Redactor Fran González

GOLDEN DAWN: La Aurora Dorada 

Posted on

Influyentes escritores e intelectuales británicos, así como una pleyade de ocultistas europeos se reunieron a primero de nuestro siglo en torno a una misteriosa Sociedad Secreta, conocido como la “Golden Dawn” o “Aurora Dorada”. Los postulados y creencias acuñadas en su seno han servido para influir en literatos y políticos, escondiéndose tras algunos de sus ideólogos algunos de los pilares que influyeron en la expansión del movimiento nazi.
“Rosa roja, Rosa Altiva, triste Rosa perpetua de mis días! Acércate, mientras canto las antiguas tradiciones: Cuchulain en lucha con la implacable manera; El Druida, gris, hijo de los bosques el de la calma mirada, Que a Fergus, rodeo de sueños, e indecible ruina… Así cantaba el poeta Irlandes Willian Butler Yeats, a la rosa, un símbolo poético por el que sentía especial predilección y que junto con la cruz, había sido utilizado por los rosacruces medievales y retomados posteriormente por la Hermética Orden de la Aurora Dorada, en la que Yeats seria uno de sus pontífices más destacados. A través de esta sociedad iniciática, la más floreciente de todas las surgidas en Inglaterra a finales del siglo XIX, Yeats se familiarizo con la tradición hermética, el mundo arcano de los símbolos, la cábala, la astrología, la alquimia…Todo formo parte de su obra dramática y poética, que le haría merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1923.

Sin embargo el hecho de que Yeats perteneciera a esta fraternidad no ha sido la única razón para que la Golden Dawn alcanzara una reputación legendaria llegando a convertir en el prototipo de la sociedad mágica por excelencia. La influencia que ejercieron sus enseñanzas en las teorías y en la organización interna de muchos grupos ocultistas de los países anglosajones desde su fundación y sobre todo, los misteriosos orígenes de la Orden ligados al patrón característico del rosacrucianismo, que surgió a finales del siglo XVI aglutinando todos los movimientos esotéricos de los siglos anteriores, la han rodeado de una fascinación especial. Que metas perseguía? Que hilos ocultos se entrelazaban en torno a ella?..

Durante los primero años, la Orden apenas se dedicó a cuestiones de auténtica magia. Su intención original era “perseguir el Gran Trabajo, es decir, obtener control de la naturaleza y poder sobre uno mismo”. Algunos de sus textos expresaban, incluso una orientación más cristiana: “El objetivo final de todas las enseñanzas de nuestra Orden es establecer relaciones más cercanas y personales con Jesucristo Nuestro Señor, Maestro de Maestros”. Sus miembros se dedicaban fundamentalmente al estudio de la pansofia (el conocimiento universal) y celebraban rituales de inicación al estilo de otas sociedaes secretas. Sin embargo en 1892 la Orden instituyo un nuevo grado, el de Apeptus Minor, y una nueva fraternidad interna, “La Rosa Roja y a Cruz Dorada”. A partir de entonces se aceleró el desarrollo de técnicas teurgicas en las que se incorporó el extraño sistema de “magia enoquiana” escrito en un lenguaje sumamente complicado y completamente desconocido antes de John Dee, y la Aurora Dorada acabo por convertirse en fuente y origen del moderno resugirmiento mágico.
Por otra parte esta fraternidad iniciática fue de alguna forma el laboratorio donde se fraguaron algunas mutaciones esenciales de nuestra época. Las enseñanzas de la Aurora Dorada, que supuestamente procedían de los “Superiores Desconocidos” superhombres invisibles que habían alcanzado un elevado nivel de evolución, según algunos investigadores, influyeron notablemente en sociedades alemanas similares y en otros movimientos influyentes del periodo pre-nazi favoreciendo el advenimiento del nazismo. El nacionasocialismo había extraído su fuerza espiritual del ocultismo y su ideología de las filosofías esotéricas de grupos ocultistas importantes como la Sociedad Teosofisica, la Orden del Templo de Oriente (O.T.O) la Orden de los Nuevos Templarios y la Hermetica Orden del Golden Dawn, que había tenido conexiones interesantes con todas ellas. Sin embargo cuando estos grupos ocultistas tomaron conciencia de las implicaciones de los nazis en las artes negras y se dispusieron a combatirles en un nivel mágico y psiquico Hilter las prohibió porque representaban una amenaza.

