Mes: octubre 2015

Las entradas del infierno en la mitología

Posted on

image

El mundo ordinario, bajo la percepción mitológica y literaria, se encuentra en constante comunión con el infierno. Este lugar es parte de nuestra cotidianidad, muy pocos atraviesan el umbral pero son menos aún los que regresan. ¿Realmente existe un vínculo entre ambos mundos? La respuesta se hallaría en la aventura. Sólo aquellos que se han aventurado a lugares más inhóspitos y han logrado regresar, son considerados héroes, hombres de admiración, seres extra-terrenales, semidioses. El mito provoca que el mundo en el que habitamos adquiera significados más estrechos con la extrañeza, y por tanto, con el significado del eterno retorno: el misterio. La explicación de nuestros sueños o pesadillas se desarrolla dentro de este espacio mágico, donde la mente navega hacia su propio reconocimiento.

Gracias a varios mitos e historias contadas sobre los umbrales infernales, es que las rarezas geográficas, tales como los agujeros de Siberia, el agujero negro de Andros o el Sumidero del diablo, logren tener una explicación mitológica, no meramente supersticiosa, sino con base a la simbología que la mente humana ha creado a lo largo del tiempo.

Podríamos rastrear cuatro lugares y asimilarlos a ciertos mitos para logra hallar un vínculo más preciso entre la realidad y la alegoría del inframundo.

Empecemos con el famoso mito de Odiseo. Sabemos que es un navegante, que tras haber luchado diez años en Troya, el dios del ponto, Poseidón, que representa las pasiones humanas, decide extraviarlo en castigo por sus ofensas. Odiseo necesita regresar a Ítaca, pero lamentablemente su viaje se realizará por mar, donde Poseidón impera. Se ha dicho que Odiseo descendió al Hades a hablar con Tiresias, para que éste le revelara cuántos años seguiría navegando. Pero si el texto de Homero es leído con atención, nos percataremos que Odiseo nunca baja al inframundo, al contrario, sobre el nivel del mar, valiéndose de su nave, levanta a los muertos por medio de un rezo de invocación nigromática. Quizá la entrada al Hades del que habla Homero sea algo parecido al agujero azul de Dean, y en realidad Odiseo nunca descendió a la profundidad de la tierra, como se piensa a menudo, sino que sacó a los muertos y a Tiresias de ahí, del propio mar.

El poeta más famoso que, en apariencia, realizó un viaje al infierno, es Dante Alhigieri. En La divina comedia es más evidente la simbología moralista cristiana y grecorromana: por medio de un viaje el poeta experimenta el mundo metafísico, lo que yace oculto, el infierno, el purgatorio, el paraíso; planos en los que el espíritu está desarrollándose en constante unión con la imaginación y las potencias divinas. El infierno de Dante está conformado por nueve círculos, los cuales podemos figurar con las Minas de diamantes Mirny, donde los niveles o anillos forman una especie de descenso hacia el interior de la Tierra, tal y como La divina comedia lo ilustra.

Viaje al centro de la Tierra es otra obra en la que un hombre (ordinario) realiza un viaje, el que conecta a otro mundo, paralelo al nuestro. Aunque no es un lugar de tormento ni mucho menos, la narrativa de Julio Verne nos introduce al espacio de lo fantástico en el que abundan los mayores peligros, el calor más intenso, las profundidades del abismo. Después de pasar por estos lugares, los exploradores del relato logran llegar a un lugar paradisíaco, donde habitan reptiles extintos, playas vírgenes, plantas exótica. Según la descripción de Julio Verne, Otto Lidenbrock y su expedición se introdujeron en las fauces de un volcán, muy parecido al Snæfellsjökull, entrada hacia las fauces de su aventura.

