duende

LEYENDA DE LA CAMPANA MOTERA. ( NUEVA ENTRADA EN EL BLOG)

Posted on Actualizado enn

Como sabéis soy de Cádiz y muy cerquita, tenemos el Circuito de Jerez -Ángel Nieto desde el año 1.985 aunque adoptó este nombre en 2.017 en conmemoración del motorista fallecido . ¿Os suena? Seguro que los amantes de la Fórmula 1 lo conocereis ya que alli se celebran numerosas concentraciones y carreras durante la temporada. Hoy queria compartir con vosotros la leyenda de la campana motera , conocida en muchos paises con algunas variantes pero que en esencia viene a ser la misma ya que el mensaje que transmite no varía.

Cuenta la leyenda que hace muchos años , viajaba un viejo motorista de regreso de un viaje que había realizado a México en pleno mes de Diciembre. Alli había llenado sus alforjas de juguetes y golosinas para los niños de un orfanato que había próximo a su lugar de trabajo. La noche era fría y oscura , la carretera solitaria y mientras conducía repasaba mentalmente su vida y daba gracias por todo lo que tenía: una vida humilde, una mujer que comprendía su necesidad de montarse en su vieja moto , apretar el puño y viajar para conocer el mundo…Se sentía afortunado por todos los lugares que había podido conocer gracias a su motocicleta que aunque era bastante vieja nunca lo había dejado tirado en mitad de ningún camino .

Cuando quedaban apenas unos 65 kilómetros para llegar a la frontera, en la oscuridad del desierto, vio de lejos un pequeño grupo de pequeñas criaturas nocturnas, que son conocidos como los duendes de la carretera. Y todos sabemos lo traviesos que son los duendes les da por dejar un zapato por aquí, un pedazo de algo por allá, una llanta reventada… pero no sólo eso, también son los encargados de cavar los mortales baches por los cuales un motociclista puede pasar y perder el control del vehículo . Y todo esto por el mero hecho de darles un poco de diversión.

En su camino el motocilista después de haber salido de una curva, fue emboscado por un grupo de ellos, quienes descontrolaron su motocicleta y lo hicieron patinar hasta hacerlo caer. En el accidente, una de sus alforjas pegó en el pavimento y se desprendió. Tirado ahí, sin poderse mover, los duendes del camino empezaron a rodearlo. Sin dejarse rendir, empezó a lanzarle los juguetes que llevaba en sus alforjas a los duendes que se iban aproximando hasta que solo le quedaba una campana, la cual comenzó a mover para hacerla sonar con la esperanza de asustar a los duendes con el tañido y que estos se marcharan .

Muy cerquita, a poco menos de un kilómetro, otros dos motociclistas se encontraban acampando a la luz de una fogata. Conversaban sobre las experiencias del día: de la libertad, del viento que soplaba en sus caras mientras cruzaban por el vasto país. En el silencio de la noche, escucharon que sonaba lo que para ellos era, la campana de una Iglesia. Impulsados en la curiosidad y ansiosos de saber de dónde provenía ese sonido a esas horas de la noche, empezaron a seguir el sonido y llegaron hasta donde yacía el motociclista a punto de ser acechado por los duendes. Sin intercambiar palabras, corrieron en su ayuda, espantando uno a uno a los duendecillos, hasta que todos estuvieron alejados y pusieron al motociclista a salvo.

En señal de gratitud el viejo hombre intentó pagarles por la ayuda que le habían ofrecido esa noche, pero éstos se negaron a aceptar cualquier pago. Entonces el viejo hombre que no queria que se marcharan sin ningun presente por su ayuda corrió a cortar dos trozos de cuero de sus alforjas, amarrando un extremo a una campana, y el otro en cada motocicleta de los dos viajeros, tan cerca como pudo del suelo. Cansado, les dijo que aquellas campanas que colocó en sus motocicletas, los protegerían de los duendes del camino y que si en algún momento tuvieran algún problema, solamente tendrían que hacer sonar la campana y algún hermano motociclista acudiría en su ayuda.

Asi que si eres motero y alguien te obsequia con una campana que sepas que esa persona te está regalando un amuleto para tu protección aparte de su amistad, como todos los amuletos puedes comprártelo tú mismo pero hace más efecto si es regalado…

Leyenda del Callejón del Duende.

Posted on Actualizado enn

image

La leyenda de hoy es de mi tierra,  Cadiz que últimamente la tengo muy olvidada y cuando empecé este blog lo hice con leyendas de aquí.

Nos vamos al año 1.808, España se había aliado con Francia para combatir contra los ingleses. La flota francesa se encontraba varada en el muelle de Cadiz junto con los barcos españoles.

Pero por todos es sabido que Napoleón Bonaparte aprovecho tal situación para intentar conquistar España. Tomo Madrid y poco a poco el resto de España pero aunque tenían sus tropas en Cadiz no consiguieron tomar la ciudad. En 1.810 ya tenían prácticamente tomada toda la península y nuestra ciudad estaba llena de soldados franceses.

Durante este tiempo en el que convivieron gaditanos con franceses cuenta una leyenda que había una hermosa gaditana de la cual se enamoro un oficial francés.
Sabiendo que tal relación le daría problemas la hermosa joven esquivaba al capitán francés y rehuía de sus pretensiones.
Pero tanto amor le profesaba este a la joven que la colmaba de atenciones y poco a poco ella fue cediendo y abriendo su corazón hasta que un día comenzó a corresponderle.

image

Ellos a sabiendas que tal relación de amor seria mal vista por sus compatriotas quedaban a la luz de la luna para profesarse su amor.
Cada noche quedaban en el Callejón del Duende y allí, con la oscuridad como cómplice hablaban de amor y hacían planes de futuro.

Quedaban noche tras noche y su amor cada vez era mas grande pero un día , estaban compartiendo intimidad , cuando de repente se oyó un ruido y para su asombro, un vecino los sorprendió abrazados bajo la luz la luna.

image

Sin que ninguno de ellos lo esperara, el vecino saco un cuchillo y lo apuñalo, muriendo este en el acto en brazos de su amada. Ella no podía aguantar la pena de vivir sin el amor del capitán y poco a poco se fue apagando. Un buen día , no mucho tiempo después de la muerte de el la bella joven amaneció muerta en su cama.

Dicen que murió de amor, de añoranza, de pena y son muchas las personas que después de su muerte dicen haber visto en el callejón a los amantes bajo la luz de la luna. Aun a día de hoy, al Callejón de Duende van personas a dejar flores o encender velas en honor a estos dos amantes.

image

Breve reseña
Para los que conozcáis Cadiz , el Callejón del duende es el .as estrecho de la ciudad y se encuentra situado en el Barrio del Populo