Sociedad filosófica: Los Martinistas. 

Posted on

El Martinismo o la Orden Martinista, no se puede considerar una sociedad secreta ni una secta como tal ya que según las definiciones aplicadas por el diccionario de la real academia de la lengua de esta palabra ni se considera doctrina religiosa, ni es una comunidad cerrada ya que se admiten como estudiantes a miembros de todas las religiones e ideologías, sexo Y raza aunque si promueve o aparenta promover fines de carácter  espiritual,  en  la  que  los  maestros ejercen cierto poder sobre los  adeptos através  de la considerada doctrina teosófica. (Conjunto de doctrinas que defienden que el conocimiento de Dios se puede alcanzar sin necesidad de la revelación divina; presentan un aspecto místico y creen en la transmigración de las almas).

Fundamento y en que consiste

Ellos mismo se denominan como un sistema filosófico concretamente, de Caballería Mística Cristiana (entiéndase por cristiana la Consciencia Crística, no de un movimiento religioso cristiano tal y como lo conocemos, si no del estado de conciencia elevado provocado por la energía proveniente de las propias estrellas).  Aunque hay quien si lo considera secta por ser un conjunto de seguidores de una doctrina ideológica concreta ya que el término se usaba originalmente para aludir a partidos o comunidades de personas con afinidades comunes (culturales, religiosas, políticas, esotéricas, etc.), que a través de sus enseñanzas o ritos se diferenciaban de otros grupos sociales. Pero con el tiempo el término “secta” derivó en connotaciones peyorativas y ya que esta en concreto no se  considera auténticamente peligrosa, no tiene el apelativo de sectas destructivas.

QUE BUSCAN O FINALIDAD

Como íbamos diciendo buscan entre otras cosas la conciencia crística, esto es la conciencia de unidad, la energía que une toda la creación, o sea el amor  en su máxima expresión, lo que nos hace sentir que todos somos uno  porque tenemos el mismo origen divino. Es poner la mente al servicio del corazón. La conciencia crística es una energía viva que reside en cada uno de nosotros.

HAY QUE DECIR QUE El Martinismo es un sistema peculiar de Misticismo Cristiano fundamentado en una concepción Tradicional del origen del Hombre, su lugar en la creación y la relación que existe entre él, Dios y el Universo, El Martinista es un amigo de Dios y de la Sabiduría. Su objetivo es alcanzar la Regeneración de la Humanidad a través de la Reintegración del individuo en su estado glorioso. Lo que le permite aspirar a retornar, por un proceso de transformación interior, al reino espiritual de donde surgió.

La Orden Martinista tiene grandes derivaciones de un rito masónico al que se nombró como Elús Cohem o la Orden de los Caballeros o Sacerdotes Elegidos del Universo (hoy desaparecida) fundada por Joachim Martínez de Pasqually teósofo francés nacido a principios del siglo XVIII; quien recibió de su familia una influencia Iniciática proveniente de las antiguas escuelas Cabalísticas que florecieron en Francia y España en la época de la Reconquista.

Martínez de Pasqually recorrió toda Europa y gran parte de Oriente, de donde recibía enseñanzas esotéricas de las fuentes más puras del conocimiento que había en aquella época. Él fue Masón y Rosacruz, y se le consideró como el más grande taumaturgo (alguien que realiza magia y milagros) del siglo XVIII, tuvo como discípulos a las personalidades más selectas de la época. Destacaron entre ellos  Príncipes como Golitzin de Rusia y Jean Baptiste Guillermoz y, sobre todo, su discípulo predilecto Louis Claude de Saint Martín pasando a la historia con su pseudónimo “EL Filosofo Desconocido”  

Cuando Martínez de Pasqually se retiró a la Isla de Santo Domingo, falleciendo en Haití, en la ciudad de Puerto Príncipe en el año 1.774, se encargaron del mantenimiento de la Orden sus discípulos Willermoz y Saint Martín. Fue ahí donde poco a poco se fueron creando los círculos de los amigos del Filósofo Desconocido (Louis Claude de Saint Martín), quien instituyó su rito Martinista y de donde tomará su nombre la Orden.

Después de la muerte de Louis Claude de Saint Martín, ocurrida en 1.803, los círculos martinistas fueron desapareciendo paulatinamente ya que nadie prosigue la labor de expansión. 