En el antiguo México, también existió el mito sobre un laborioso viaje que realizó Quetzacoatl al mundo de los muertos (el Mictlan). Según la narración antigua, el tlamacazqui, hombre sabio, descendió a entrevistarse con Mictlantecuhtli para llevar el alimento para la nueva raza de seres humanos: el maíz. El señor de las profundidades le dio lo que requería no sin intentar engañarlo para apoderarse de Quetzalcoatl, éste logró evadir la trampa del señor de la muerte y emergió al mundo con los granos que han alimentado hasta entonces a la humanidad. Algo muy similar intentó hacer Huemac, el último tlatoani tolteca, que tras la ruina de Tula se introdujo a la cueva de Cincalco, actualmente ubicada en el cerro de Chapultepec, con el fin de hacer un pacto con Mictlantecuhtli para ser su servidor eterno. La antigua cueva de Cincalco es hoy un túnel que sirve como elevador de agua, suministro del Castillo.

Así, a través del mito del descenso y los agujeros terrestres más insólitos que hayan existido, la mente del ser humano logra confabular una realidad cercana y lejana a la vez, parte fundamental de su condición. No cabe duda que bajo la función mitológica y la magia natural del mundo que nos rodea, el ser humano se desplaza por los vértices de una imaginación palpable.

Fuente:
Por Ulisses Luján @coatlzulises

http://culturacolectiva.com/las-entradas-del-infierno-en-la-mitologia/

El mito del Coco.

Posted on

image

El Coco es una figura ficticia y mundialmente conocida, es una de las formas más tradicionales utilizadas por los adultos para inducir el miedo en un niño, con el fin de asociar a este monstruo ficticio a la obediencia del menor en relación con la orden o el consejo de un adulto.

Desde la época de las Cruzadas, la imagen de un ser abominable ya era utilizada para generar miedo en los niños. Los musulmanes proyectaban esta figura en el rey Ricardo Corazón de León, afirmando que si los niños no se comportaban como se esperaba, serían llevados como esclavos por melek–ric (El Coco)

A la voz de “Pórtate bien, si no, melek-ric vendrá a buscarte”.

La imagen de El Coco tiene variaciones según las diversas regiones alrededor de todo el mundo. En Brasil y Portugal utilizan el término “bicho-papão” (viejo del saco). En los Países Bajos el monstruo toma el nombre de “Piet Zwart” (Pedro Negro), que tiene la tarea de llevarse a los niños malos y desobedientes para arrojarlos en el mar Negro o llevarlos a España. En Luxemburgo, se le conoce como “Housecker“, un ente que pone a los niños en un saco y les golpe las nalgas (así como lo lees) con un delgado palo de madera.

Según la tradición popular, El Coco se esconde en el cuarto de los niños mal educados, en los armarios, en los cajones y debajo de la cama con el fin de asustarlos por la noche. Otro tipo de Coco aparece en las noches sin luna, este pone a los niños mentirosos en una bolsa para hacerlos jabón. Cando un niño hace algo indebido, debe pedir disculpas y aceptar su castigo, en caso contrario, según la leyenda, recibirá la visita de El Coco.

Fuente:
Marcianosmx.com

“Little Bastard”, el coche maldito de James Dean.

Posted on Actualizado enn

image

1. “Vive rápido, muere joven y deja un cadáver bonito”, James Dean.

Hay pocos actores que con tan solo tres películas, llegaran a ser una leyenda, ese es James Dean, y quizás parte de esa leyenda la tuvo su muerte a la temprana edad de 24 años. ¿La culpa?, su Porsche  550 Spyder, un coche que para muchos está maldito. Quizás no falten motivos para creerlo.

James Byron Dean nació en Indiana , Estados Unidos, el 8 de febrero de 1931, y a pesar de una infancia atormentada, todos le conocemos por su presencia en la gran pantalla, donde saltó a la fama en 1954 con “Al este del Eden”.

