niña

La chica suicida. (Creepypasta)

Posted on Actualizado enn

image

Dale una mirada a la imagen de arriba ,recientemente descubrí esta imagen y su historia en una publicación coreana. La historia es esta, en Japón poco antes de que una adolescente cometiera suicido, dibujo esta imagen, la escaneo y la publico en línea. En Corea esta historia se desato y se esparció como un incendio.

Hay muchos mensajes recorriendo undefined en foros coreanos que dicen que el espectador se ve inmerso en los ojos azules de la chica, dicen que se puede detectar una pista de odio y tristeza dentro de sus ojos. Tal vez la chica murió con mucha tristeza y enojo que su espíritu embrujo la imagen, o tal vez la imagen provoca tristeza, similar a la canción «Gloomy Sunday» (canción escrita por el pianista y compositor autodidacta húngaro Rezső Seress en 1933 que según la leyenda urbana provoco un gran número de suicidios).

El elemento raro es este, dicen que es difícil para una persona mantener fija la mirada en los ojos de la chica por más de 5 minutos, hay reportes que algunas personas han tomado sus propias vidas después de hacer esto. La gente dice que la pintura cambia, conforme la ves parece como que una sonrisa burlona aparece en los labios de la chica o que un anillo oscuro crece alrededor de la chica o de sus ojos.

Algo es seguro, la imagen ha despertado uno curiosidad en mi que debo de saber, siento una presencia cuando miro la imagen, si es malvada o no, no puedo juzgarlo. Me gustaría saber que es lo que la comunidad global en línea siente y tal vez incluso algunos expertos en arte pudiesen responder por qué los ojos de está imagen pueden atraer al espectador tan profundamente.

http://creepypastas.com/suicide-girl.html

http://m.taringa.net/posts/paranormal/11210960/Suicide-girl-Creepy-pasta-ultimo.html

anabel

Leyenda urbana chilena: LA NIÑA FANTASMA Y LA ENTIDAD DEMONIACA.

Posted on Actualizado enn

image

En el año 2002, a una familia del barrio Recoleta le ocurrió un suceso que alteró para siempre sus vidas.
La familia estaba constituida por el matrimonio y dos hijos, un varón de 19 años y una niña de 11.
Desde que llegaron a residir en la casa, el joven comenzó a percibir la presencia de una niña pequeña que a veces lo observaba desde una esquina de su habitación.

Esto provocó que este joven comenzara a deprimirse, porque en principio no se atrevió a contar estos hechos a sus padres, temiendo haber perdido la razón.

La madre, funcionaria de un hospital santiaguino, se encontraba muy preocupada por los cambios en la personalidad de su hijo, quien ya no dormía y comenzaba a despreocuparse de sus estudios universitarios.

Un día el joven, no soportando más convivir con sus visones, le relató a su madre lo que acontecía diciéndole que veía personas que ya estaban muertas.

Cuando la madre debía cumplir con turnos largos en el hospital, este joven pasaba desde la Universidad a buscarla para luego ir juntos a casa, en esas oportunidades él solía ver a personas que los demás no percibían.

Muy grande fue la preocupación de esta familia y conociendo que una persona cercana tenía conocimientos de asuntos paranormales, por medio de una amiga mutua se contactó, buscando ayuda para su hijo.

Esta persona, concertó una reunión en el mismo hospital, ya que ella en ese entonces dirigía al Conjunto Folclórico del hospital, el cual funcionaba en la antigua Maternidad, que tiene una larga historia de aparecidos.
Durante esta cita, el joven le relató que esta niña no solo era visible, sino que interactuaba con él sacando los objetos que él dejaba en su velador y cambiando por las noches sus libros de lugar. La persona le hizo ver que lo que le estaba ocurriendo era algo natural, que forma parte de la evolución del ser humano, que se debía a un despertar de nuevas funciones cerebrales y que él no estaba solo ya que en la actualidad existían muchas personas con ese don, de ver personas que se encuentran fallecidas y que debía acostrumbrarse a convivir con ello, de lo contrario su vida dejaría de ser normal y enfermaría.

Pasó algún tiempo y las noticias de este joven hacían ver que ya todo estaba bajo control, hasta que un día ocurrió algo espeluznante.

Una tarde en que se encontraba solo en casa, recibió la visita de su novia.
Cuando ella llegó, el joven se encontraba durmiendo en su habitación del segundo piso, la joven subió las escaleras y al momento de ingresar al dormitorio se acercó a saludarle, en ese momento la cama comenzó a sacudirse violentamente, empujando a la joven hacia atrás con violencia.
Ella aterrada por lo que estaba ocurriendo trataba en vano de subir a la cama para socorrer a su novio, de pronto pudo ver con estupor cómo el joven comenzaba a elevarse en el aire, como si manos invisibles lo levantaran, para luego dejarlo caer.

