Francia

Madame Montespan

Posted on Actualizado enn

​En sus últimos años de vida, convertida en una viejecita gordezuela y de pelo cano, su pasado la condenaba. Temerosa de la muerte, pagaba a varias doncellas para que durmieran cerca de ella, manteniendo velas encendidas porque afirmaba ver al Diablo si le apagaban las luces.  Françoise-Athénaïs de Rochechouart de Montemart, “Madame Montespan”, falleció un 28 de mayo de 1707, a los sesenta y siete años, de complicaciones de colesterol y diabetes, dejando tras de sí el recuerdo de una mujer astuta y caprichosa quien a través de su sexualidad supo cautivar a uno de los reyes más poderosos de la historia.

Con fama de no ser demasiado buena alumna, lei libros con voracidad, sobre todo los relacionados con el mundo de la política.  Siendo una adolescente sus padres la casaron con el marqués de Montespán, con el que tuvo dos hijos, además de los siete que tuvo con Luis XIV.. Athenais, a lo largo de su vida, mostró ser una gran interesada, logrando que el infatuado Luis pagara sus deudas, le comprara propiedades y joyas y le diera una vida de reina. A pesar de esto, Luis XIV nunca dejó de visitar la cama de su esposa, María Teresa de Austria,lo cual enfurecía a Athenais.

Debido a la vida que llevaba Athenais, la obesidad se fue adueñando de su antes bello cuerpo. Al darse cuenta que el rey ya no estaba tan encandilado con ella, decidió recurrir a la magia negra para continuar siendo atractiva a los ojos de su regio amante.

En una Francia en la que pululaban a sus anchas a la vez los filósofos racionalistas, decenas de brujas y hechiceras, Athenais eligió a Madame Voisin, amante del verdugo de Parín, y bruja y hechicera de reconocido prestigio para que la ayudara en sus propósitos.

La Voisin convenció a la favorita del rey de que, a través de ritos satánicos, lograría conservar el amor de su majestad Luis XIV y derrotar, además de lograr su muerte, a madame Fontages, la favorita que había ensombrecido su poder en  la corte.

Durante los rituales satánicos y misas negras se empleaban las más repugnantes  pócimas, grasa de ahorcado, jugo de mandrágora, machacado de corazón de ave y, sobre todo, sangre de inocente, que tras ser bebida parcialmente por los oficiantes de la ceremonia en caliz de oro, derramaban el resto sobre el cuerpo de madame Montespan. La Vosin aumentaba sus ingresos con cien mil luises, además entre sus planes también se encontraba el de dar muerte a la esposa del monarca. Si conseguía que Athenais se casara con el rey y accediera al trono e Francia, estaba convencida de que esto la haría inmensamente rica.

Guilburg, otro miembro del clan satánico, fue detenido y confesó todos los horrores practicados en los castillos de Villebonim, Chagny y en la propia casa de La Voisin, en la calle de Beauregard. Llevada ante los tribunales, madame Voisin, confesó cuáles eran sus prácticas más habituales y quienes sus clientes principales, dejó caer el nombre de la Montespan como una de sus principales fuentes de financiación. Y además aportó con todo lujo de detalles en qué habían consistido algunos de sus encargos, entre otros,  un extraño brebaje, posiblemente con la intención de que éste surtiera efecto en el estómago de Luis XIV, y la siguiese teniendo como su favorita. El brebaje en sí la verdad es que no era en principio muy apetecible, extracto de murciélago y de topo, sangre de la menstruación y esperma.
Madame Voisin murió ajusticiada, y madame de Montespan, a la que el monarca mantuvo alejada del proceso,  perdió por completo todos los favores reales. Curiosamente Françoise d’Aubigné, ennoblecida posteriormente como Madame de Maintenon, y que durante años había sido la institutriz de los hijos bastardos de Athenais, pasó a ser a partir de entonces la favorita de él llamado “Rey Sol”.

Fran González 

(@fcogmartin): https://t.co/ogklf6wYGM

https://m.facebook.com/fran.gonzalez.39904?fref=ts

http://cronistademispensamientos.blogspot.com.es/?m=1

Leyenda del Callejón del Duende.

Posted on Actualizado enn

image

La leyenda de hoy es de mi tierra,  Cadiz que últimamente la tengo muy olvidada y cuando empecé este blog lo hice con leyendas de aquí.

Nos vamos al año 1.808, España se había aliado con Francia para combatir contra los ingleses. La flota francesa se encontraba varada en el muelle de Cadiz junto con los barcos españoles.

Pero por todos es sabido que Napoleón Bonaparte aprovecho tal situación para intentar conquistar España. Tomo Madrid y poco a poco el resto de España pero aunque tenían sus tropas en Cadiz no consiguieron tomar la ciudad. En 1.810 ya tenían prácticamente tomada toda la península y nuestra ciudad estaba llena de soldados franceses.

Durante este tiempo en el que convivieron gaditanos con franceses cuenta una leyenda que había una hermosa gaditana de la cual se enamoro un oficial francés.
Sabiendo que tal relación le daría problemas la hermosa joven esquivaba al capitán francés y rehuía de sus pretensiones.
Pero tanto amor le profesaba este a la joven que la colmaba de atenciones y poco a poco ella fue cediendo y abriendo su corazón hasta que un día comenzó a corresponderle.

image

Ellos a sabiendas que tal relación de amor seria mal vista por sus compatriotas quedaban a la luz de la luna para profesarse su amor.
Cada noche quedaban en el Callejón del Duende y allí, con la oscuridad como cómplice hablaban de amor y hacían planes de futuro.

Quedaban noche tras noche y su amor cada vez era mas grande pero un día , estaban compartiendo intimidad , cuando de repente se oyó un ruido y para su asombro, un vecino los sorprendió abrazados bajo la luz la luna.

image

Sin que ninguno de ellos lo esperara, el vecino saco un cuchillo y lo apuñalo, muriendo este en el acto en brazos de su amada. Ella no podía aguantar la pena de vivir sin el amor del capitán y poco a poco se fue apagando. Un buen día , no mucho tiempo después de la muerte de el la bella joven amaneció muerta en su cama.

Dicen que murió de amor, de añoranza, de pena y son muchas las personas que después de su muerte dicen haber visto en el callejón a los amantes bajo la luz de la luna. Aun a día de hoy, al Callejón de Duende van personas a dejar flores o encender velas en honor a estos dos amantes.

image

Breve reseña
Para los que conozcáis Cadiz , el Callejón del duende es el .as estrecho de la ciudad y se encuentra situado en el Barrio del Populo