En lo más alto del “Star System”de Hollywood y conociendo una inusitada fama, comenzó a rodar su segunda película, “Rebelde sin causa” , cuyo éxito alimentaría su estrella. Gracias a su posición económica se compró su primer Porsche, un Spedster 356 y comenzaría  a competir en carreras atraído por el mundo del motor, pero cuando comenzó a filmar su última película, “Gigante”, adquirió su posesión más preciada y la que acabaría con su vida.

image

El 21 de septiembre de 1955 compró el exclusivo y limitado Porsche 550 Spyder, de 110 caballos, con motor de doble carburación, propulsión trasera y capaz de alcanzar 225 km/h, algo extraordinario en la época,  con carrocería de aluminio de solo 550 kg que le hacían extremadamente ligero y endiabladamente complicado de conducir. Tal vez por ello, Dean lo bautizó como “Little Bastard” (Pequeño bastardo). El número de bastidor del coche era 2Z77767, un número que según algunos expertos en numerología, traería mala suerte.

Curiosamente, una semana antes Dean, al que le encantaba pisar el acelerador,  grabó un anuncio para televisión en el que advertía a los jóvenes sobre los peligros de la velocidad.

El 30 de septiembre, nada más finalizar el rodaje de “Gigante”, se encaminó con su nuevo coche  enganchado en su ranchera, a una competición en Paso de Robles (California). Su amigo Bill Hickman iba con él, su mecánico Rolf Weutherich y el fotógrafo Sandford Roth les seguían en otro coche.

Casualidad o no, antes de llegar, Dean quiso rodar el coche ya que había pasado horas poniéndole a punto e instalando un cinturón de seguridad. Lo desenganchó de su ranchera y se puso al volante para rodarlo tranquilamente, mientras Rolf , su mecánico, hacía de copiloto.

La noche anterior dejó su gato a su amiga, la recientemente fallecida Elizabeth Taylor, pues tenía el extraño presentimiento de que algo malo iba a pasarle. Y así fue. De hecho una de las frases más famosas del actor: “Vive rápido, muere joven y deja un cadáver bonito”, se haría tristemente real en su caso.

image

Al  llegar al un cruce entre las rutas 41 y 46 en la localidad de Cholame, California, sobre las 6 de al tarde,  un Ford Custom Tudor Coupé conducido por Donald Turnupseed, un joven estudiante de 23 años, uno menos que Dean, se dirigió hacia el coche del actor a gran velocidad. Dean trató de esquivarlo, pero no pudo.  El golpe fue brutal, el Porsche salió despedido y lanzado contra un poste. Dean iba a 89 km/h, una velocidad legal en la zona.

James Dean murió por rotura de cuello y otras lesiones internas, su mecánico, Rolf, salió despedido se rompió la mandíbula, la clavícula y una pierna y Donald, el conductor del Ford solo se había roto la nariz y dislocado un hombro.

Un terrible accidente que acabó con la vida de Dean, pero que supuestamente fue el origen de una serie de extraños acontecimientos más, que hacen creer que ese coche esta maldito. Comienza a circular un extraño rumor que culpa a la ex novia de Dean, Maila Nurmi, conocida como “Vampira”, y que fue abandonada por el actor cuando este alcanzó la fama, de ser la causante del accidente a través de ritos de magia negra. El propio Dean años atrás reconocía en una entrevista la atracción que esa chica tenía por las fuerzas de la oscuridad, y el dinero con el que se compró “Little Bastard”, iba a ser para comprar la casa de ambos.

Un famoso restaurador y diseñador  de coches llamado George Barris, compró los restos del Porsche por 2.500 dólares, y nada más llegar a su taller, las cuerdas que lo sujetaban cedieron y el coche aplastó las piernas al operario de la grúa. Barris vendió los restos del coche por partes.

image

Dos de las ruedas fueron a parar a un coche de competición, y el día de la carrera, los dos neumáticos reventaron y el coche se estrelló dejando al piloto en coma.

image

Lugar del accidente donde Dean perdió la vida.