Los jóvenes llenos de pavor salieron apresuradamente de la casa y esperaron a los padres en la puerta de calle, hasta que ellos regresaron.

Después de lo acontecido, este joven comenzó a ocupar otra habitación.
La familia completa fue testigo de cómo el televisor y el equipo de música se encendían solos aún sin estar enchufados. Igualmente podían observar cómo una especie de nube negra se desplazaba por la casa en forma reiterada.
Ante estos sucesos, nuevamente contactaron a la persona que anteriormente había aconsejado al joven hijo de esta familia.
Se concertó el día y la hora en que la casa debería ser rescatada de estas entidades.
El día anterior la señora concurrió a Misa y cumplió con el sacramento de la confesión y la comunión, preparándose toda la noche en oración para la batalla que debía ocurrir.

Al día siguiente, antes de dirigirse a la casa, concurrió a
Misa en la Catedral de Santiago junto a la madre del joven y a la amiga que había en común.
Luego se dirigieron a la casa en donde la familia debió ausentarse para llevar a efecto la ceremonia.

La casa era de esas antiguas, a las cuales se ingresaba por un largo pasillo en donde habían varias viviendas que eran arrendadas a otros inquilinos. La que correspondía a la familia afectada estaba situada en el fondo, separada de las demás por un pequeño patio.

Al llegar a ella, pudieron constatar que el perro, mascota de la familia, estaba afuera y se negaba a entrar a la casa
aullando y gimiendo en forma constante.
Ingresaron las mujeres y la señora que debía practicar el ritual le pidió a la dueña de casa y a la amiga que
permanecieran en el comedor y también les pidió que orasen en todo momento sin levantar la vista y que además no debían comentar con nadie lo que allí ocurriese.

image

La señora comenzó encomendándose al arcángel Miguel para su protección en la batalla que iba a realizarse.
Mientras esto ocurría, la señora sintió de pronto una presencia a sus espaldas y volviendo la cara pudo observar a
una pequeña niña que a su vez la miraba atentamente desde la
puerta de una de las habitaciones del primer piso.
La niña tendría alrededor de 6 o 7 años, rubia de cabello liso y estaba vestida con un largo vestido de un colores claros.

Entonces la señora que llevaba entre sus pertenencias un libro de oraciones, comenzó a recitar la liturgia de difuntos para ayudar a la niña a entrar en la luz, pero pudo ver cómo la amiga de la dueña de casa, amiga común, volvió la vista hacia el lugar en donde la señora estaba mirando a la niña, desobedeciendo así las instrucciones dadas.

Luego de concluida la primera ceremonia de transición de la pequeña, se aprontó a continuar con la limpieza de la casa.
Tomó en sus manos agua bendecida y una cruz, procediendo a recorrer todo el primer piso, habitación por habitación sintiendo cómo se le erizaba la piel cada vez que el nombre de la Santísima Trinidad era invocada y cómo una fuerza sobrenatural parecía querer detener sus pasos, cambiando la temperatura del lugar, sofocándola y provocándole fuerte dolor de cabeza.
Esta batalla debió ser suspendida un instante, ya que la señora tuvo que descansar.
Luego, procedió a subir al segundo piso.

Allí la presencia era más fuerte sobre todo cuando ingresó a la habitación del joven, puesto que en ese lugar sintió que la fuerza impedía su entrada como si algo espeso en el aire la empujase hacia fuera. A pesar de todo logró ingresar y completar el ritual.

Luego de casi tres horas de lucha constante, la casa pareció respirar, algo había cambiado, el dolor de cabeza desapareció, fue como si todo se iluminara. Allí la señora pudo sentir que la batalla había sido ganada y bajó al primer piso donde se encontraban las otras dos mujeres.
Sin más le indicó a la dueña de casa que hiciera ingresar a la mascota, quien también había dejado de aullar.
No bien abrió la puerta de acceso, el perro se precipitó hacia el interior, feliz, moviendo su rabo, y subió las escaleras recorriendo en alegre carrera todo el lugar.

image

Ya comenzaba a oscurecer cuando la señora y su amiga procedían a marcharse, no sin antes preguntarle a la dueña de casa sobre quiénes eran las personas que habitaban las otras viviendas, enterándose así que eran trabajadores del Cementerio General.

