fabula

El navío  ( Fabula de Esopo)

Posted on Actualizado enn

Se fue a pique un día un navío con todo y sus pasajeros, y un hombre, testigo del naufragio, decía que no eran correctas las decisiones de los dioses, puesto que, por castigar a un solo impío, habían condenado también a muchos otros inocentes.

Mientras seguía su discurso, sentado en un sitio plagado de hormigas, una de ellas lo mordió, y entonces, para vengarse, las aplastó a todas.

Se le apareció al momento Hermes, y golpeándole con su caduceo, le dijo:

-Aceptarás ahora que nosotros juzgamos a los hombres del mismo modo que tu juzgas a las hormigas.

Moraleja

Antes de juzgar el actuar ajeno, juzga el tuyo primero.

FÁBULA DE ESOPO.

Los clavos que dejan huella. (452)

Posted on Actualizado enn

image

Esta es la historia de un muchachito que tenia muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos. Le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.

El primer día, el muchacho clavo 37 clavos. Las semanas que siguieron, a medida que el iba aprendiendo  a controlar su genio,clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.

image

Hasta que un día descubrio que era mas facil controlar su genio que clavar clavos detras de la puerta. Llego el dia en que pudo controlar su caracter durante todo el dia.
Despues de informar a su padre, este le sugirio que retirara un clavo cada dia que lograra controlar su caracter.

Los dias pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban mas clavos para retirar de la puerta…

Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: «Has trabajado duro, hijo mio, pero mira todos esos hoyos en la puerta.. Nunca mas sera la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa fisica»

anabel

Fabula del escorpión y la rana.

Posted on Actualizado enn

image

Esta historia no viene de un lugar determinado, no os puedo decir de que parte del mundo es originaria pero es cortita y tiene una enseñanza final. No es una leyenda , que generalmente es lo que suelo escribir, pero me gusto y quiero compartirla con vosotros.

Un día, a la orilla de un río, paseaba desconsolado un escorpión porque quería pasar a la otra orilla. Por allí había una rana, que viéndolo triste , le pregunto que era lo que le causaba esa pesadumbre.

El escorpión le contó a la rana que quería atravesar el río pero que no tenia manera alguna de hacerlo dada su fisionomía.

image

La rana se ofreció voluntaria para pasarlo a la otra orilla llevandolo sobre su espalda con la condicion de que el escorpión no le hiciera daño. El escorpión acepto encantado , prometiendole a la rana no hacerle daño y se subió a los hombros de la rana.

Juntos se metieron en el río pero cuando iban a mitad de camino la rana sintió como el aguijón del escorpión le atravesaba la espalda.

image

Sintió como el veneno invadía su cuerpo nublando sus sentidos y haciendole perder la capacidad de poder nadar, sintiendo como poco a poco su cuerpo se iba adormeciendo.

Giro la cabeza y le dijo: «¿No te das cuenta que al clavarme el aguijón vamos a morir ahogados los dos?» El escorpión respondió:  » Lo siento.Es mi naturaleza».

Con esto deciros que no penséis que otra persona haría las cosas del mismo modo que vosotros. Que muchas veces la gente se pone una mascara y acaba dándote la sorpresa cuando menos lo esperas.
Como toda fabula esta tiene su enseñanza no te hagas falsas expectativas con la gente  y sobre todo, no te engañes sobre quien eres tu mismo.