El motor se vendió a Troy McHenry y la caja de cambios a William Eschrid, dos aficionados a las carreras. Poco después, cuando uno competía contra el otro, McHenry perdió el control y se golpeó contra un árbol, muriendo en el acto. Eschrid quedó gravemente herido en la misma carrera al perder el control en una curva por fallo mecánico.

image

Memorial a unos metros del lugar del accidente.

Una tarde, un joven que pretendía robar una parte del coche para tener un objeto de la estrella, perdió el brazo en el intento de robar el volante, y el resto de la carrocería fue usada por la policía como ejemplo de los peligros de la carretera. El Porsche se guardaba en un garaje privado, que una noche ardió, y todos coches quedaros carbonizados, todos excepto extrañamente uno,  adivinad cual.

Luego en otra exposición, el coche se cayó sin motivo aparente del expositor y rompió la cadera a un visitante del museo. Su todavía dueño, Barris, cansado de poseer esa fuente de extraña mala suerte, decidió llevarlo al desguace. En el camino, un coche chocó contra el camión que lo transportaba y el conductor murió. El coche intentó ser trasladado otras dos veces, pero volvió a caerse sin causar heridos. Es en este punto cuando se pierde la pista y se crea confusión, varias teorías dicen que el coche se perdió, otras que fue reconstruido para un museo en 1960, y la mayoría cree que los restos están en una caja en un sótano del Historic Auto Attraction Museum (Illinois, EEUU), donde nadie se atreve a tocarlo.

image

Por cierto, dos que no habían muerto al instante,  Donald, el chico que conducía el otro coche que chocó con Dean, murió de cáncer en 1995, y el copiloto del actor, Rolf, murió en accidente de coche en Alemania en 1981 tras varios intentos de suicidio.

Así que, coincidencia o maldición, hay coches a los que es mejor no acercarse.

Fuentes:

http://shionforever.com.ar/2009/10/el-pequeno-bastardo-de-james-dean/

http://motor.terra.es/ultimas-noticias-actualidad/articulo/coches-malditos-mito-realidad-49284.htm

 http://s1.elforo.de/milenarios/viewtopic.php?t=8128&sid=e264dfec70d50af3c4e4c5beba6b5723

 http://es.wikipedia.org/wiki/James_Dean

 http://expedientesxxl.blogspot.com/2009/05/la-muerte-de-james-dean.html

 http://multiplemaniacs.wordpress.com/2010/01/21/little-bastard-el-coche-maldito-de-james-dean/

http://misterios.co/2011/04/07/little-bastard-el-coche-maldito-de-james-dean

¿Por qué los mosquitos me pican a mí? Los genes son la clave que explica la preferencia de estos insectos por algunas personas; hay trucos que ayudan a evitarlo

Posted on

image

Los mosquitos no atacan al azar. «Si te pican es porque tienes la sangre dulce», repiten nuestros padres y abuelos. Pero esta leyenda urbana que ha ido transmitiéndose durante generaciones tiene los días contados.

Un estudio realizado por universidades de Londres, Florida y Nottingham ha probado que hay un componente genético por el que los mosquitos sienten predilección. Los investigadores confían en que sus conclusiones sitúen a los científicos más cerca de crear un repelente natural que acabaría con los molestos picores en verano y, lo que es más importante, con miles de muertes por enfermedades como la malaria y el dengue.

http://www.eldiariomontanes.es/sociedad/201508/25/mosquitos-pican-

En el estudio, llevado a cabo recientemente, han participado 37 parejas de gemelas de entre 50 y 90 años, de las que 18 eran idénticas y 19 mellizas. Al exponer a las hermanas ante los mosquitos, los resultados fueron de lo más sorprendentes. En las gemelas idénticas, que comparten el 100% de los genes, los mosquitos picaban a las dos por igual. En las mellizas, en cambio, mostraron una clara preferencia hacia una de ellas. La conclusión principal es que los mosquitos son capaces de detectar una diferencia genética a través del olor corporal, lo que influye a la hora de elegir a la víctima.