La explicación que la señora dio a los hechos acontecidos fue que era muy probable que viviendo tan cerca del citado cementerio, el portal que en esa casa estaba abierto por la presencia de la niña, había atraído a la entidad buscando quizá poder traspasar hacia la luz, por medio de la inocente pequeña.

La señora regresó a su casa y la intensa batalla provocó que durante varios días durmiera agotada.
La amistad que tenía con la mujer que hizo el contacto con la dueña de la casa, se rompió cuando pareció de pronto sentir un odio inexplicable por la señora con quien tenía una gran amistad.

Tal vez en esa casa algo le ocurrió, tal vez por haber desobedecido al momento de levantar la vista, nunca lo
sabremos, el caso es que ya nunca más volvió a ser la misma…

Leer más: http://todomiedo-chile.webnode.cl/cuentanos-tu-historia-de-miedo/

Leyenda urbana: ¿Conoces la maldición de Carmen Winstead?

Posted on Actualizado enn

image

Esta leyenda hace poco que circula por las redes, se habla que tiene su origen alrededor del año 2006. Los usuarios de las redes la utilizaban como cadena, mandándola a conocidos a través de correo electrónico y avisando de que si no lo difundían Carmen les haría una visita. Vamos a ver que hacéis cuando leáis la historia de Carmen…

Acababa la hora del almuerzo y la maestra le comunicó a sus alumnos que la junta directiva había planificado un simulacro de incendio en el cual todos debían participar.

No tardo en sonar la alarma y los alumnos salieron para reunirse en el patio. Era un día caluroso, con el cielo despejado y un sol que hacía arder la piel, llenando las frentes de los estudiantes con pequeñas gotas de sudor.

La maestra comenzó a leer la lista de nombres. Todos alzaban la mano y decían “presente” de forma mecánica, consumidos por el aburrimiento. Sin embargo, una chica de un grupo de cinco amigas se fijó en el hecho de que Carmen (una compañera de clase) estaba de pie junto a la alcantarilla, a la que le faltaba la tapa desde hacía semanas, y aún faltaba bastante para que la maestra leyera su nombre.

Sus ojos brillaron. Carmen estaba entre las últimas de la larga lista organizada en orden alfabético: ¿qué pasaría cuando la llamen si caía en la alcantarilla? “¡Carmen está en la alcantarilla!”, podrían corear y entonces todos reirían a carcajadas y la pobre Carmen sería el hazme reír. Quién sabe, incluso podrían terminar por bautizarla como “La Chica de la Alcantarilla”. La oportunidad de romper el aburrimiento y hacer historia era perfecta, así que les comunicó discretamente la idea a sus cuatro amigas y todas empezaron a agolparse en torno a Carmen, fingiendo torpeza para empujarla y hacerla caer sin que aquello pareciese premeditado…

La maniobra fue perfecta, Carmen apenas emitió sonidos de queja mientras la hacían caer y, cuando dijeron su nombre, las cinco chicas empezaron a gritar: “¡Ella está en la alcantarilla¡ ¡Ella está en la alcantarilla!”.

image

Un mar de carcajadas se desató, pero las risas empezaron a silenciarse cuando la maestra se acercó a ver y, antes de que emitiera palabra alguna, se giró y miró a todos con una mueca impregnada de angustia y terror. La situación no inspiraba risa alguna: Carmen había caído de cabeza en el hueco y al aterrizar su cabeza se había torcido hacia un lado en una posición totalmente imposible. Su cara casi sin piel después de haberse raspado contra las paredes de la alcantarilla en la caída y una mueca espantosa como si hubiera tratado de gritar y no hubiese tenido el tiempo suficiente.

La sangre se dispersaba en un charco que se mezclaba con el excremento húmedo y maloliente que impregnaba todo su cuerpo.
Las cinco chicas se acercaron a ver. Una lágrima asomó tímidamente en la mejilla de la autora de la broma mientras sus ojos atónitos contemplaban como una gorda cucaracha yacía sobre lo que alguna vez fue el rostro de Carmen, moviendo sus antenas como para ver si todo estaba bien. Pero nada estaba bien, y ella y cada una de sus amigas se sintieron como uno de esos repulsivos insectos cuando la Policía vino y determinó que Carmen tenía el cuello roto y estaba muerta. Según dijeron, al caer Carmen se golpeó con las escaleras metálicas, de tal forma que perdió la cara y después se rompió el cuello al estrellarse contra el cemento.