Tras la segundo guerra mundial poco o nada se sabe de la Golden Dawn, creyéndose que sus miembros se fundieron con la floreciente Iglesia de la Cienciología.  A partir de los años ochenta, en pleno apogeo de la New Age, comenzaron a aparecer grupos que se autoproclaman herederos y continuadores de la Aurora Dorada, con sedes en diversas ciudades del mundo occidental y amplia difusión en internet, dedicados principalmente a impartir cursos y vender libros que ayudan a comunicarse con entidades y maestros superiores.

Redactor: Fran González miembro del equipo del programa radiofonico Los Misterios de Anais.

(@fcogmartin): https://t.co/ogklf6wYGM

https://m.facebook.com/fran.gonzalez.39904?fref=ts

http://cronistademispensamientos.blogspot.com.es/?m=1

Anuncios

Madame Montespan

Posted on Actualizado enn

​En sus últimos años de vida, convertida en una viejecita gordezuela y de pelo cano, su pasado la condenaba. Temerosa de la muerte, pagaba a varias doncellas para que durmieran cerca de ella, manteniendo velas encendidas porque afirmaba ver al Diablo si le apagaban las luces.  Françoise-Athénaïs de Rochechouart de Montemart, “Madame Montespan”, falleció un 28 de mayo de 1707, a los sesenta y siete años, de complicaciones de colesterol y diabetes, dejando tras de sí el recuerdo de una mujer astuta y caprichosa quien a través de su sexualidad supo cautivar a uno de los reyes más poderosos de la historia.

Con fama de no ser demasiado buena alumna, lei libros con voracidad, sobre todo los relacionados con el mundo de la política.  Siendo una adolescente sus padres la casaron con el marqués de Montespán, con el que tuvo dos hijos, además de los siete que tuvo con Luis XIV.. Athenais, a lo largo de su vida, mostró ser una gran interesada, logrando que el infatuado Luis pagara sus deudas, le comprara propiedades y joyas y le diera una vida de reina. A pesar de esto, Luis XIV nunca dejó de visitar la cama de su esposa, María Teresa de Austria,lo cual enfurecía a Athenais.

Debido a la vida que llevaba Athenais, la obesidad se fue adueñando de su antes bello cuerpo. Al darse cuenta que el rey ya no estaba tan encandilado con ella, decidió recurrir a la magia negra para continuar siendo atractiva a los ojos de su regio amante.

En una Francia en la que pululaban a sus anchas a la vez los filósofos racionalistas, decenas de brujas y hechiceras, Athenais eligió a Madame Voisin, amante del verdugo de Parín, y bruja y hechicera de reconocido prestigio para que la ayudara en sus propósitos.

La Voisin convenció a la favorita del rey de que, a través de ritos satánicos, lograría conservar el amor de su majestad Luis XIV y derrotar, además de lograr su muerte, a madame Fontages, la favorita que había ensombrecido su poder en  la corte.

Durante los rituales satánicos y misas negras se empleaban las más repugnantes  pócimas, grasa de ahorcado, jugo de mandrágora, machacado de corazón de ave y, sobre todo, sangre de inocente, que tras ser bebida parcialmente por los oficiantes de la ceremonia en caliz de oro, derramaban el resto sobre el cuerpo de madame Montespan. La Vosin aumentaba sus ingresos con cien mil luises, además entre sus planes también se encontraba el de dar muerte a la esposa del monarca. Si conseguía que Athenais se casara con el rey y accediera al trono e Francia, estaba convencida de que esto la haría inmensamente rica.