TRUCOS CASEROS PARA AHUYENTAR A LOS MOSQUITOS

Pero… ¿hay alguna manera de evitar las picaduras? Hay personas que se despiertan, día sí y día también, con el cuerpo acribillado. Para la gran mayoría, estos insectos son un calvario que se repite cada verano. Mientras los investigadores se afanan por encontrar una solución científica, hay unos sencillos trucos que se pueden poner en práctica.

Cómo evitarlos

Los mosquitos se sienten atraídos por el CO2 que emitimos al respirar. Gracias a su olfato, estos insectos son capaces de captar el dióxido de carbono a 50 metros de distancia. Cuanto más rápida sea la respiración de una persona, más posibilidades tiene de que le piquen. De la edad y la cantidad de ejercicio físico que realicemos dependerá el volumen de este gas que desprendamos. Los adultos suelen recibir más picaduras que los niños porque producen más dióxido de carbono, al igual que las embarazadas, que exhalan un 20% más que cualquier otra persona adulta.

Ante la imposibilidad de dejar de respirar para evitar las picaduras, como táctica para acabar con los mosquitos se han empezado a comercializar unas trampas que generan CO2. Estos eficaces aparatos atraen a estos insectos como la miel a las moscas. Es fácil preparar trampas caseras; sólo se necesita una botella de plástico, agua, azúcar moreno y levadura.

En nuestro cuerpo hay diversas sustancias que atraen a los mosquitos. Una de ellas es elácido láctico, otra sustancia generada por el cuerpo al respirar o al sudar. Las embarazadas y las personas de mayor estatura generan más cantidad de ácido láctico, otra razón que las sitúa en la diana. Quienes acaban de realizar ejercicio físico comparten este mayor riesgo de sufrir picaduras.

Lo último: camisetas antimosquitos

La empresa textil STINGbye de Terrassa (Barcelona) ha diseñado una camiseta con permetrina, un repelente que funciona como barrera para mosquitos y otros insectos. A simple vista, son camisetas de algodón y poliester, pero mantienen sus capacidades protectoras durante 100 lavados. «Son antialérgicas, no tienen ningún olor y su efectividad es del 94%», afirma Silvia Oviedo, socia de STINGbye. Las camisetas se venden en 90 farmacias de España. Desde junio llevan vendidas más de 4.000 prendas.

El olor a sudor y a pies también atrae a estos insectos. Una temperatura alta contribuye a generar olor corporal, lo que tienta aún más a los mosquitos. Estos insectos tienen una sensibilidad especial hacia los efluvios que desprendemos, por lo que también acuden a prendas de ropa o zapatos que se hayan impregnado de ese olor. Una forma de minimizar esta atracción es ducharse antes de ir a la cama. También se puede enmascarar el olor humano con otros más fuertes, por ejemplo frotando la piel con hojas de eucalipto o plantas de tomillo o salvia.

Los aficionados a combatir los calores del verano con una cerveza fresquita deberían pensárselo dos veces antes de pedirse la próxima caña: la elección de bebida en el chiringuito puede repercutir en el número de picotazos de la noche. Un estudio probó que el riesgo de ser asaeteado aumentaba en los sujetos que habían ingerido cerveza. La conclusión principal de los investigadores fue que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de sufrir picaduras.

En cuanto al grupo sanguíneo, la sangre del tipo 0 –positivo o negativo–parece ser su favorita. Las sustancias químicas emitidas por estas personas son más atractivas para los mosquitos. El color del pijama también tiene mucho que ver. Al parecer, tienen predilección por los colores oscuros y brillantes.

