muerte

Leyenda de Bassano, un jarrón maldito.

Posted on

El mundo del misterio y lo paranormal no sólo está limitado a registrar fenómenos paranormales en casas encantadas, a discernir si hay actividad ovni o no, a si esta en marcha una conspiración u otra o todas a la vez… Hay un universo de Misterios dentro del campo de lo paranormal y del que os voy a hablar hoy en cuestión es de la categoría de los objetos malditos.  Objetos que vienen con una maldición, una posesión, una impregnacion , realmente no sé ni como calificarlo, no se como definir la naturaleza de la fuerza que puede poseer  un objeto que contenga un  mal tan poderoso que es capaz de dañar o matar a quien lo posee.  

Os voy a contar la historia del jarrón Bassano , una historia del siglo XIV  trágica y a la vez triste, juzguen ustedes. Cuenta una leyenda Italiana que el Jarrón de Bassano fue un hermoso jarrón de plata regalado a Evelinda, una hermosa joven hija de una acaudalada familia Italiana  poco antes de contraer nupcias . Durante la fiesta que se había celebrado la noche antes del enlace ,  Evelinda, muy contenta porque al día siguiente vería echo su sueño realidad,  fue regalando a cada uno de los presentes una rosa en señal de su alegría. Uno de los asistentes  le regalo el florero Bassano  para que el día de su boda , ésta lo llenara de las  flores que fuera recibiendo . Regalo para una boda que nunca se celebró ya que la novia amanecio muerta tirada en el suelo con el jarrón entre las manos la mañana de la boda. Su madre fue la que la encontró inexplicablemente sin vida y con el jarron lleno de sangre. Imagenense el dolor de la familia, una boda convertida en funeral. La familia , afincada en Napoles, pasó a ser heredera del jarrón y con el , de su maldición.  Iba pasando de mano en mano, de familiar en familiar pero no porque nadie quisiera tener ese hermoso objeto en su poder , sino porque cada portador del jarrón acababa muriendo en extrañas circunstancias . Al haber aumentando notablemente el número de decesos desde que eran poseedores del objeto ,  los pocos familiares que quedaban tomaron la decisión de deshacerse de él  pues daban por hecho que estaba maldito y lo enterraron  para siempre .

Paso el tiempo y todo volvió a la normalidad, hasta que un buen día en el año 1.908 , un hombre encontró accidentalmente el jarrón excavando en suelo de los alrededores del patio de su casa. Dentro del jarrón había una nota que decía asi: ” Ten cuidado, este jarrón trae la muerte”. Tras leer la misiva , el hombre arrugó el papel y lo tiro lejos, decidió no llevarse el jarrón a casa pero viendolo tan bonito y de plata no quiso descartar la oportunidad de sacarse un dinero extra con él. 

Lo limpio y se acercó a una casa de subastas con él para ponerlo a la venta, y vendido fue , por nada más y nada menos que 2.500 dólares  ( que en aquellos tiempos era bastante dinero).  Su nuevo propietario fue un farmacéutico que murió tan sólo tres meses después de comprar el jarrón . El segundo propietario fue un joven cirujano de tan sólo 37 años que murió también dos meses después de hacerse con el objeto. Del tercero poco se sabe pero murió a los dos meses de tenerlo en su poder y la cuarta y última víctima solo le duro uno. 

La policía no podía encontrar lógica a que el Jarrón apareciera siempre cerca del posible escenario de un crimen , aunque después todos los forenses llegaban a la conclusión de que habían muerto de muerte natural, pero ni el dictamen de un forense podía cambiar de idea al cuerpo de policía que estaba al mando de la investigación . Ellos, para seguridad de los ciudadanos volvieron a enterrar el Jarrón Bassano para que nadie lo vuelva a encontrar.

Si alguna vez , encuentras en medio de un bosque o de un lugar apartado un jarrón de plata,  acuérdate del Jarrón Bassano: Ese jarrón trae la muerte.  



La gitana que murió de amor . 

