ouija

Las Brujas de San Fernando (Crónica negra)

Posted on

image

Hoy vamos a hablar de un escabroso asesinato cometido muy cerquita de mi casa, a unos 21 kilometros, en San Fernando , Cadiz. Clara García Casado vivía en San Fernando (Cádiz) y tenía 16 años ese 26 de mayo del tan señalado año 2000. Tenía, también, un novio: Manuel Alejandro. Tenía, además, un buen grupo de amigos y amigas, entre las que había dos, Raquel e Iria, a las que no veía desde hacía tiempo. Ya se sabe, la vida, tener novio, conocer a otros amigos, gustos diferentes. Pero la amistad seguía ahí, perduraba, y ahora las iba a volver a ver. Ese mismo día. Dejaría a Manuel antes de la cena para encontrarse con ellas porque Iria la había llamado para echar unas risas recordando sus correrías en común y salir juntas de nuevo.

     Clara estaba entusiasmada. A Manuel le parecía que ese dia no tenía otra conversación. Se había estado riendo de las veces en que había practicado la Oui-ja con ellas.  Clara también le dijo a Manuel que le preocupaba Raquel, porque tenía que repetir curso.

     Así que Clara se fue a su casa y Manuel se marchó preocupado cuando la dejó porque no le gustaban mucho sus amigas. Pensaba que eran una mala influencia para Clara. Eran raras, todo el mundo lo decía. Vestían siempre de negro, eran fanáticas del espiritismo y habían tallado en sus pupitres del Instituto una tabla de Oui-ja.

     A las 21:30, Clara llamó a Manuel (a través del teléfono  fijo. Hace 15 años no era tan común que todos los adolescentes tuvieran un móvil del que estar pendientes –o depender- todo el tiempo, como ocurre en nuestros dias) y le confirmó que salía hacia su cita con sus antiguas amigas. Le dijo también que iban a ir a un descampado conocido como “El Barrero”. Hacia allí iban Clara y Raquel cuando su amigo Gorka las vio, con una litrona de cerveza y muy contentas, ir hacia el encuentro de Iria, que las estaba esperando en el lugar de la cita, esa fue la última vez que se vio a Clara con vida.

Hacia las tres de la mañana los padres de Clara se ponen en contacto vía telefónica con Manuel preguntando por Sara. Sara no estaba en casa, Sara no estaba con Manuel , aquí empieza la pesadilla.

   

image

Apasionadas al ocultismo y la brujería, Iria y su amiga Raquel Carlés Torrejón, habían reconstruído con las cartas del tarot, el crimen que iban a cometer aquel 26 de mayo, en el descampado del Barrero. En su casa la policía encontró la carta que representa a la doncella, desplomada bajo la carta de la luna, junto la carta de la torre… Como una burda dramatización esotérica del brutal asesinato de Clara García Casado, que murió a la luz de la luna, y a la sombra de la torre del cuartel de infantería de San Fernando, porque dos amigas adolescentes querían saber que se sentía al matar…

Se habían afanado en prepararlo todo: el escenario del crimen, el arma homicida y las excusas, pero el profundo corte que una de ellas tenía en uno de sus brazos fue determinante para que los policías se convencieran de que I. S. G. y R. C. T., de 16 y 17 años, mentían y podían estar involucradas en la muerte de Clara G. C. Hasta que los agentes vincularon la herida con el forcejeo que se produjo durante el apuñalamiento, la coartada fabricada por las dos chicas en la noche del crimen anterior a su interrogatorio no presentó fisuras.

Los investigadores creen que I. S. G. recibió en el antebrazo un navajazo que iba dirigido a la víctima. En otra muestra de sangre fría inaudita, fuentes cercanas a las pesquisas aseguran que, horas después del suceso, la joven se autolesionó en la misma zona del brazo con un cristal para justificar la lesión.El relato de los hechos que habían elaborado en el domicilio de I. S. G. casi tres horas después de que supuestamente asestaran 18 puñaladas a su ex compañera de clase y de la que habían sido buenas amigas en el pasado, funcionó inicialmente. Las coartadas están manuscritas por I. S. G. en unas cuartillas que la policía halló entre los cajones de su habitación. En sus primeras declaraciones ante la policía antes de ser detenidas defendieron su historia ficticia. Después, ambas se autoinculparon.

