halloween

Halloween Vs Día de Difuntos 

Posted on Actualizado enn

​¡Cielos¡ Qué es lo que escuche? Hasta los muertos así dejan sus tumbas por mí.  

Mas sombra, delirio fue. Yo en mi mente la forjé ; la imaginación le dio la forma en que se mostró y ciego vine a creer en la realidad de un ser que mi mente fabricó. 

Mas nunca de modo tal fanatizó mi razón mi loca imaginación con su poder ideal.

Sí, algo sobrenatural vi en aquella doña Inés tan vaporosa , a través aun de esa enramada espesa ; mas … bah¡ circunstancia es ésa que propia de sombra es .

¿ Qué más diáfano y sutil que las quimeras de un sueño ? 

¿Dónde hay nada más risueño,  más flexible y más gentil? 

¿Y no pasa a veces mil que , en febril exaltación  ve nuestra imaginación como ser y realidad la vacía vanidad de una anhelada ilusión ? 

Sí, por Dios delirio fue ¡ Mas su estatua estaba aquí !. Sí,  yo la ví y la toqué, y aún en albricias le dí al escultor no sé qué .

¡Y ahora en el pedestal veo la urna funeral ¡

¡Cielos¡ La mente me falta o de improviso me asalta algún vértigo infernal ¡

¿Qué dijo aquella visión ? ¡Oh! Yo la oí claramente, y su voz triste y doliente  resonó en mi corazón.  ¡Ah¡ ¡Y breves las horas son del plazo que nos augura¡

No, no ¡de mi calentura delirio insensato es!.

Mi fiebre fue a doña Inés quien abrió la sepultura .

¡Pasad y desvaneceos ; pasad, siniestros vapores de mis perdidos amores y mis fallidos deseos! 

¡ Pasad, vanos devaneos de un amor muerto al nacer ; No me volváis a traer entre vuestro torbellino ese fantasma divino que recuerda a una mujer ¡

¡Ah! Estos sueños me aniquilan , mi cerebro se enloquece…

y esos mármoles parece que estremecidos vacilan. 

( Don Juan Tenorio, José Zorrilla)

    
Hubo un tiempo en España, y no hace tantos  años , en que las noches de difuntos las familias se reunían en torno a una mesa para degustar productos típicos castañas,  boniatos, panellets, dependiendo del lugar donde residiera, mientras en el único canal de televisión que existía por entonces reponian la versión más reciente de la obra de Don Juan Tenorio . Los tiempos cambian , ahora rara vez las familias se reúnen en torno a una mesa , casi nadie conoce al Tenorio y la noche de difuntos se llama “Halloween”.

No voy a valorar ni opinar, el mundo es global , en realidad siempre lo ha sido, las tradiciones se mezclan con las culturas allá por donde pasan, y la historia va corriendo de boca en boca hasta convertirse en leyenda, de modo que me quedaré solo con una idea .

Una noche al año los espíritus de los difuntos salen de sus tumbas para mezclarse con los vivos, cuerpos y almas conviven durante unas horas en un mismo plano. Una noche que quizás cueste diferenciar a unos de otros , en la que quien sabe si en realidad los espíritus regalan caramelos a los niños , o espectros infantiles acuden a tu puerta para reclamar sus golosinas y recordar que aún eran niños cuando abandonaron el mundo de los vivos .

Y tras la noche, llega el día del culto a los que ya se han ido . En algunos países la gente acude a los cementerios para comer y celebrar con sus difuntos la festividad . Comen, beben y brindan junto a los que se supone que están allí . Limpian sus lápidas, les ponen flores y hablan con ellos , con estos que tan a menudo nos hablan a nosotros a diario, aunque en la mayoría de los casos , no podamos o no queramos oírlos.  

Día de difuntos, Halloween, creo que en el fondo da igual , una noche en la que nos reímos del miedo, o en la que el miedo se ríe de nosotros. En la que rendimos culto a los muertos, en la que evocamos a nuestras peores pesadillas . Noche en la que el cielo y el infierno , la vida y la muerte se reúnen en un mismo plano, aquí en la tierra. 

Una vez oí decir que cuando los muertos no quepan en el infierno caminaran por la Tierra.  ¿Leyenda? ¿Profecía? No lo se, pero me gusta pensar que en el calendario , existe una noche eso ya sucede, la llames como la llames.

Empecé con el Tenorio y con el Tenorio acabo, a lo largo de los años aprendí algunas frases de memoria , de modo que aprovechare este momento para citar una de mis favoritas.

Llamé al Cielo y no me oyó 

pues si sus puertas me cierra 

de mis males en la Tierra  
Responda el cielo…no yo.

Fran González 

Cronista de mis pensamientos . 

http://cronistademispensamientos.blogspot.com.es/2016/10/hallowen-vs-dia-de-difuntos.html?m=1

Juntos por Halloween.