Posted on Actualizado enn

La historia que voy a contaros ha ido pasando de generacion en generacion durante mas de cien años y dice asi:

Cuenta la leyenda , que en Quetzaltenango, Guatemala , vivía hace muchos años una gitana que poseía una gran belleza , ésta llamada  Vanushka era la protagonista de Odisea el show principal  del circo en el que trabajaba ya que era el que más seguidores  tenía.  Todos querían contemplar la belleza de la gitana y como no, verla en escena. Se hacía grande cada vez que pisaba la pista y domaba a aquellos enormes animales, tigres, leones, leopardos…

Cuentan que un buen día llego al circo el hijo del gobernador . Entusiasmado contemplando la función paso media tarde hasta que salió al escenario Vanushka, acompañada de sus enormes y fieros animales que seguían a pies juntillas las órdenes de su ama . El joven quedó prendado de su belleza y admiró sin perder detalle cada uno de los ejercicios que la gitana realizaba con las fieras . Para terminar el número en cada función pedía la colaboración de alguien  del público y ese día el ayudante de la gitana fue el hijo del gobernador que se había ofrecido voluntario con la razón de estar más cerca de ella y poder intercambiar alguna que otra frase. Al acabar la función el joven pidió permiso para pasar al camerino a felicitar a Vanushka y allí, cara a cara , cuando el le cogió la mano y cruzaron sus miradas tanto uno como el  otro sabían que eran almas gemelas destinadas a estar juntas . 

Desde ese día el joven asistía cada tarde a la función y así, poco a poco el hijo del gobernador y la  Vanushka comenzaron una historia de amor . Una historia de amor furtivo, prohibido , pero era algo que desde un principio ambos sabían. Vivieron una bonita historia de amor hasta que las familias de ambos estuvieron al conocimiento de la relación.  Los padres de la gitana le decían que ese amor no le convenía, que sólo le causaría dolor. Que eran de mundos diferentes, que su mundo era el circo. Los padres de el le decían que era una simple gitana , que la dejara , que como podía su apellido mezclarse con alguien del circo, que que era ésa tontería del alma gemela … El gobernador no creía en el amor y ellos, se amaban.

Era tanto el amor que se profesaban que seguían viéndose a pesar de saber que tenían a la familia en contra. Un día el gobernador se entero de estos encuentros furtivos y enfadado por desobedecer sus “consejos” , decidió mandar a su hijo a España para alejarlo de la muchacha y el joven jamás acudió a la cita . Ni tan siquiera pudo decirle adiós. La gitana al ver la ausencia del muchacho comenzó a llorar y a llorar de pena, los dias pasaban y el circo tenia que partir pero Vanushka se nego y se quedo ahi , llorando , esperando a su amado. Dicen que tanto y tan fuerte lloro que se le paró  el corazón .

La tumba de Vanushka es muy venerada en Guatemala más concretamente en el Cementerio Central de la ciudad de Quetzaltenango  . Allí acuden cientos de personas a pedir que los ayude a encontrar un amor perdido y dicen que Vaniuska los ayuda. 

Bonita leyenda, triste y a la vez hasta podíamos decir “increible”. ¿ De amor se puede morir? En estos días raros son los casos, ¿ será que no sabemos amar? ¿ Qué ya el amor  no es tan puro como antaño? Me gustaría pensar que si , que si podemos amar con tal intensidad y con tanta necesidad. ¿ Será esa la cuestión? ¿El desapego? 

Anabel Reyes Directora y presentadora de Los Misterios de Anais (LMDA) 

 

Las Brujas de San Fernando (Crónica negra)

Posted on

image

Hoy vamos a hablar de un escabroso asesinato cometido muy cerquita de mi casa, a unos 21 kilometros, en San Fernando , Cadiz. Clara García Casado vivía en San Fernando (Cádiz) y tenía 16 años ese 26 de mayo del tan señalado año 2000. Tenía, también, un novio: Manuel Alejandro. Tenía, además, un buen grupo de amigos y amigas, entre las que había dos, Raquel e Iria, a las que no veía desde hacía tiempo. Ya se sabe, la vida, tener novio, conocer a otros amigos, gustos diferentes. Pero la amistad seguía ahí, perduraba, y ahora las iba a volver a ver. Ese mismo día. Dejaría a Manuel antes de la cena para encontrarse con ellas porque Iria la había llamado para echar unas risas recordando sus correrías en común y salir juntas de nuevo.