Guilburg, otro miembro del clan satánico, fue detenido y confesó todos los horrores practicados en los castillos de Villebonim, Chagny y en la propia casa de La Voisin, en la calle de Beauregard. Llevada ante los tribunales, madame Voisin, confesó cuáles eran sus prácticas más habituales y quienes sus clientes principales, dejó caer el nombre de la Montespan como una de sus principales fuentes de financiación. Y además aportó con todo lujo de detalles en qué habían consistido algunos de sus encargos, entre otros,  un extraño brebaje, posiblemente con la intención de que éste surtiera efecto en el estómago de Luis XIV, y la siguiese teniendo como su favorita. El brebaje en sí la verdad es que no era en principio muy apetecible, extracto de murciélago y de topo, sangre de la menstruación y esperma.
Madame Voisin murió ajusticiada, y madame de Montespan, a la que el monarca mantuvo alejada del proceso,  perdió por completo todos los favores reales. Curiosamente Françoise d’Aubigné, ennoblecida posteriormente como Madame de Maintenon, y que durante años había sido la institutriz de los hijos bastardos de Athenais, pasó a ser a partir de entonces la favorita de él llamado “Rey Sol”.

Fran González 

(@fcogmartin): https://t.co/ogklf6wYGM

https://m.facebook.com/fran.gonzalez.39904?fref=ts

http://cronistademispensamientos.blogspot.com.es/?m=1

​SAINT-GERMAIN. EL CONDE INMORTAL

Posted on Actualizado enn

 

Entre 1880 y 1900, el nombre del conde de Saint-Germain, se hizo prominente una vez más cuando los miembros de la Sociedad Teosófica, incluyendo la famosa mística Helena Blavatsky, afirmaron que aún estaba vivo y trabajaba el “desarrollo espiritual de Occidente”. Hay incluso una fotografía supuestamente auténtica de Blavatsky y Saint-Germain juntos. En 1897, una famosa cantante de la época francesa  Emma Calvé dedicó un retrato autografiado de sí misma al famoso conde que aparentaba tener unos cuarenta años, a pesar de haber nacido supuestamente más de dos siglos atrás.
Virtuoso violinista, pintor, político, alquimista, inmensamente rico, sus amigos, que desconocían totalmente su procedencia, afirmaban que nunca lo había visto comer,  el conde de Saint Germain apareció aparentemente de la nada, sin registro de nacimiento o documentos que justificaran su identidad. La leyenda del misterioso conde se extendió por toda Europa durante cientos de años de un noble que afirmaba tener más de 300 añosos, se le relacionó con  rosacruces, masones, templarios o iluminatis. El filósofo Voltaire dijo en cienrta ocasión refiriéndose a Saint-Germain “es un hombre que nunca muere y que lo sabe todo” ,

Según algunos registros el conde nació en 1690, y según la teósofa inglesa Annie Besant era hijo de Francis Racoczi II, príncipe de Transilvania. Aunque algunos sostienen que ya estaba vivo en la época de Jesús, que asistió a la boda de Caná y que tuvo un papel influyente en el Concilio de Nicea en el año 325 d.C.

  Saint-Germain fue conocido en la alta sociedad europea en 1742. Él acababa de pasar cinco años con el shah de la corte de Persia, donde aprendió el oficio de joyero. La realeza y los poderosos estaban encantados con sus altos conocimientos de la ciencia y la historia, su capacidad musical, su encanto natural y el ingenio. Hablaba varios idiomas con fluidez, incluyendo holandés francés, alemán, español, portugués, ruso e inglés, el griego antiguo y el sánscrito. Pero fue en 1760 cuando se originó la idea de que Saint-Germain podría ser inmortal. En París ese mismo año,  una anciana condesa oyó que un conde de Saint-Germain había llegado para una velada en la mansión de Madame de Pompadour, la amante del rey Luis XV de Francia. La Condesa tenía mucha curiosidad porque ella había conocido a un conde de Saint-Germain, en Venecia en 1710. Al encontrarse con el de nuevo, ella se sorprendió al ver que no había envejecido y le preguntó si era el hijo del conde que ella conoció en Venecia.