Posted on Actualizado enn

images-12

Era el primer Halloween que iba a pasar sin su marido. Este falleció un año antes en un accidente de trafico camino al trabajo, salio de casa como cada día cogiendo su maletín y posando un beso sobre sus labios lo recordaba como si fuera ayer.

A Juan el marido de Paula, le habían  gustado desde siempre celebrar la noche de Halloween , le encantaba ponerse un disfraz de fantasma o vampiro e ir a la calle a asustar a los niños y a darles caramelos.

Paula esa noche la pasaría en casa , al tener tan buenos recuerdos de las noches de Halloween que habia pasado junto a su marido se le hacia imposible salir afuera a celebrar la fiesta.

Se asomo a la ventana y vio como empezaban a salir de sus casas los niños disfrazados de pequeños monstruos en compañía de sus padres. Llego la hora de empezar a recibir llamadas al timbre a la voz de truco o trato y empezar a repartir caramelos.

images-14

Se puso una sudadera y fue a la cocina a coger las bolsas de golosinas y llevarlas junto a la puerta así no tendría que ir tantas veces a la cocina. Dejo las chucherías y se sentó en el sofá a esperar que llamaran a su puerta.

No pasaron ni cinco minutos y sonó el timbre, se levanto y abrió la puerta pero para su sorpresa no había nadie. Miro a un lado y a otro y nada, así que sonrió y cerro la puerta. Sera la broma de algún niño, (penso).

Pocos minutos después volvió a sonar el timbre y repitió la misma operación . Se levanto y volvió a abrir la puerta y otra vez no había nadie . Empezó a ponerse nerviosa. ¿Quien estaría gastándole esta broma? ¿Cuando iban a empezar a venir los niños a pedir caramelos? Un sentimiento de angustia le recorrió el cuerpo, tenia muchas ganas de que acabara esa noche.

Sonó el timbre, con el pulso acelerado fue a abrir la puerta al abrirla vio a tres niños pequeños disfrazados de demonios . Su pulso se normalizo y muy contenta le dio a los niños tres bolsas pequeñas de golosinas. Muy contentos los niños se alejaron de la casa y Paula se quedo contemplándolos hasta que de repente una voz a su espalda dijo:

“Cariño, estoy aquí”. Paula asustada se dio la vuelta y para su asombro estaba viendo a su marido de pie junto a ella con una careta en la mano. No tenia la cara desfigurada como después del accidente estaba como siempre ahí delante de ella. Cerro los ojos y los apretó pero cuando los abrió la figura de su marido había desaparecido de su vista.

Muy nerviosa entró en la casa, se sentó en el sofá y se puso a pensar en lo sucedido cuando de repente volvió a sonar el timbre. Abrió la puerta y había un grupo de niños pidiendo caramelos. Como hizo anteriormente, le dio una bolsa a cada uno y cerro la puerta . Al darse la vuelta volvió a ver a su marido volvía a estar ahí frente a ella.

Esta vez alargo la mano para tocarlo pero sus dedos atravesaron a la imagen que tenia frente a ella. Y como por arte de magia se desvaneció.

No podía ser , pensaba, una vez podía ser un error, una alucinación fruto del estrés y del cansancio pero dos… Todo esa noche era muy extraño. Decidió meterse en la cama, se tomaría una pastilla con una infusión y se acostaría. De repente se encontraba muy cansada.

Se puso el pijama y se metió en la cama pero cuando estaba medio dormida sonó el timbre de nuevo. Se dio media vuelta en la cama y se dispuso a seguir durmiendo hasta que de repente volvió a oír “Cariño, estoy aquí” De un salto se sentó en la cama y a sus pies de pie se encontraba la figura de su marido.

Ahora no tenia dudas , estaba viendo a su fantasma . El timbre volvió a sonar de nuevo y el fantasma de su marido comenzó a decirle “Solo tengo la oportunidad de comunicarme con los vivos esta noche, vamos, abre la puerta , dale caramelos a los niños, disfrutemos de la noche de Halloween como todos los años.

Con cierto miedo se levanto, se puso una bata y fue a abrir la puerta para seguir repartiendo caramelos. A su lado estaba su marido, ella no sabia porque pero se había dado cuenta de que solo ella lo veía.

images-16

Así que juntos estuvieron repartiendo caramelos hasta bien entrada la noche. Antes de que saliera el sol el marido le dijo : “Paula , nuestro tiempo se acaba, tengo que irme. Recuerda lo bien que nos lo hemos pasado esta noche. El año que viene vendré a visitarte. Si por alguna razón no vengo, tu sigue celebrando este día como siempre y que sepas que desde donde estoy puedo verte y quiero que sobre todo seas feliz.”

Dicho esto desapareció. Desde aquel día Paula y Juan celebran juntos la noche de Halloween. La noche en la que los muertos y los vivos comparten dimensión.