de arena.

Posted on Actualizado enn

image

Hoy quise compartir con vosotros  una noticia antigua, pero no por ello deja de ser curiosa. En el mar suelen aparecer cosas extrañas pero no hace mucho tiempo apareció algo insólito que llamo la atención de todos los habitantes de Miami, en Florida. No aparecieron peces muertos, ni restos de un cadáver, ni basura…se encontraron nada mas y nada  menos que con un piano de cola sobre un banco de arena en la Bahía Biscayne.

Perfectamente visible y a 200 metros de la orilla, el instrumento se encontraba  en el punto más alto del banco, sin ser tocado por las olas ni siquiera con la marea alta.

¿El misterio? Que ni las autoridades, ni los habitantes del lugar sabian quién colocó ahí —ni para qué— el objeto de más de 300 kilos.

Por su parte, las autoridades afirmaron que no seria removido a menos que se conviertiera en un peligro para la navegación o la fauna del lugar.

En internet empezaron a circular noticias aportando datos sobre el hallazgo, se subieron  videos de la localización del instrumento musical y hasta la conocida guía de la ciudad, New Times, publicó un artículo con “Diez razones por las que hay un piano en un banco de arena en Bahía Biscayne”.

Y como ya es costumbre en estos casos, el nombre #Biscayne Bay ya fue trending topic en la red social Twitter. Curioso, ¿verdad? ¿Como llego hasta allí?

Después que los canales locales emitieran la noticia, un chico de 16 años declaró que fue él quien dejó el piano ahí, porque pensaba filmar un video promocional.

Harrington, estudiante en la escuela MAST Academy de Miami, dijo que el plan tomó un giro totalmente inesperado la víspera de Año Nuevo, cuando él y un grupo de amigos borrachos  lo arrojó a un canal y le prendió fuego. Al día siguiente, la familia lo llevó en un bote de pesca hasta el banco de arena.

El adolescente dijo sentirse “súper feliz” por la atención que habia recibido su piano en esos días. Incluso se barajó la hipótesis de conservar el piano en el banco de arena porque los ecologistas de la región reclamaban que el piano podía servir como lugar de donde aves hicieran sus nidos y objetaban que la retirada del piano podía tener un impacto negativo negativo sobre el ecosistema de la zona.

El portavoz de la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre en Florida, Jorge Pino, afirmó al diario local The Miami Herald que la agencia no sería responsable de la remoción.

“Incluso un auto puede convertirse en un hábitat para animales. A menos que el elemento se convierta en un peligro, la Guardia Costera no se involucrará”, dijo Pino al periódico.

Hasta que una mañana , un funcionario se puso en contacto con los padres del chico dándoles 24 horas para la retirada del piano ; advirtiéndoles , que en caso contrario tendrían que pagar una elevada suma de dinero en concepto de multa.
Sin embargo, alguien se les adelantó. Un equipo de la compañía TowBoat U.S. Miami fue contratado esa misma mañana por Carl Bentulan, empresario y músico de Palmetto Bay, cuyo hijo de 10 años, Liam, le sugirió que debían “rescatar” el maltrecho y quemado piano.

“Todas las mañanas, me levantaba y leía el periódico para saber si el piano estaba todavía en la bahía”, dijo Bentulan, bajista de una banda llamada Synchronicity. “Por fin decidí hacer algo”.
Lynn Mitchell, empleada de TowBoat, dijo que al principio pensó que la llamada de Bentulan era una broma pero le aseguró que la empresa podía manehar fácilmente la situación.

“Me preguntó si teníamos botes que podían mover cosas”, dijo Mitchell. “Y le respondí que teníamos una grúa que podía mover una embarcación de 50 pies para cualquier parte. Podemos mover cualquier cosa”.

Cuando Nicholas Harrington, el estudiante de 16 años de la escuela MAST Academy (a quien se le ocurrió la idea de llevar el piano hasta el banco de arena) llegó con su familia y amigos al lugar para obedecer la orden estatal y llevarse el piano de allí, se encontró con el que el instrumento había desaparecido. Ya el piano estaba en el puente de mando de un bote de TowBoat U.S.

Posteriormente se hicieron varias llamadas telefónicas entre la familia Harrington, la FWC y los salvadores del piano. A medida que caía la tarde, los que habían quemado el piano como parte de un proyecto cinematográfico para la escuela en una fiesta para celebrar el Año Nuevo y luego lo llevaron al islote, regresaron a la casa.

Entretanto, los salvadores se dirigieron a un almacén con su pieza recién cobrada: un piano destrozado que no funcionaba y que después de algunas semanas en el agua se dañó todavía más.

Mitchell dijo que las leyes marítimas estipulan claramente que la persona que rescate algo abandonado en el agua se convierte en el dueño legal.

“Trabajamos en el negocio de rescates. Eso es lo que hacemos”, dijo Mitchell. “Se trata de una propiedad abandonada, es como si alguien abandonara un piano en algún lugar de Coral Gables y una persona lo encuentra y se lo lleva a la casa”.

Annabel Delgado Harrington, la madre de Nicholas, no devolvió las llamadas que se le hicieron el jueves por la tarde. Por su parte, Jordan Barrocas, amigo de la familia, que dijo haber ido al banco de arena para llevarse de allí el piano, declaró que la familia estaba discutiendo si buscaba o no recuperar el instrumento. Bentulan dijo que esperaba no hubiera ninguna disputa.

http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article201236

http://www.univision.com/noticias/se-resolvio-el-misterio-del-piano-en-la-bahia-de-biscayne

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/01/110125_curiosidades_eeuu_piano_miami_bahia_jrg.shtml

anabel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s