Los hechos reales y los inventados comienzan a distanciarse hacia las 21.00 horas. Según la versión pergeñada por las jóvenes, antes de encontrarse con Clara compraron una litrona de cerveza en un establecimiento próximo al descampado de El Barrero, en San Fernando, donde ocurrieron los hechos y el novio de Clara encontró el cadáver el sábado por la mañana. En su coartada, aseguran que se vieron con la víctima hacia las 21 horas y que 15 minutos después, ésta y R.C.T. discutieron. Según su versión, la chica asesinada dejó el lugar poco antes de las 21.30 horas.

En realidad, se calcula que a esa hora estaban supuestamente perpetrando el macabro asesinato. Así lo confirma uno de los testigos: el soldado que hacía guardia en una garita del Observatorio de la Marina y que declaró haber escuchado “jaleo” a esa hora. Fuentes de la investigación añaden que el soldado oyó decir a una chica: “¿Qué me habéis traído aquí, para matarme?”. No vio nada pero alertó al oficial de guardia, quien restó importancia al suceso.

En las cuartillas las jóvenes habían escrito que se quedaron en El Barrero hasta las 23.00 horas, con el objeto de “pillar” hachís para una amiga; que después se marcharon hacia la zona de copas para buscar a unos conocidos que celebraban un cumpleaños. Pero lo que parece cierto es que entre las 22.00 y las 23.00 horas acudieron a sus casas para cambiarse de ropa. Los trajes sucios se los llevaron a casa de I. S. C., donde la policía los encontró al día siguiente, lavados y tendidos pero con restos de sangre. La navaja la dejaron clavada en una maceta en casa de R.C.T.

Una vez que creían eliminadas las pruebas, fueron a buscar a los amigos de fiesta. No los encontraron pero tomaron copas por su cuenta. La policía cree que esa parte de la versión es cierta: bebieron, pero después de haber segado la vida de Clara.Cuando regresaron a casa de I.S.C. escribieron sobre el papel las explicaciones y las justificaciones que ofrecerían a la policía en el caso de ser interrogadas, una labor que se prolongó algo más allá de las 0.30 horas, cuando, en teoría, se habían echado a dormir en una cama nido.

Al mediodía siguiente, cuando ya había sido hallado el cadáver, a las 14.00 horas, en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de San Fernando el padre de Clara clavó su mirada en los ojos de R.C.T. y le espetó: “¿Qué le has hecho a mi hija?”, a lo que la chica, que aún no estaba detenida, respondió: “Yo no he sido”. La madre de la niña asesinada fue más allá y cogió a I.S.C. por los pelos en un ataque de rabia. La madrugada se había llevado por delante las coartadas inventadas.

Los inspectores de homicidios querían cerciorarse, siguiendo la pista gallega, de que aquel crimen incomprensible no tuviese ninguna conexión, a través de Iria, con alguna secta o culto satánico gallego que pudiese estar conectado con aquel asesinato absurdo. Pero no existía tal conexión. No había ninguna explicación ritual, ni esotérica, ni sectaria que  ayudase a comprender aquel brutal asesinato. Y eso es lo que lo hace más horrible…

Matar es un placer
“Las brujas de San Fernando”, como han pasado a la historia criminal española Iria Suarez y Raquel Carlés, llevaban meses fantaseando con la idea de matar. En diciembre de 1999 Iria había escrito a Raquel: “¿Quieres matar? Lo haremos, sólo dime a quien…”. En abril del año 2000 Jose Rabadán, otro joven de 16 años, aficionado al ocultismo, asesino a toda su familia con una espada samurái. El “asesino de la katana” se convirtió en un icono para las “brujas de San Fernando” que, según me confirmaron los policías, habían escrito varias cartas al joven, y tenían incluso el teléfono de la prisión donde se encontraba recluido. Fue el detonante para ejecutar su fantasía homicida. Si el pudo hacerlo, nosotras también… Y lo hicieron.

Se puede hacer un minucioso recorrido por todo el proceso, pero no se encontrará nada más que el hecho. Sólo unos meses antes , las tres -Klara, Raquel e Iria- lloraban abrazadas ante el tablón que anunciaba que Raquel tendría que repetir curso. Unos meses después Klara, la que no paraba de dibujar unicornios y fabular con magia blanca, se separaba de Iria y Raquel, que alardeaban de su magia negra, para irse con un chaval atractivo y deportista. Se iniciaba un proceso que se abre cada primavera en las muchachas. Juegos de amor. La perversidad de las asesinas también era un juego. Un juego psicótico.