Sólo las hembras

Los mosquitos viven de 10 a 20 días y son las hembras las únicas que pican; los machos se alimentan del néctar de las flores y de otras plantas. Ellas necesitan una fuente de proteína para poner huevos y tener más energía, lo que les obliga a buscar sangre fresca cada 2-4 días. Frente a la creencia de que sólo atacan en la oscuridad, pican a todas horas, desde la mañana temprano hasta el final del día; y, naturalmente, también por la noche.

Siguen un ritual de caza. Primero detectan las emisiones de dióxido de carbono que emite la víctima, lo que les alerta de que hay una fuente de sangre fresca cerca. Acto seguido, identifican visualmente a la presa. Tienen mayor facilidad para ver los colores llamativos y oscuros. Cuando se encuentran a menos de un metro de distancia, perciben el calor que desprende el cuerpo humano. Antes de picar, sobrevuelan a su víctima para decidir cual será el mejor lugar para atacar.

Pulseras antimosquitos, repelentes químicos, frecuencias ultrasónicas… muchos de estos remedios han demostrado una baja eficacia. Y hay quien se consuela, al oír a media noche el irritante zumbido, pensando en que quizás el compañero de cama tenga un perfil genético más suculento para ellos.

Bilocaciones o bicorporeidad, el poder de estar en dos lugares a la vez

Posted on Actualizado enn

image

Uno de los grandes superpoderes que sería realmente alucinante en cualquier ser humano es la capacidad de teletransporte o, lo que es mucho mejor, la capacidad de existir en dos lugares al mismo tiempo. Y aunque solo existe en leyendas urbanas, en la ciencia ficción o en relatos de personajes que se convirtieron en santos, el fenómeno tiene un término que lo define: bilocación.

La bilocación es la presencia simultánea de una persona en dos sitios diferentes. Este poder se ha atribuido a través de la historia a algunos seres humanos que fueron convertidos en santos por la iglesia católica. Se dice que Pío de Pietrelcina (padre Pío) tuvo esta habilidad, y de hecho varios testigos afirmaron haberlo visto en sitios diferentes al mismo tiempo en un estado de bilocación.

La historia de San Antonio es una de las más famosas. Al mismo tiempo que predicaba en Italia, en la ciudad de Padua, se dice que también se le vio en Lisboa, Portugal, encabezando la defensa en el juicio contra un padre acusado de asesinato en vías de ser sentenciado a muerte.

En “Historias”, la obra del historiador griego Tácito, hay una interesante referencia al fenómeno que experimentó el emperador Vespasiano, el padre del general Tito, que invadió Jerusalén y dispersó al pueblo judío durante varios siglos. Según Tácito, Vespasiano consultó a Basílides, un sabio egipcio, al interior de un templo en Alejandría. Posteriormente, el emperador certificó que en ese mismo instante el gran filósofo se encontraba a una distancia de 90 kilómetros.

La bilocación significa estar en dos sitios al mismo tiempo, y la bicorporeidad manifestarse con dos cuerpos en lugares distintos. Una muestra clara se puede ver a continuación, en la bilocación (una de tantas) de San Pío de Pieltrecina:

Cierto día, un oficial del Ejército italiano se dirigió a la sacristía y, teniendo enfrente al padre Pio, dijo: “Sí, aquí está él. No estoy equivocado”. Se acercó al padre, se arrodilló y llorando le dijo: “Padre, gracias por salvarme de la muerte”. Después, aquel hombre explicó lo sucedido a las personas que se encontraban allí: “Yo era capitán de infantería y un día, en el campo de batalla, en un momento terrible no muy lejos de mí, se apareció un fraile que indicó ‘Señor, aléjese de este lugar’. Me dirigí hacia él y en el momento en que me movía una granada estalló en el lugar donde había estado segundos antes. Aquella granada abrió un cráter en el suelo. Me volví para encontrar al fraile, pero se había ido”. Supuestamente San Pío había hecho bilocación y le salvó la vida al hombre.