     Clara estaba entusiasmada. A Manuel le parecía que ese dia no tenía otra conversación. Se había estado riendo de las veces en que había practicado la Oui-ja con ellas.  Clara también le dijo a Manuel que le preocupaba Raquel, porque tenía que repetir curso.

     Así que Clara se fue a su casa y Manuel se marchó preocupado cuando la dejó porque no le gustaban mucho sus amigas. Pensaba que eran una mala influencia para Clara. Eran raras, todo el mundo lo decía. Vestían siempre de negro, eran fanáticas del espiritismo y habían tallado en sus pupitres del Instituto una tabla de Oui-ja.

     A las 21:30, Clara llamó a Manuel (a través del teléfono  fijo. Hace 15 años no era tan común que todos los adolescentes tuvieran un móvil del que estar pendientes –o depender- todo el tiempo, como ocurre en nuestros dias) y le confirmó que salía hacia su cita con sus antiguas amigas. Le dijo también que iban a ir a un descampado conocido como “El Barrero”. Hacia allí iban Clara y Raquel cuando su amigo Gorka las vio, con una litrona de cerveza y muy contentas, ir hacia el encuentro de Iria, que las estaba esperando en el lugar de la cita, esa fue la última vez que se vio a Clara con vida.

Hacia las tres de la mañana los padres de Clara se ponen en contacto vía telefónica con Manuel preguntando por Sara. Sara no estaba en casa, Sara no estaba con Manuel , aquí empieza la pesadilla.

   

image

Apasionadas al ocultismo y la brujería, Iria y su amiga Raquel Carlés Torrejón, habían reconstruído con las cartas del tarot, el crimen que iban a cometer aquel 26 de mayo, en el descampado del Barrero. En su casa la policía encontró la carta que representa a la doncella, desplomada bajo la carta de la luna, junto la carta de la torre… Como una burda dramatización esotérica del brutal asesinato de Clara García Casado, que murió a la luz de la luna, y a la sombra de la torre del cuartel de infantería de San Fernando, porque dos amigas adolescentes querían saber que se sentía al matar…

Se habían afanado en prepararlo todo: el escenario del crimen, el arma homicida y las excusas, pero el profundo corte que una de ellas tenía en uno de sus brazos fue determinante para que los policías se convencieran de que I. S. G. y R. C. T., de 16 y 17 años, mentían y podían estar involucradas en la muerte de Clara G. C. Hasta que los agentes vincularon la herida con el forcejeo que se produjo durante el apuñalamiento, la coartada fabricada por las dos chicas en la noche del crimen anterior a su interrogatorio no presentó fisuras.

Los investigadores creen que I. S. G. recibió en el antebrazo un navajazo que iba dirigido a la víctima. En otra muestra de sangre fría inaudita, fuentes cercanas a las pesquisas aseguran que, horas después del suceso, la joven se autolesionó en la misma zona del brazo con un cristal para justificar la lesión.El relato de los hechos que habían elaborado en el domicilio de I. S. G. casi tres horas después de que supuestamente asestaran 18 puñaladas a su ex compañera de clase y de la que habían sido buenas amigas en el pasado, funcionó inicialmente. Las coartadas están manuscritas por I. S. G. en unas cuartillas que la policía halló entre los cajones de su habitación. En sus primeras declaraciones ante la policía antes de ser detenidas defendieron su historia ficticia. Después, ambas se autoinculparon.

