La casa de Cultura de Córdoba.

Posted on

Palacio de los Villalones, también llamado Palacio de Orive o casa del Duende, es un antiguo palacio renacentista situado en la plaza de Orive de Córdoba, en el barrio de San Andrés – San Pablo.

Podemos llegar a la Plaza de Orive mediante tres accesos: el primero desde la Calle San Pablo por su lado norte; el segundo desde la Calle de los Villalones por su lateral este; y el tercero desde los Jardines de Orive por una cancela junto al Palacio de Orive, en el lateral suroeste.

Este singular edificio renacentista, realizado en 1560, es una de las obras más trascendentales del arquitecto Hernán Ruiz II, en el cual demuestra sus conocimientos de las formas puristas. Se trata del ejemplo más espectacular y bello por su calidad compositiva y decorativa de todos los ejecutados en la arquitectura civil cordobesa del Renacimiento durante el quinientos.

El Palacio se ejecutó sobre el solar de una antigua casa perteneciente a la familia Hoces, demolida por Pedro I el Cruel por el apoyo que estos dieron a su hermano Enrique II de Trastámara. Ahí donde los veis, los hermanos Pedro y Enrique son los causantes de la Primera Guerra Civil española entre los años 1366 a 1369. Angelitos… pero eso es otra historia.

Su interior es muy heterogéneo, pues al mismo tiempo que el piso alto es magnífico y tiene un precioso jardín con mucha arboleda y agua potable de pozo, las habitaciones bajas son casi inhabitables por su falta de luz, mucha humedad y dimensiones desproporcionadas.

La huerta interior,  por la parte del antiguo huerto del Convento de San Pablo se abrió al público, configurando los actuales Jardines del Orive.

Actualmente este palacio es sede de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba que ha habilitado diversas salas para exposiciones temporales de autores contemporáneos y dosde se situa una de las leyendas mas conocidas de la ciudad de Cordoba.

En este palacio vivia Don Carlos de Unciel, Corregidor de la ciudad, era viudo y tenia una hija, lista, hermosa y obediente, llamada Blanca que nunca salia sola de casa, siempre lo hacia acompañada de su criada  o de su padre.

Con motivo de la feria de la Fuensanta padre e hija, que ya tenia 17 años, fueron hasta el santuario para tomar las aguas milagrosas del pocito y rezarle a la Virgen. En el camino se les acerco una gitana harapienta de siniestro aspecto con la intencion de leerle el futuro a Blanca, la joven le demostro su repugnancia y Don Carlos temiendo un disgusto de su hija, rechazo con energia a la gitana que al quedar desairada farfullo entre dientes:

“Ellos pagaran su orgullo con raudales de llanto que la pena les hara verter”

Nadie hizo caso de aquellas palabras que creyeron dichas por su mala educacion, y volvieron a su casa como si nada hubiese pasado.

Pasados tres o cuatro años, llamaron a la puerta de la casa a altas horas de la noche unos judios que venian a quejarse al Corregidor porque nadie les daba posada, pedian que el les diera cobijo aquella noche aunque fuera en el portal de su casa, consintio Don Carlos, y la criada que habia abierto la puerta le comento a Blanca lo extraños que le parecieron aquellos huespedes. La curiosidad las empujo aespiarlos por el ojo de la cerradura , y cual seria su sorpresa cuando vieron que sentados en corro, leian atentamente un libro a la luz de una vela amarilla y que ademas uno de ellos pasaba muy deprisa las cuentas de un gran rosario que llevaba al cuello.Se oyo un ruido profundo y raro, el suelo se abrio y dejo a la vista una hermosisima escalera de marmol por la que bajaron los huespedes, que al cabo de un rato volvieron a subir acompañados de un joven que traia en las manos un cofre lleno de alhajas. El desventurado joven, que habia sido enterrado en vida con sus riquezas, les suplico que lo llevaran con ellos, hizo promesas y juramentos que de nada le sirvieron, le obligaron a bajar de nuevo la escalera. Inmediatamente apagaron la vela con la que se alumbraban y al desaparecer la luz, desaparecio tambien el hoyo que se habia abierto en el suelo, todo quedo como si nada hubiese sucedido.

A la mañana siguiente los judios dieron las gracias al Corregidor por la generosidad con que los habia hospedado y se marcharon.

Tanto Blanca como su dueña ardian en deseos de conocer el misterio de aquel joven que permanecia prisionero bajo tierra con su fabuloso tesoro. miraron co atencion todas las rendijas, oquedades y fisuras del suelo del portal y nada raro advirtieron, hasta que la dueña vio esparcidas numerosas gotas de cera desprendida de la vela encendida por los judios. Las recogieron con cuidado todas y formaron una vela.
Esperaron que llegara la noche, y cuando todos descansaban bajaron al portal y encedieron la vela. inmediatamente se abrio el suelo dejando ver la escalera, por la que bajaron las dos con sigilo esperando encontrar al muchacho y los tesoros pero no encontraron el menor rastro. Cuando la sirvienta  vio que la vela se consumia echaron a correr hacia la salida, y justo cuando salio se apago la vela, se cerro el suelo y Blanca quedo sepultada. La dueña empezo gritar , ante tal escandalo acudieron el Corregidor y todos los criados, que no salian de su asombro ante lo sucedido. Llamaban a Blanca que respondia con acento de dolor. El Corregidor hizo cientos de excavaciones, todas inutiles.Don Carlos paso el resto de su vida llorando la perdida de su querida hija.

Desde entonces se oyen ruidos extraños. Dicen que todavía hoy, al separar de la pared el cuadro de un Cristo en una casa del Huerto de San Pablo, que linda con la casa de Orive, pueden escucharse los gritos agónicos y aterrorizados de una mujer joven, y hay quienes aseguran que una sombra misteriosa recorre de noche toda esta casa, asegurando que es el alma de Blanca, que aún vaga por sus habitaciones.

En la fachada del palacio, sobre la puerta, se encuentra tallado, en la piedra, un medallon que representa a una mujer con los brazos abiertos. ¿Sera el mudo recuerdo a la desaparicion de Doña Blanca?

He de decir que hay otra versión de esta leyenda en la q la protagonista, Blanca, se queda encerrada en el pozo pq a la hora de salir de el se le cae una moneda de oro de un saco donde  ella y su criada habían estado guardando monedas que habían sacado durante varias noches de  debajo de la loseta. En esa versión no aparecen los judíos pero si el agujero con destino quien sabe donde de debajo de la loseta.

Ya sabemos que las leyendas históricas han sido transmitidas oralmente durante siglos y ya sabemos lo q sucede cuando algo va pasando de boca en boca, se exagera , se c puede cambiar el sexo del personaje y modificar así el contenido del relato aún así han sido consultadas fuentes históricas de gran relevancia para contrastar la información siendo la primera versión de la leyenda considerada como histórica y la segunda mas como leyenda urbana.

http://cordobaencrucijadadeculturas.blogspot.com.es/2010/06/la-leyenda-de-la-plaza-de-orive.html?m=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s