A la hora del juicio, había poco que dilucidar. Los testimonios demostraron cómo esa noche Iria y Raquel organizaron todo para matar. Llevaban un tiempo dándole vueltas a la cabeza. Iria llegó a decirle a Raquel unos días antes: “¿Quieres que mate a ésta? Mataré por ti”. Estaban sus lecturas, los cuentos retorcidos que encontraron en su ordenador y que ella había escrito, según quienes los han leído, con notable estilo literario. En sus apuntes se lee: “Me he sentido muy alegre de saber que tengo a alguien que me protege. Al llegar a casa tuve que salir a comprar a la tienda, era como si alguien me abrazara en ese momento. Me siento acogida. En el cuarto hay algo o alguien, no esta vacío y me reconforta”. Estaba hablando de Demon, su demonio de guardia. Demon era una gran fabulación en una vida fabulada, la vida de una adolescente obsesionada por la muerte, por la otra frontera.

La ley dice que entender esa frontera tiene una edad. 18 años. Si Raquel hubiera obedecido a Iria sólo doce meses más tarde, estaría aún en prisión. Doce meses después, con un curriculum académico descorazonador, con una vida familiar que coqueteaba con el abismo, con un complejo de fealdad inasumible, quizá también habría matado. Según los testimonios que se han podido recoger en el centro de Carabanchel en el que estuvo recluida, Raquel entró en una situación de shock. Sus 17 años, y no 18, le dieron otra oportunidad.

El debate se reproduce cada vez que un menor comete un crimen. La última vez que se han vuelto a escuchar los mismos argumentos a favor y en contra ha sido hace unos meses, después de que la niña Cristina Martín, de 13 años, fuera encontrada en un hoyo de la población toledana de Seseña. Había sido asesinada por una compañera del instituto, de 14 años. Pero nunca el ruido fue tan fuerte como los días que siguieron a la muerte de Klara. Seguramente tuviera que ver ese enfrentamiento entre niñas malas y buenas, entre los unicornios y Demon. Era inexplicable. Todo había sido preparado para degollarla, para asestarle 32 puñaladas. Las asesinas no tenían dudas de que iban a matar. El padre de Klara tachaba la ley de “injusta. Queremos que se haga justicia, algo imposible con esta nueva ley lamentable”. 

image

La ley no podía haber tenido peor estreno. Entró en vigor en enero de ese mismo año, sólo tres meses antes de la muerte de Klara. Urra, el psicólogo que habló con Iria y Raquel, fue preguntado tras la muerte de Cristina en Seseña por la Ley del Menor. Recordó que es una buena ley, que en estos diez años ha reinsertado al 87% de los jóvenes condenados. Y entonces se acordó de Klara: “Lo que ocurre es que en casos como el de Klara no se puede entender que tengan unas penas tan breves. Endurezcamos las sanciones, pero tendremos a más menores con más tiempo privado de libertad y no evitaremos más delitos. Si no hay desarrollo moral, los chicos pueden ser muy peligrosos”.

Todos los informes realizados en el último periodo de su breve reclusión dicen que Iria y Raquel no parecían peligrosas para la sociedad. Porque ya no eran adolescentes, porque ya no eran menores. Extraña madurez. Pero es imposible, diez años después, saber qué pasó por la cabeza de estas dos jóvenes mujeres anónimas en la mañana del 26 de mayo de 2010. Despertarse y recordar: “Soy una asesina”.

Por desgracia, tras un amplio porcentaje de los crímenes que llegan a los titulares de prensa con la etiqueta de “satánicos” no hay más que esto. Una empatía morbosa, casi lasciva, un lujurioso afán de trasgresión, rebasando todas las fronteras morales y racionales. Matar solo por el placer de sentir el poder divino de decidir sobre la vida y la muerte de un ser humano inocente. En realidad, este planteamiento tiene mucho de satánico, aunque no exista un culto organizado detrás de esos crímenes. 

http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/301704/acerca/klara.html

http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2005/503/1117922404.html
http://elpais.com/m/diario/2000/06/01/espana/959810423_850215.html

http://agendadelcrimen.blogspot.com.es/2015/07/iria-y-raquel-las-brujas-de-san-fernando.html?m=1

http://andaluciainformacion.es/m/?a=31342&friendly_url=san-fernando&t=Las%20dos%20asesinas%20de%20Klara%20Garc%C3%ADa%20disfrutan%20de%20libertad%20desde%202006

https://ladyalcon.wordpress.com/2011/01/13/el-crimen-de-san-fernando/

http://www.diariodesevilla.es/article/andalucia/713970/haday/las/brujas.html

El diablo en el imaginario colectivo (445)