Los hechos reales y los inventados comienzan a distanciarse hacia las 21.00 horas. Según la versión pergeñada por las jóvenes, antes de encontrarse con Clara compraron una litrona de cerveza en un establecimiento próximo al descampado de El Barrero, en San Fernando, donde ocurrieron los hechos y el novio de Clara encontró el cadáver el sábado por la mañana. En su coartada, aseguran que se vieron con la víctima hacia las 21 horas y que 15 minutos después, ésta y R.C.T. discutieron. Según su versión, la chica asesinada dejó el lugar poco antes de las 21.30 horas.

En realidad, se calcula que a esa hora estaban supuestamente perpetrando el macabro asesinato. Así lo confirma uno de los testigos: el soldado que hacía guardia en una garita del Observatorio de la Marina y que declaró haber escuchado “jaleo” a esa hora. Fuentes de la investigación añaden que el soldado oyó decir a una chica: “¿Qué me habéis traído aquí, para matarme?”. No vio nada pero alertó al oficial de guardia, quien restó importancia al suceso.

En las cuartillas las jóvenes habían escrito que se quedaron en El Barrero hasta las 23.00 horas, con el objeto de “pillar” hachís para una amiga; que después se marcharon hacia la zona de copas para buscar a unos conocidos que celebraban un cumpleaños. Pero lo que parece cierto es que entre las 22.00 y las 23.00 horas acudieron a sus casas para cambiarse de ropa. Los trajes sucios se los llevaron a casa de I. S. C., donde la policía los encontró al día siguiente, lavados y tendidos pero con restos de sangre. La navaja la dejaron clavada en una maceta en casa de R.C.T.

Una vez que creían eliminadas las pruebas, fueron a buscar a los amigos de fiesta. No los encontraron pero tomaron copas por su cuenta. La policía cree que esa parte de la versión es cierta: bebieron, pero después de haber segado la vida de Clara.Cuando regresaron a casa de I.S.C. escribieron sobre el papel las explicaciones y las justificaciones que ofrecerían a la policía en el caso de ser interrogadas, una labor que se prolongó algo más allá de las 0.30 horas, cuando, en teoría, se habían echado a dormir en una cama nido.

Al mediodía siguiente, cuando ya había sido hallado el cadáver, a las 14.00 horas, en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de San Fernando el padre de Clara clavó su mirada en los ojos de R.C.T. y le espetó: “¿Qué le has hecho a mi hija?”, a lo que la chica, que aún no estaba detenida, respondió: “Yo no he sido”. La madre de la niña asesinada fue más allá y cogió a I.S.C. por los pelos en un ataque de rabia. La madrugada se había llevado por delante las coartadas inventadas.

Los inspectores de homicidios querían cerciorarse, siguiendo la pista gallega, de que aquel crimen incomprensible no tuviese ninguna conexión, a través de Iria, con alguna secta o culto satánico gallego que pudiese estar conectado con aquel asesinato absurdo. Pero no existía tal conexión. No había ninguna explicación ritual, ni esotérica, ni sectaria que  ayudase a comprender aquel brutal asesinato. Y eso es lo que lo hace más horrible…

Matar es un placer
“Las brujas de San Fernando”, como han pasado a la historia criminal española Iria Suarez y Raquel Carlés, llevaban meses fantaseando con la idea de matar. En diciembre de 1999 Iria había escrito a Raquel: “¿Quieres matar? Lo haremos, sólo dime a quien…”. En abril del año 2000 Jose Rabadán, otro joven de 16 años, aficionado al ocultismo, asesino a toda su familia con una espada samurái. El “asesino de la katana” se convirtió en un icono para las “brujas de San Fernando” que, según me confirmaron los policías, habían escrito varias cartas al joven, y tenían incluso el teléfono de la prisión donde se encontraba recluido. Fue el detonante para ejecutar su fantasía homicida. Si el pudo hacerlo, nosotras también… Y lo hicieron.

Se puede hacer un minucioso recorrido por todo el proceso, pero no se encontrará nada más que el hecho. Sólo unos meses antes , las tres -Klara, Raquel e Iria- lloraban abrazadas ante el tablón que anunciaba que Raquel tendría que repetir curso. Unos meses después Klara, la que no paraba de dibujar unicornios y fabular con magia blanca, se separaba de Iria y Raquel, que alardeaban de su magia negra, para irse con un chaval atractivo y deportista. Se iniciaba un proceso que se abre cada primavera en las muchachas. Juegos de amor. La perversidad de las asesinas también era un juego. Un juego psicótico.