Hasta que sobre el año 1.890 un médico de descendencia Española y nacido en La Coruña en 1865 D. Gerard Anaclet Vincent Encausse, hijo de padre francés y madre española reactiva, crea o funda la moderna Orden  Martinista, basado en todos los preceptos que Saint Martín promulgaba. Este español fue más conocido con el sobrenombre de Papus, fue un médico y ocultista, gran divulgador del ocultismo a lo largo del siglo 19.

A los cuatro años de edad Gerard Vincent Encausse y su familia se trasladaron a París, donde tuvo lugar su educación.

De joven, Papus pasaba gran parte de su tiempo en la Biblioteca Nacional dedicado al estudio de disciplinas como la Cábala, Tarot, las ciencias de la magia y la alquimia, y los escritos de Eliphas Lévi. En 1884-1885 se inscribió en la Sociedad Teosófica francesa poco después de que fuera fundada por Madame Blavatsky, pero se dio de baja pronto porque no le gustaba el énfasis que ponía la Sociedad en el ocultismo oriental.

A pesar de su profunda implicación en el ocultismo y en grupos ocultistas, Encausse logró encontrar tiempo para seguir estudios académicos más convencionales en la Universidad de París. Se doctoró en Medicina en 1894 con una tesis sobre Anatomía Filosófica. Abrió una próspera clínica en la rue Rodin.

Papus visitó Rusia en varias ocasiones (tres veces, en 1901, 1905 y 1906), para servir al zar Nicolás II y a la zarina Alejandra tanto como médico como consejero ocultista. En octubre de 1905, supuestamente invocó al espíritu de Alejandro III, padre del zar Nicolás, quien profetizó que el zar encontraría su caída en manos de los revolucionarios. Hay Seguidores de Papus que sostienen (a modo de profecía) que él informó al zar de que podía evitar mediante la magia que eso ocurriera (la profecía de Alejandro) tanto tiempo como Encausse siguiera vivo: Nicolás, el zar permaneció en el trono de Rusia hasta 141 días después de que Papus falleciera. Cosa que ocurrió cuando estalló la Primera Guerra Mundial (1914), Encausse se alistó en el cuerpo médico del ejército. Mientras trabajaba en un hospital militar, contrajo la tuberculosis y murió el 25 de octubre de 1916, a los 51 años.

Papus se dio cuenta de que suscitaba un gran interés despertado por la Orden Martinista a nivel mundial, y ante la imposibilidad de dar Iniciación personal y hacer la instalación formal de los círculos y Logias Martinistas en lugares o en países lejanos, concedió, de manera excepcional, la Iniciación Martinista por correspondencia e instaló Logias Martinistas por delegación cuando no era posible que los candidatos viajaran a una Logia Martinista ya constituida o, por hallarse en países distantes, no fuera posible hacer una ceremonia de Consagración e Instalación de una Logia Martinista en una localidad, o en algún país.

En el periodo entre las primera y segunda guerra mundial la Orden Martinista se manifestó a través de diversas ramas más o menos conectadas entre si, las cuales establecieron delegaciones en toda Europa. 

Una de ellas fue la que provocó Victor Blanchard que al no reconocer a Jean Bricaud como líder, tomó a algunos antiguos miembros del Primer Supremo Consejo y fundó la Orden Martinista y Sinárquica en 1.921. 

Entre ambas órdenes existían, como no podría ser de otra manera, diferencias en cuanto a la gestión de la misma, una de ellas y la más relevante a ojos de Blanchard era lo altamente conservacionista y elitista que era ésta Logia, ya que solo permitía la entrada a Maestros Masones. En la rama asociada a Victor Blanchard, Orden Martinista & Sinárquica si se permitía la entrada a mujeres y no se exigía ninguna cualificación masónica. 

En 1.931 Agustín Chabosse se hace carga de la rama más tradicional de la orden.

Durante la Segunda Guerra Mundial la Orden Martinista fue prácticamente desmantelada ya que su amor a la LIBERTAD la hacía odiosa ante los ojos de la dictadura nazi. 

Después de esa época se han hecho esfuerzos para revivirla por parte de varios iniciados, con más o menos éxito, en varios países.
Como iniciarse en los estudios

La Orden Martinista es una Organización Iniciática y, como tal, está estructurada en Grados a los cuales se accede por medio de la Iniciación en una Logia Martinista.

Los estudios fundamentales del Martinismo se componen de dos secciones: PRIMER TEMPLO, con tres Grados, y el SEGUNDO TEMPLO al cual solo acceden quiénes han probado, a lo largo de los Grados del Primer Templo, su interés y aplicación en las enseñanzas Martinistas.