Minutos después se llevaron el cadáver de Carmen, acompañado por una procesión de moscas cuyos zumbidos eran casi el único ruido en medio del fúnebre silencio. Ese día hubo un interrogatorio después de clases. Todos debían ir.
En el interrogatorio las cinco chicas dijeron que fue un accidente y que ellas fueron testigos. La Policía les creyó y el caso de Carmen Winstead se cerró, pero algo aún más siniestro había comenzado…

Meses después, compañeros de clase de la fallecida Carmen empezaron a recibir correos electrónicos que se titulaban “La empujaron” y afirmaban que a Carmen la habían empujado, que su muerte no era un accidente. También, los correos decían que los culpables debían asumir la responsabilidad del crimen, pues de lo contrario habría terribles consecuencias. La mayoría pensó que los correos eran una farsa elaborada por alguien que quería divertirse causando temor, pero otros no estaban tan seguros.

image

Transcurridos unos pocos días tras la cadena de correos, la chica que ideó el plan para ridiculizar a Carmen estaba bañándose cuando de pronto oyó una extraña risa. Cerró el grifo para oír mejor: la risa parecía venir del interior de la ducha. ¿Acaso se estaba volviendo loca? Aterrada, se secó rápidamente, se vistió, se despidió de su madre nerviosamente y se fue a dormir más temprano que de costumbre. Cinco horas después su madre se despertó al oír un portazo en la puerta de entrada. Su hija no estaba en la habitación ni en lugar alguno de la casa. Llamó a la Policía, pero los agentes poco podían hacer al respecto, ya que no se podía interponer una denuncia en personas desaparecidas hasta que transcurrieran 48 horas, aún así prometieron a la desconsolada madre patrullar las calles cercanas para buscar a su hija. La búsqueda de familiares y amigos tampoco tuvo éxito y la chica no apareció aquella noche.

La mañana siguiente mientras el conserje del colegio limpiaba las hojas secas del patio, se encontró que la tapa de la alcantarilla (que habían vuelto a colocar después de producirse la trágica muerte de Carmen) había sido levantada y apartada a un lado. Al asomarse descubrió algo realmente escalofriante. Parece que la chica desaparecida la había retirado antes de lanzarse de cabeza por el conducto y se encontraba en el fondo con el cuello roto y la cara destruida, borrada por los golpes que se había dado al caer y golpearse con las escaleras metálicas de las cloacas. Una muerte idéntica a la que sufrió Carmen.

El mismo destino les esperaba a las otras cuatro culpables de la muerte de Carmen. Tras la muerte de las dos primeras un equipo del ayuntamiento soldó la alcantarilla para que nadie más pudiera abrirla. Sin embargo eso no pareció impedir a la tercera víctima arrancarla del suelo, algo que requería una fuerza sobrehumana. Por supuesto esa fue la gota que colmó el vaso y se decidió colocar vigilancia las 24 horas del día en ese peligroso punto de encuentro para “suicidas”..

image

Las dos víctimas restantes murieron de la misma forma, pero el espíritu de Carmen en esta ocasión las guió hasta alcantarillas cercanas a sus domicilios, la vigilancia podría frustrar sus planes. Una por una cayeron en las alcantarillas, perdiendo el rostro y rompiéndose el cuello. Todas se habían quedado dormidas antes de su trágica muerte, en ese momento cuando se encontraban más vulnerables, Carmen aprovechaba para poseer sus cuerpos y guiarlas como si se tratara de un caso de sonambulismo hacia un muerte tan cruel como la que ella había sufrido. Un destino cruel porque podían sentir todo lo que ocurría pero no tenían control sobre su cuerpo.
Pero la cadena de muertes no se detuvo ahí, ya que posteriormente otros compañeros de clase de Carmen también fueron encontrados muertos en distintas alcantarillas, con el cuello roto y el rostro anulado. Ellos y ellas también se habían dormido antes de aparecer muertos…

Resultaba muy inquietante pensar que todos esos otros compañeros muertos no habían creído en los correos electrónicos que afirmaban que Carmen fue empujada. ¿Acaso el espíritu de Carmen se estaba vengando? ¿Podría eso explicar muertes tan extrañas en las que no se entendía cómo diablos los cuerpos habían ido a parar a la alcantarilla sin que nadie advirtiese con claridad el rumbo que las víctimas tomaban antes de ser asesinadas?

El espíritu de Carmen Winstead andaba suelto y, quien no creyese que ella fue empujada, corría el riesgo de ser castigado con una muerte semejante a la de Carmen, muerte que caería sobre él o ella durante las horas de sueño, con un sigilo que solo se rompería al caer por la alcantarilla…

Leyenda La niña de los ojos azules.

Posted on

image

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo vivía una niña muy hermosa con los ojos del color del cielo. Era hija de unos campesinos muy pobres pero le daban tanto amor que la niña era feliz aún a pesar de que le faltaban muchas cosas.