A la hora del juicio, había poco que dilucidar. Los testimonios demostraron cómo esa noche Iria y Raquel organizaron todo para matar. Llevaban un tiempo dándole vueltas a la cabeza. Iria llegó a decirle a Raquel unos días antes: “¿Quieres que mate a ésta? Mataré por ti”. Estaban sus lecturas, los cuentos retorcidos que encontraron en su ordenador y que ella había escrito, según quienes los han leído, con notable estilo literario. En sus apuntes se lee: “Me he sentido muy alegre de saber que tengo a alguien que me protege. Al llegar a casa tuve que salir a comprar a la tienda, era como si alguien me abrazara en ese momento. Me siento acogida. En el cuarto hay algo o alguien, no esta vacío y me reconforta”. Estaba hablando de Demon, su demonio de guardia. Demon era una gran fabulación en una vida fabulada, la vida de una adolescente obsesionada por la muerte, por la otra frontera.

La ley dice que entender esa frontera tiene una edad. 18 años. Si Raquel hubiera obedecido a Iria sólo doce meses más tarde, estaría aún en prisión. Doce meses después, con un curriculum académico descorazonador, con una vida familiar que coqueteaba con el abismo, con un complejo de fealdad inasumible, quizá también habría matado. Según los testimonios que se han podido recoger en el centro de Carabanchel en el que estuvo recluida, Raquel entró en una situación de shock. Sus 17 años, y no 18, le dieron otra oportunidad.

El debate se reproduce cada vez que un menor comete un crimen. La última vez que se han vuelto a escuchar los mismos argumentos a favor y en contra ha sido hace unos meses, después de que la niña Cristina Martín, de 13 años, fuera encontrada en un hoyo de la población toledana de Seseña. Había sido asesinada por una compañera del instituto, de 14 años. Pero nunca el ruido fue tan fuerte como los días que siguieron a la muerte de Klara. Seguramente tuviera que ver ese enfrentamiento entre niñas malas y buenas, entre los unicornios y Demon. Era inexplicable. Todo había sido preparado para degollarla, para asestarle 32 puñaladas. Las asesinas no tenían dudas de que iban a matar. El padre de Klara tachaba la ley de “injusta. Queremos que se haga justicia, algo imposible con esta nueva ley lamentable”. 

image

La ley no podía haber tenido peor estreno. Entró en vigor en enero de ese mismo año, sólo tres meses antes de la muerte de Klara. Urra, el psicólogo que habló con Iria y Raquel, fue preguntado tras la muerte de Cristina en Seseña por la Ley del Menor. Recordó que es una buena ley, que en estos diez años ha reinsertado al 87% de los jóvenes condenados. Y entonces se acordó de Klara: “Lo que ocurre es que en casos como el de Klara no se puede entender que tengan unas penas tan breves. Endurezcamos las sanciones, pero tendremos a más menores con más tiempo privado de libertad y no evitaremos más delitos. Si no hay desarrollo moral, los chicos pueden ser muy peligrosos”.

Todos los informes realizados en el último periodo de su breve reclusión dicen que Iria y Raquel no parecían peligrosas para la sociedad. Porque ya no eran adolescentes, porque ya no eran menores. Extraña madurez. Pero es imposible, diez años después, saber qué pasó por la cabeza de estas dos jóvenes mujeres anónimas en la mañana del 26 de mayo de 2010. Despertarse y recordar: “Soy una asesina”.