Según el Espiritismo, la explicación de la bicorporeidad es: en el fenómeno de la bilocación es posible darse cuenta de la escisión y la persona dividida se traslada en espíritu hacia otra región que momentáneamente se encuentra relacionada con su objetivo. Una vez allí, con el apoyo de la espiritualidad, reviste su espíritu con ectoplasma, haciéndolo visible, audible y tangible.

El cuerpo físico transitoriamente se vuelve inerte, mantenido en una especie de vida vegetativa por tenues hilos energéticos que conforman al cordón de plata, como especifica la Biblia en el Antiguo Testamento. Una vez terminado el fenómeno, el espíritu regresa a su cuerpo adormecido y despierta de forma normal.

Incluso con los cuestionamientos de los no creyentes en referencia a la bilocación, no hay ninguna prueba contundente de que tal poder exista, y por ello se consideran como actos de fe. En casos como el del padre Pío, existieron testigos oculares, que lo describieron e incluso llegaron a dialogar con él de forma simultánea.

 

Los testigos del la bilocación padre Pío.

La Sra. María fue una hija espiritual del padre Pío, ella declaró: “Cierta vez, durante la noche, me encontraba rezando con mi hermano cuando de repente él se sintió con mucho sueño y después se levantó violentamente tras haber recibido una cachetada. Mi hermano notó que la mano que lo abofeteó estaba cubierta con un guante. Él pensó que había sido el padre Pío y al día siguiente preguntó que si había ido hasta su casa para darle la cachetada. El padre Pio le respondió ‘¿esa es la forma correcta de orar?’. Con una cachetada, el padre Pio llamó la atención de mi hermano en la oración”.

El padre Alberto, que conoció al padre Pío en 1917 relató: “Vi al padre levantarse frente a una ventana mientras miraba en dirección a la montaña. Me acerqué para besar su mano, pero él ignoró mi presencia. Noté que su brazo estaba rígido. En aquel momento escuché que le daba la absolución a alguien. Después de un tiempo se sacudió como si hubiera despertado de un sueño. Me vio y dijo: ‘estabas aquí, no me di cuenta’. Algunos días después llegó un telegrama desde Torino (Italia). En aquel telegrama alguien agradecía la superior del convento por haber enviado al padre Pío a Torino para ayudar a una persona que estaba agonizando. Entonces me quedó claro que el hombre estaba muriendo al mismo tiempo que el padre Pio le daba los santos oleos en San Giovanni Rotondo. Obviamente el superior del convento jamás envió al padre Pío a Torino, por lo que estuvo allí en bilocación”.

En 1946 una familia norteamericana viajó de Filadelfia a San Giovanni Rotondo para agradecer personalmente al padre Pío. Su hijo era un piloto de avión bombardero durante la Segunda Guerra Mundial, y el padre Pío lo había salvado en los cielos del Océano Pacifico. El avión sobrevolaba muy cerca de una isla en dirección al aeropuerto donde aterrizaría después de descargar las bombas. Pero la aeronave fue alcanzada por un avión caza japonés. El avión – dijo el hijo – explotó antes de que la tripulación tuviera oportunidad de saltar con paracaídas. Solo yo tuve la suerte de salir con vida. Y hubiera impactado contra el suelo de no haber recibido la ayuda de un fraile que se apareció en el aire. Tenía una barba blanca, me tomó en sus brazos y me llevó suavemente hasta el aeropuerto. Ya pueden imaginar la sorpresa que esto me produjo, e incluso me dejó sin habla. Nadie creía en mí, pero gracias a que estaba allí todos tuvieron que hacerlo. Reconocí al fraile que salvó mi vida cuando, después de algunos días de licencia, me enviaron a casa. Pude ver al fraile en las fotografías de mi madre. Ella me dijo que le había pedido al padre Pío que cuidara de mí.

Así como estos, existen muchos otros relatos que colocan al padre Pío en bilocación en diversas partes del mundo.

http://marcianosmx.com/bilocacion/