Pareidolia , apofenia y espejismo, lo que no sabías .

Posted on Actualizado enn

      

  

Hoy hablaremos de las pareidolias , esas fotos que podemos ver de forma masiva circulando por la red. Todos nos hemos topado con alguna e incluso , seguramente, habremos visto una figura o una cara donde sólo había una mancha de humedad o unas simples motas de polvo. Hoy en día existen muchas técnicas para determinar si una foto tiene contenido “paranormal ” o no , hoy veremos el significado que le da la comunidad científica a las pareidolias y apofenias.

La pareidolia es un fenómeno que los expertos definen o asocian a una indicación de que el cerebro trabaja de forma equivocada y está emparejando algunos estímulos calificados de ambigúos con la representación de un rostro. Pero el concepto de pareidolia ha traído como consecuencia que se surja la hipótesis que debe de existir una zona específica en el cerebro que se encarga de procesar los rostros. Los científicos han localizado esta área en el hemisferio derecho del cerebro. Esta localización es muy interesante porque lo que si se conoce bien es que el hemisferio derecho controla los sentimientos y la creatividad, y en el fondo la pareidolia es un proceso  creativo.
Pero las visiones irreales que el cerebro nos hace pensar que estamos observando y percibiendo aunque sea de forma irreal no terminan con la pareidolia. Existe otro concepto que define una irrealidad que el cerebro nos hace percibir. Este otro concepto se llama apofenia. La apofenia consiste en ver patrones o sucesos relacionados de datos sin sentido. Un ejemplo de apofenia es por ejemplo pensar que bajarse de la cama apoyando siempre el pie derecho trae suerte o que va a sonar el teléfono y va y suena. Podríamos decir entonces que en algunos casos la apofenia se acerca a lo que podemos entender como superstición o a veces incluso una posible capacidad predictoria. La pareidolia se considera también un tipo de apofenia. La apofenia parece que es producida por una actividad muy grande del sistema dopaminérgico.

Otra irrealidad que podemos tener es el espejismo. El espejismo es una ilusión óptica. La ilusión óptica se produce por una refracción de la luz. Si prueban con un lapicero y lo introducen en un vaso de agua, les dará la sensación óptica que el lapicero se angula. Cuando las capas de aire adquieren temperaturas diferentes, como ocurre entre el desierto y el aire, la densidad varía entre ellas y al atravesarlas la luz del sol, la luz se refracta superficialmente y se refleja como si fuera un verdadero espejo, dando la sensación de la presencia de agua. Es el espejismo.

                   
Tanto la apofenia como la pareidolia o los espejismos no son patologías y prácticamente todo el mundo hemos creído ver alguna vez alguno de los fenómenos asociados con ellas.

Para entender el funcionamiento del cerebro en estos casos, nos remitimos a un estudio publicado en la revista Cortex, en el que se llegó a la conclusión de que el proceso es a la inversa del habitual. Mientras que en el proceso normal de reconocimiento la retina recoge un estímulo externo que llega al córtex visual y desde aquí al lóbulo frontal (donde se encuentran las funciones ejecutivas), en la pareidolia es el lóbulo frontal el que envía información al córtex visual y determina lo que vemos. Es, por tanto, la parte más racional del cerebro la que provoca el fenómeno, un ejemplo más de que nuestro cerebro percibe la realidad de manera deformada. De hecho, lo que vemos vendría determinado por lo que conocemos o creemos: tiene más probabilidades de “ver” a Jesús un cristiano, y a Buda un budista, o a un personaje de ficción un niño.

Pero no sólo como curiosidad sirve la pareidolia, sino que también es utilizada en numerosas evaluaciones psicológicas. Entre ellas podemos encontrar el conocido test de Rorschach, publicado por primera vez en 1921 y que tuvo una gran acogida principalmente como método para evaluar la personalidad. Consiste en un conjunto de diez láminas plegadas a las que se vertió un poco de tinta en medio, de forma que el resultado son manchas simétricas y muy ambiguas cuya interpretación por parte del sujeto da lugar a múltiples diagnósticos de su funcionamiento psíquico (aunque, en un principio, su eficacia carece de comprobación científica rigurosa).
Hay que destacar, además, que hay quien considera la pareidolia una ventaja evolutiva; es decir, en los casos en los que el hombre viera, por ejemplo, una mancha amarilla entre la maleza, salía corriendo por temor a que fuera un tigre (aunque quizás sólo se tratase de un arbusto o fruta), pero quien no hiciera esa asociación y no huyera, podría no sobrevivir.

Pero apartando ahora un poco la teoría, y teniendo en cuenta que la pareidolia no está solo en los objetos cotidianos, veamos algunos casos de lo más curiosos dentro del fenómeno.

Un ejemplo conocido por todos es la cara de Marte
      
Este conocido caso se hizo famoso cuando la sonda espacial Viking I tomó una foto de la superficie de la región de Cidonia en Marte mostrando distintos terrenos con formas de mesetas y formaciones rocosas y resultó que una de ellas aparentemente tenía forma de rostro humano para mucha gente. La formación tenía 3 km de largo y 1,5 km de ancho, y diversos grupos apasionados de la ufología comenzaron a crear teorías extraterrestres que explicaran el descubrimiento. La fotografía original (primera fotografía) fue tomada en 1975 y tras años levantando pasiones, miedos y conspiraciones, imágenes más recientes tomadas por la sonda Mars Global Surveyor en 1998 y 2001 (segunda fotografía), demuestran que la forma no es tan pronunciada y que se debió, en parte, a la baja calidad de las fotografías.

Dice la historia que Platón narró la alegoría de la cueva en la que una serie de hombre encadenados tenían como único horizonte el fondo de la cueva donde se proyectaban debido a la luz de una hoguera, las sombras de animales y otras personas. Los prisioneros de Platón como no miraban hacia atrás no se daban cuenta que las sombras eran solo simples reflejos de las cosas que estaban detrás de él.

Fuentes consultadas.

http://www.teinteresa.es/salud/enganos-cerebro-sufrimos_0_1249075365.html

http://todaunaamalgama.blogspot.com.es/2015/04/pareidolia-el-curioso-fenomeno-de-ver.html?m=1

Pareidolia y Apofenia – http://www.taringa.net/post/ciencia-educacion/16399172/Pareidolia-y-Apofenia.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s