Por desgracia, tras un amplio porcentaje de los crímenes que llegan a los titulares de prensa con la etiqueta de “satánicos” no hay más que esto. Una empatía morbosa, casi lasciva, un lujurioso afán de trasgresión, rebasando todas las fronteras morales y racionales. Matar solo por el placer de sentir el poder divino de decidir sobre la vida y la muerte de un ser humano inocente. En realidad, este planteamiento tiene mucho de satánico, aunque no exista un culto organizado detrás de esos crímenes. 

http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/301704/acerca/klara.html

http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2005/503/1117922404.html
http://elpais.com/m/diario/2000/06/01/espana/959810423_850215.html

http://agendadelcrimen.blogspot.com.es/2015/07/iria-y-raquel-las-brujas-de-san-fernando.html?m=1

http://andaluciainformacion.es/m/?a=31342&friendly_url=san-fernando&t=Las%20dos%20asesinas%20de%20Klara%20Garc%C3%ADa%20disfrutan%20de%20libertad%20desde%202006

https://ladyalcon.wordpress.com/2011/01/13/el-crimen-de-san-fernando/

http://www.diariodesevilla.es/article/andalucia/713970/haday/las/brujas.html

“Little Bastard”, el coche maldito de James Dean.

Posted on Actualizado enn

image

1. “Vive rápido, muere joven y deja un cadáver bonito”, James Dean.

Hay pocos actores que con tan solo tres películas, llegaran a ser una leyenda, ese es James Dean, y quizás parte de esa leyenda la tuvo su muerte a la temprana edad de 24 años. ¿La culpa?, su Porsche  550 Spyder, un coche que para muchos está maldito. Quizás no falten motivos para creerlo.

James Byron Dean nació en Indiana , Estados Unidos, el 8 de febrero de 1931, y a pesar de una infancia atormentada, todos le conocemos por su presencia en la gran pantalla, donde saltó a la fama en 1954 con “Al este del Eden”.

En lo más alto del “Star System”de Hollywood y conociendo una inusitada fama, comenzó a rodar su segunda película, “Rebelde sin causa” , cuyo éxito alimentaría su estrella. Gracias a su posición económica se compró su primer Porsche, un Spedster 356 y comenzaría  a competir en carreras atraído por el mundo del motor, pero cuando comenzó a filmar su última película, “Gigante”, adquirió su posesión más preciada y la que acabaría con su vida.

image

El 21 de septiembre de 1955 compró el exclusivo y limitado Porsche 550 Spyder, de 110 caballos, con motor de doble carburación, propulsión trasera y capaz de alcanzar 225 km/h, algo extraordinario en la época,  con carrocería de aluminio de solo 550 kg que le hacían extremadamente ligero y endiabladamente complicado de conducir. Tal vez por ello, Dean lo bautizó como “Little Bastard” (Pequeño bastardo). El número de bastidor del coche era 2Z77767, un número que según algunos expertos en numerología, traería mala suerte.

Curiosamente, una semana antes Dean, al que le encantaba pisar el acelerador,  grabó un anuncio para televisión en el que advertía a los jóvenes sobre los peligros de la velocidad.

El 30 de septiembre, nada más finalizar el rodaje de “Gigante”, se encaminó con su nuevo coche  enganchado en su ranchera, a una competición en Paso de Robles (California). Su amigo Bill Hickman iba con él, su mecánico Rolf Weutherich y el fotógrafo Sandford Roth les seguían en otro coche.

Casualidad o no, antes de llegar, Dean quiso rodar el coche ya que había pasado horas poniéndole a punto e instalando un cinturón de seguridad. Lo desenganchó de su ranchera y se puso al volante para rodarlo tranquilamente, mientras Rolf , su mecánico, hacía de copiloto.

La noche anterior dejó su gato a su amiga, la recientemente fallecida Elizabeth Taylor, pues tenía el extraño presentimiento de que algo malo iba a pasarle. Y así fue. De hecho una de las frases más famosas del actor: “Vive rápido, muere joven y deja un cadáver bonito”, se haría tristemente real en su caso.

image

Al  llegar al un cruce entre las rutas 41 y 46 en la localidad de Cholame, California, sobre las 6 de al tarde,  un Ford Custom Tudor Coupé conducido por Donald Turnupseed, un joven estudiante de 23 años, uno menos que Dean, se dirigió hacia el coche del actor a gran velocidad. Dean trató de esquivarlo, pero no pudo.  El golpe fue brutal, el Porsche salió despedido y lanzado contra un poste. Dean iba a 89 km/h, una velocidad legal en la zona.