En la actualidad también hay personas que viven en localidades, o en ciudades, donde no hay aún una Logia Martinista en actividad y por ello, Por esa razón, y en virtud de la tradición anterior marcada por Papus, así como por la autoridad que le confieren sus poderes dentro de la Orden Martinista y su alto grado y condición iniciática, el Gran Maestro Soberano de la Orden Martinista, Hermano Angel Martín Velayos (Sâr Anael) ha dispuesto y autorizado que aquellos que buscan la Luz por medio de la Orden Martinista, y no vivan en una localidad donde haya Logia de la Orden Martinista, puedan recibir las enseñanzas de la Orden Martinistas en sus hogares, y que puedan realizar, en la santidad de su hogar, una ceremonia simbólica de Iniciación Martinista por delegación. 

Los miembros por delegación de la Orden Martinista, o miembros por correspondencia, reciben en sus casas una Ceremonia Simbólica de Iniciación que es una versión adaptada de la que se recibe, en mucha mayor escala, en las Logias Martinistas, tras lo cual, y una vez realizada, deben enviarla debidamente firmada a la Sede de la Orden Martinista, tras lo cual se les envían las mismas lecciones que se estudian en las Logias Martinistas ya constituidas. 

Esta autorización para seguir los estudios martinistas en el domicilio particular, que ahora se concede a los que viven en localidades donde no hay Logia Martinista constituida y en actividad, es algo excepcional y, en el caso de que en la localidad donde viva el Martinista por delegación se abriese una Logia Martinista, estaría obligado a integrarse en la misma.

El plan de actividad y estudio para los hermanos y hermanas que asisten a una Logia Martinista, y ahora también para los que no pudiendo asistir a Logia sean admitidos como Miembros por Delegación, o miembros por correspondencia, excepto las Iniciaciones y exigencias iniciática propias de la Logia, es el siguiente;

Los miembros de una Logia Martinista estudian cada uno de los Grados de la misma, en el seno de su Logia, para lo cual es necesario que asistan, a lo largo de un año, a las 24 lecciones de las que se compone cada Grado. En el caso de tener más de seis faltas de asistencia a la Logia, en el transcurso de un Grado completo, el Martinista no podrá ser Iniciado en el próximo Grado, por lo que deberá repetir el mismo. (De esta condición están exentos los Miembros por Delegación, o miembros por correspondencia, pero en el caso de abrirse una Logia Martinista en su localidad, deberán integrarse en la misma y cumplir con todos los requisitos).

Al mismo tiempo, todos los Iniciados en una Logia Martinista reciben en sus casas, enviadas por correo, dos lecciones mensuales que corresponden a los mismos estudios o discursos que se estudian en la Logia (estas mismas lecciones se envían a los Miembros por Delegación o miembros por correspondencia). El recibir los cursos en la propia casa no exime en ningún caso de asistencia a la Logia para pasar de Grado.
Estudios

Si un Martinista tiene todos los discursos de un Grado, pero no ha tenido la asistencia prevista a su Logia, no será iniciado en otro Grado, ni recibirá por correo los discursos del Grado siguiente.

Los Estudios del Primer templo de la Orden Martinista se imparten en Tres Grados:

1er. Grado (ASOCIADO).- Simbología del Grado, Principios fundamentales de Kábala (es una disciplina y escuela de pensamiento esotérico relacionada con el judaísmo) y las 22 letras, Principios fundamentales de numerología, Primeros elementos de astrología esotérica, Constitución del Hombre, Caída y retorno al Reino e Historia del Martinismo, desde Martínez de Pasqually a nuestros días.
2º Grado (INICIADO).- Simbología del Grado, Cábala, los Sefirots (10 ESFERAS DEL ARBOL DE LA VIDA), los Nombres Divinos, la letra hebrea Shin y su importancia en el Nombre Sagrado. Astrología Esotérica, los doce Signos y los siete Planetas, Primeros elementos de Hermetismo, el nacimiento y sus misterios, Historia de la Iniciación desde el siglo XV a nuestros días, alquimistas, Rosacruces y Francmasones.
3er Grado (SUPERIOR).- Simbología del Grado, Cábala, Estudio y comentario del Sepher Yetshirah (libro de la creación o formación, es el libro más importante del kábala) es una disciplina y escuela de pensamiento esotérico relacionada con el judaísmo.), Numeración cabalística; Los Pentáculos; Astrología, La influencia recíproca de los Signos y de los Planetas, Teoría del Horóscopo Esotérico, La muerte y sus misterios, Elementos de magia, El círculo y los instrumentos mágicos e Historia de la Tradición Esotérica.