Un día,  le ofrecieron a su padre labrar unas tierras en un pueblo cercano.  Viendo la ilusión que a su padre le producía su nuevo empleo se ofreció a acompañarlo con la condición de que se portaria bien.

Cogió su muñeca, le puso sus mejores ropas y así se dispuso a acompañar a su padre a su nuevo destino.  El primer día su padre se la llevo al campo mientras araba la tierra y le advirtió que no se alejara porque podía pasarle cualquier cosa mala.

image

La niña se distancio un poco y se puso a jugar a la sombra ya que el calor se hacia insoportable.  Estando jugando se percato de que no muy lejos había un viejo molino con un riachuelo y un camino que dirigia hacia el pueblo.
Se acerco a su padre y le pidió permiso para ir a visitarlo pero este le contesto con una negativa.  Llego la noche y abandonaron los campos de cultivo,  cenaron una suculenta comida y se fueron a dormir.  Pero la niña tenia curiosidad por lo que había en el molino y aprovecho que su padre dormía para hacer una visita.

Cuando se dispuso a escaparse en medio de la noche de la choza en la que estaban sintió un miedo que la recorrió todo el cuerpo,  no por nada en especial,  sino porque era la primera vez en su vida que desobedecia a su padre.

En medio de la oscuridad llego al molino.  Encontró telarañas y suciedad por todas partes pero justo en el momento que iba a irse diviso una pequeña puerta.

image

Cuando entro no creía lo que estaba viendo.  Había trozos de cuerpos sin vida por todas partes y una cadena unia trozos del cuerpo de diferentes personas.  Nerviosa y asustada tropezó con la cadena y todo se cayo al suelo.

Corrió campo a través y volvió a la choza,  se metió en la cama y se tapo la cabeza.  El miedo se había apoderado de su cuerpo,  en un momento sintió un susurro en su oído y un escalofrio que le helo los huesos. 

De pronto la habitación se alumbro como si un rayo hubiera caído en ella.  A la mañana siguiente su padre fue a buscarla temprano para que fueran a desayunar e incorporarse pronto al trabajo.

image

Cuál fue su sorpresa que al entrar en la habitación se encontró sobre la cama el cuerpo descuartizado de su hija y sobre la mesita de noche esos ojos azules que no dejaban de mirarlo.

Desde entonces dicen que se oyen el ruido de arrastar cadenas todas las noches.  No se sabe si es el fantasma de la niña o del causante de su horripilante muerte.

La niña del pozo (LEYENDA)

Posted on Actualizado enn

pozo1

Hace muchos años existía un pequeño pueblo con un pozo muy peculiar,  todos estaban al tanto de lo ocurrido,  pero hasta que no sucedieron estos hechos no fueron capaces de drenarlo para su posterior sellado.

A los diez años de la construcción del pozo se traslado a vivir al pueblo una señora que tenía dos hijos pequeños.  Carlos,  que con 8  años era el mayor y Claudia que tenía 7 .  Compraron la casa que estaba mas cerca del pozo,  un poco mas allá del jardín trasero.

Un día estaban los niños aburridos dentro de casa y decidieron ir afuera a jugar.  Entre juegos,  descubrieron el pozo el cual poseía un torno y un cubo.

pozo2

Se acercaron y se asomaron para mirar dentro y la madre cuando los vio,  pego un grito y el cubo se cayo al fondo del pozo.

Al día siguiente volvieron al pozo y para asombro de ambos el cubo estaba otra vez arriba y en su interior había una nota: TENGO HAMBRE.

Esa noche había pollo para cenar,  así que ambos guardaron un trozo.  Lo pusieron en el cubo y se fueron a dormir.  Cuando se acercaron al pozo la mañana siguiente,  el cubo volvía a estar arriba y dentro un puñado de monedas de oro y joyas.

Así que día tras dia escondían trozos de comida a la hora de la cena y los llevaban al pozo.  Todas las mañanas volvían por su recompensa.

images (42)

Una noche estaba en casa cenando el Sr Linares,  el cual estaba prometido con su madre.  Éste se había percatado de que los niños escondían comida y que por la mañana entraban en casa con monedas que iban a esconder.

Picado por la curiosidad,  esa noche se asomó al pozo,  miro al fondo y al verlo tan profundo decidió bajar por la cuerda para investigar que había ahí abajo.

A la mañana siguiente,  como si de un ritual se tratara, los niños acudieron al pozo y esta vez el cubo estaba lleno de monedas de oro.  Pero esta vez incluía una nota: GRACIAS POR EL BANQUETE,  ¿TIENE MAS?.

ANABEL

ANABEL