James Dean murió por rotura de cuello y otras lesiones internas, su mecánico, Rolf, salió despedido se rompió la mandíbula, la clavícula y una pierna y Donald, el conductor del Ford solo se había roto la nariz y dislocado un hombro.

Un terrible accidente que acabó con la vida de Dean, pero que supuestamente fue el origen de una serie de extraños acontecimientos más, que hacen creer que ese coche esta maldito. Comienza a circular un extraño rumor que culpa a la ex novia de Dean, Maila Nurmi, conocida como “Vampira”, y que fue abandonada por el actor cuando este alcanzó la fama, de ser la causante del accidente a través de ritos de magia negra. El propio Dean años atrás reconocía en una entrevista la atracción que esa chica tenía por las fuerzas de la oscuridad, y el dinero con el que se compró “Little Bastard”, iba a ser para comprar la casa de ambos.

Un famoso restaurador y diseñador  de coches llamado George Barris, compró los restos del Porsche por 2.500 dólares, y nada más llegar a su taller, las cuerdas que lo sujetaban cedieron y el coche aplastó las piernas al operario de la grúa. Barris vendió los restos del coche por partes.

image

Dos de las ruedas fueron a parar a un coche de competición, y el día de la carrera, los dos neumáticos reventaron y el coche se estrelló dejando al piloto en coma.

image

Lugar del accidente donde Dean perdió la vida.

El motor se vendió a Troy McHenry y la caja de cambios a William Eschrid, dos aficionados a las carreras. Poco después, cuando uno competía contra el otro, McHenry perdió el control y se golpeó contra un árbol, muriendo en el acto. Eschrid quedó gravemente herido en la misma carrera al perder el control en una curva por fallo mecánico.

image

Memorial a unos metros del lugar del accidente.

Una tarde, un joven que pretendía robar una parte del coche para tener un objeto de la estrella, perdió el brazo en el intento de robar el volante, y el resto de la carrocería fue usada por la policía como ejemplo de los peligros de la carretera. El Porsche se guardaba en un garaje privado, que una noche ardió, y todos coches quedaros carbonizados, todos excepto extrañamente uno,  adivinad cual.

Luego en otra exposición, el coche se cayó sin motivo aparente del expositor y rompió la cadera a un visitante del museo. Su todavía dueño, Barris, cansado de poseer esa fuente de extraña mala suerte, decidió llevarlo al desguace. En el camino, un coche chocó contra el camión que lo transportaba y el conductor murió. El coche intentó ser trasladado otras dos veces, pero volvió a caerse sin causar heridos. Es en este punto cuando se pierde la pista y se crea confusión, varias teorías dicen que el coche se perdió, otras que fue reconstruido para un museo en 1960, y la mayoría cree que los restos están en una caja en un sótano del Historic Auto Attraction Museum (Illinois, EEUU), donde nadie se atreve a tocarlo.

image

Por cierto, dos que no habían muerto al instante,  Donald, el chico que conducía el otro coche que chocó con Dean, murió de cáncer en 1995, y el copiloto del actor, Rolf, murió en accidente de coche en Alemania en 1981 tras varios intentos de suicidio.

Así que, coincidencia o maldición, hay coches a los que es mejor no acercarse.

Fuentes:

http://shionforever.com.ar/2009/10/el-pequeno-bastardo-de-james-dean/

http://motor.terra.es/ultimas-noticias-actualidad/articulo/coches-malditos-mito-realidad-49284.htm

 http://s1.elforo.de/milenarios/viewtopic.php?t=8128&sid=e264dfec70d50af3c4e4c5beba6b5723

 http://es.wikipedia.org/wiki/James_Dean

 http://expedientesxxl.blogspot.com/2009/05/la-muerte-de-james-dean.html

 http://multiplemaniacs.wordpress.com/2010/01/21/little-bastard-el-coche-maldito-de-james-dean/

http://misterios.co/2011/04/07/little-bastard-el-coche-maldito-de-james-dean

Creepypasta: “El juego del farsante”.