Una vez terminados estos Grados se puede acceder, si la ocasión lo requiere, al Cuarto Grado de la Orden; grado administrativo que confiere la Capacidad de Iniciar, (SUPERIOR lNICIADOR) ADEPTOS.

Los principales linajes de la herencia iniciática son dos, la llamada línea “rusa” y la “francesa”, siendo ambas apreciadas y reconocidas por igual entre los martinistas.

Todo esto ensalzado a través de un proceso de estudio simbólico y espiritual, realzado por los inspiradores rituales martinistas, y por la vestimenta simbólica que se emplea en dichos ceremoniales, el Martinista llega a descubrir su esencia más sublime lo que le permite aspirar a retornar, por un proceso de transformación interior, al reino espiritual de donde surgió. 

En el Martinismo se enseña la belleza y unidad que existen en todas las cosas, así como la perfección de un plan divino en el que el Hombre es un Comisionado, Representante de Dios.

Para que esto pueda ser mejor comprendido pondremos un ejemplo: En el Martinismo no se enseña la causa de las cosas y su utilización (como en el caso de un pintor al que se le enseña la técnica del dibujo, cómo preparar el lienzo, cómo mezclar los colores y distribuirlos, etc.). En el caso de la Orden Martinista se enseñaría a apreciar la belleza de las más elevadas realizaciones espirituales y, por consecuencia, a apreciar la obra que se pudiera haber alcanzado.
Retorno en la actualidad

El 25 de Diciembre de 1.987, un Grupo de Martinistas Españoles, Superiores Desconocidos, Libre Iniciadores, que habían sido iniciados por un Martinista francés, el Gran Maestro Raymond Bernard, entroncado en la línea más pura del Martinismo, firmaron el Manifiesto Fundacional y Primera Carta Patente del Gran Consejo de la Orden Martinista (para España y países de lengua española). Con lo que la tradición Martinista regresaba, en su más genuina cadena.

Desde ese entonces, la Orden Martinista funciona como Organización Independiente, con su Gran Consejo debidamente constituido, difundiendo las enseñanzas de Louis Claude de Saint Martín, el Filósofo Desconocido.

1891: la Orden de los Superiores Desconocidos

En 1891, Papus afirmó estar en posesión de los papeles originales de Martínez de Pasqually, y con ellos fundó una Orden Masónica de Martinistas denominada la Orden de los Superiores Desconocidos. Aseguraba que había sido iniciado en el Rito de San Martín por su amigo Henri vizconde de Laage (que sostenía que su abuelo materno había sido iniciado en la orden por el mismo San Martín), quien en 1887 había intentado revivir la orden. La Orden Martinista se convirtió en un objetivo primordial para Encausse, y sigue vigente en la actualidad como uno de sus legados más perdurables.
1893-1895: Obispo de la Iglesia Gnóstica de Francia

En 1893, Encausse fue consagrado como obispo de la Iglesia Gnóstica de Francia por Jules Doinel, quien había fundado esta Iglesia en 1890 en un intento de revivir la religión cátara. En 1895, Doinel abdicó como Primado de la Iglesia Gnóstica francesa, dejando el control de la misma a un sínodo de tres de sus primeros obispos, uno de los cuales era Encausse.

Durante este periodo, aproximadamente en 1894-1895, Encausse perteneció brevemente a la Sociedad Teosófica.

1895-1898: La Golden Dawn; Orden Cabalística de la Rosacruz

Entre marzo de 1895 y 1898, Encausse se unió al Templo de la Golden Dawn Ahathoor de París. 

Símbolo de la logia

 

Complejo, no en las formas ya que son muy básicas pero si en su composición ya que engloba varias figuras geométricas. Buscando una transición o cohesión de los propios elementos

Se compone de circulo y una cruz cortando este en cuatro partes de arriba abajo a modo de cruceta (Típico visor) en cuyo interior hay un hexágono (polígono de seis lados) y dentro de este un hexagrama es decir una estrella de seis puntas formada por un doble triangulo equilátero uno invertido sobre el otro y entrelazados lo que recuerda a la estrella de David. Todas las figuras geométricas en color rojo y trazo sólido a excepción del hexágono que es de trazo punteado o discontinuo, todo ello sobre fondo blanco.

Tomás Castellanos Diaz. ( Colaborador de Los Misterios de Anais)

Podéis oír el tema ahí.  

http://www.ivoox.com/15×2-sociedad-secreta-martinistas-mensaje-de-audios-mp3_rf_17081047_1.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s