 “No, señora”, respondió el conde de Saint-Germain, “pero yo vivía en Venecia a finales del siglo pasado y comienzos de este, he tenido el honor de haberla conocido bella y hermosa”. La condesa perpleja dijo:

“¡Perdóneme, pero eso imposible! El conde de Saint-Germain que conocí en aquellos días tenía por lo menos cuarenta y cinco años. Y es la misma edad que tiene usted.”

El conde con una sonrisa de complicidad le respondió: “Señora, yo soy muy viejo”. La condesa asombrada le dijo que debería tener “100 años”. El conde consiguió convencer a la condesa de que era el mismo hombre que ella conoció en Venecia, dándole todo tipo de detalles de sus encuentros anteriores y de la vida en Venecia 50 años atrás.

Convertido en diplomático de la corte de Luis XV, en 1760 en La Haya,  se reunió con Giacomo Casanova. Casanova dijo de Saint-Germain, “Este hombre extraordinario… estoy seguro de que tenía 300 años, y que conocía el secreto de la medicina universal, que poseía un dominio sobre la naturaleza, que podría derretir diamantes”.

En 1762 viajó a Rusia, donde se dice que fue cómplice de una conspiración que puso a Catalina la Grande en el trono. Más tarde también fue el informante de los ejércitos imperiales de Rusia en la guerra contra Turquía, que ganaron.

 En 1774 regresó a Francia, cuando Luis XVI y María Antonieta ocuparon el trono. Al parecer les advirtió de la revolución que estaba por venir 15 años después.

En 1779 se trasladó a Hamburgo, Alemania, donde tuvo una gran amistad con el príncipe Carlos I de Hesse-Kassel. Los siguientes cinco años, vivió como un invitado en el castillo del príncipe en Eckernförde. El conde de Saint-Germain pasó sus últimos años, en Hamburgo (Alemania), escribiendo un manuscrito conocido como “La Tres Sainte Trinosophie”, un clásico de la literatura ocultista. El libro está escrito en una mezcla de jeroglíficos y con lenguaje moderno, considerado por muchos la biblia del ocultismo. Y, según los registros locales, Saint-Germain murió el 27 de febrero de 1784. Aunque aquí no acaba su leyenda.

Cuentan que en 1785 se le vio en Alemania con Franz Anton Mesmer, el conocido hipnotizador. Algunos dicen que fue el propio Saint-Germain que le enseñó a Mesmer las líneas básicas para el hipnotismo y el magnetismo personal. Los registros oficiales de la masonería muestran que eligieron a Saint-Germain como su representante para una convención en 1785.

Tras la toma de la Bastilla en la Revolución Francesa en 1789, la condesa d’Adhemar dijo que tuvo una larga conversación con el conde de Saint-Germain. Supuestamente le advirtió del futuro de Francia. En 1821, ella escribió: “He visto a Saint-Germain de nuevo, lo vi cuando la reina Antonieta fue asesinada, al día siguiente de la muerte del Duque de Enghien en enero de 1815, y en la víspera del asesinato del Duque de Berry”. La última vez que lo vio fue en 1820 y siempre parecía ser un hombre de no más de 40 años.

La aparición más reciente de un hombre que dijo ser de Saint-Germain fue en 1972 en París, cuando un hombre llamado Richard Chanfray anunció que él era el legendario Conde. Apareció en la televisión francesa, y para demostrar su afirmación aparentemente convirtió el plomo en oro en una estufa de acampar frente a las cámaras. Chanfray, según dicen, se suicidó en 1983. ¡O quizás no!

Fran González 

(@fcogmartin): https://t.co/ogklf6wYGM

https://m.facebook.com/fran.gonzalez.39904?fref=ts

http://cronistademispensamientos.blogspot.com.es/?m=1

Sección:  Personajes de la Historia en LOS MISTERIOS DE ANAIS.