Posted on Actualizado enn

 

image

Alguna vez han oído hablar de: “¿El juego del farsante?”. Para jugar a este juego es necesario estar completamente solo, y el reloj debe marcar las 2:00 A.M. Debes salir de tu casa y comprobar de que la luna esta COMPLETAMENTE LLENA, mientras la ves, tienes que la frase: “No estoy vivo ni tampoco muerto, mi familia vive por mi, y yo por mi familia. Mi alma esta dentro de mi, pero esta noche, me la robara un farsante”. Vuelve a tu casa y cierra la puerta principal con llave. Terminada la oración, apaga todas las luces, la casa debe estar completamente oscuras, camina hacia donde haya algún teléfono, y marca los siguientes números separados por un asterisco: “03*888*777*666*098*666”

Espera a que suene el tono, luego de los seis tonos, escucharas una voz diciendo tu nombre, no cuelgues. Deja el teléfono donde esta y sal de nuevo a observar la luna, si la luna no esta en el cielo, debes correr hacia donde esta el teléfono y decir fuerte las siguientes palabras: “No estoy interesado”, y cortar la comunicación, de lo contrario sufrirás un destino PEOR a la muerte, si llegas a donde esta el teléfono y esta apagado, eso significa que estas por vivir la peor experiencia del mundo, sentirás un dolor insoportable en las piernas, tan fuerte que no podrás quedarte en pie. Luego caerás al suelo rendido y sin esperanzas, veras como una figura inmensa se asoma hacia ti por las paredes, después de eso, nadie sabe que sucede contigo.

image

Hay muchos casos de desaparecidos por jugar al juego del Farsante. Si llegas a salir y la luna esta de un color mucho mas rojo que el del normal, eso significa que eres alguien con suerte, y el farsante solo quiere asustarte. Vuelve a donde esta el teléfono y di: “Señor farsante, usted puede pasar”. A continuación, agarra un cuchillo, o cualquier cosa filosa, y ve a esconderte debajo de tu cama, ya que el farsante no puede agacharse, en ese preciso momento, escucharas como se abre violentamente tu puerta principal, y entrara corriendo a la habitación donde tu estas. Trata de no hacer nada de ruido, porque si te atrapa, las cosas que te harán serán terribles, imposibles de explicar, se quedara en esa habitación un buen rato buscándote así que no hagas nada de ruido.

Hay dos maneras de terminar con el ritual sin salir lastimado, debes volver a donde esta el teléfono sin que te atrape en el camino, cortar la comunicación y llamar rápidamente al mismo numero. Esta vez escucharas dos tonos y la misma voz de antes diciendo tu nombre seguido de el nombre de la habitación en donde se encuentra el farsante, no cortes el teléfono y corre hacia la habitación y prende la luz, de esa manera, el Farsante se desvanecerá. Después de eso, puedes prender todas las luces, pero antes apaga tu teléfono y vuelve a prenderlo. De lo contrario perderás tu alma para siempre. Si durante el ritual alguien toca el timbre, o toca la puerta, el farsante ira por el y lo asesinara brutalmente, así que debes estar seguro que nadie te visite durante el juego. La segunda forma de terminar con el Farsante, es clavarle el cuchillo que tomaste antes de irte en medio de su pecho, pero trata de no mirarlo fijo a los ojos, porque veras el terror reflejado en esos ojos rojos y luego caerás desmayado, después de eso, nadie volverá a verte jamas. Pocos lo han visto a los ojos, pero nadie a sobrevivido. Si tu quieres invocarlo, ten mucho cuidado, no me hago cargo de las cosas que te puedan pasar, y recuerda. No lo mires a los ojos, porque si lo haces, esa sera la ultima cosa que veras de él.

http://es.creepypasta.wikia.com

anabel