Posted on Actualizado enn

image

A diferencia de dispositivos “mágicos” como el Tarot o la proverbial bola de cristal, la tabla Ouija tiene algunos atributos propios de la era industrial capitalista que la diferencian de otros métodos esotéricos de conocimiento. Sin reivindicar el prestigio del Tarot, por ejemplo, y de origen incierto y brumoso, la construcción colectiva de la ouija es equiparable al funcionamiento de la lógica de consumo: la necesidad de creer no se satisface con las opciones teológicas ni científicas al uso, así que la “fe” es la invención de una forma de aceptar psicológicamente –pero también socialmente– la realidad. Yendo un poco más allá, incluso algunos experimentos realizados a partir de las tablas de ouija nos permiten realizar un boceto ilustrativo (casi panfletario, podría decir incluso) de ciertos aspectos básicos del capitalismo, pensando que la lógica electoral y la del consumo se benefician ampliamente de aquello que sabemos pero no sabemos que sabemos.

Yo vi una ouija a los 15 años, y como todo adolescente tengo mi historia y mis teorías al respecto. Se las ahorro: son las mismas (escépticas, banales, psicológicas, etc.) que las de cualquiera. Antes de que estuviera disponible en apps, uno tenía que buscarla y “llevarla a bendecir”; fue una de mis primeras incursiones en el mercado de Sonora. Iba con amigos, terminamos aterrorizados por dentro y escépticos por fuera, como cualquiera. Las supersticiones y los saberes inexactos comenzaron a aflorar. Ciertas preguntas están prohibidas, y el “espíritu” con el que contactamos puede ser agradable y amistoso o iracundo y amenazador. Pero en los años 50 y 60 se le veía en el mismo nivel de turista mundial y otros juegos de mesa, y podía encontrársele (como aún hoy, por otro lado) en la sección de juguetes de las tiendas.

Robert Murch es uno de los pocos expertos en la historia y funcionamiento de la ouija. Los presupuestos de investigación nunca son cuantiosos en cuanto a temas paranormales, pero como historiador ha tenido que ingeniárselas e incluso financiar partes de la investigación por sí mismo. Para comprender su surgimiento y el lugar que ocupa en el imaginario colectivo debemos remontarnos al auge del espiritismo en círculos ilustrados y burgueses durante el siglo XIX. El hombre decimonónico no ha sido completamente entendido más que por algunos fuera de serie, como Nietszche o Schopenhauer, pero tiene algo de científico, algo de escéptico y algo de racista.  Las tradiciones ocultas y el contacto con el más allá constituyeron tanto un entretenimiento como una fascinación socialmente aceptable, e incluso prestigiosa. Es la época de las sociedades exploradoras (como la sociedad National Geographic) y de las inmersiones en la psique. Otro producto de la época es la hipnosis, que al conjuntarse con la etiología de la histeria de Charcot darán nacimiento al psicoanálisis durante la última década del siglo. Por las mismas fechas, la Kennard Novelty Company con domicilio en Baltimore adquiere una patente para un juego de mesa llamado “Ouija”.

Magic in the moonlight (Woody Allen, 2014) trata sobre una médium (Emma Stone) y un reputado pero escéptico mago profesinal (Colin Firth) que deberá descubrir la estafa de la estadunidense; pronto, el vínculo afectivo lo hace creer en la autenticidad de los “poderes” de su amiga –los espíritud de los difuntos se presentan en las sesiones mediúmnicas, la poseen y comunican a los contactantes/clientes con mensajes, visiones o respuestas desde el más allá. El telégrafo había estado por ahí desde hacía mucho tiempo, y la noción de un médium como decodificador de un tipo de señales y su traducción en otras precede la invención de los modernos módems. Los médiums eran una señal de wi-fi que decodificaba las señales del inframundo como si fueran páginas web. O eso decían. Después de todo no era ilegal establecer líneas de comunicación con el más allá, nadie salía lastimado y les daba a las parejas aburridas algo en qué entretenerse. No iba ni siquiera en contra del dogma religioso, el cual contempla episodios de transmisión de mensajes divinos. No era una blasfemia, solamente un juego de mesa, tan inofensivo como una caja de ajedrez. Lo único que hizo Charles Kennard fue demostrarle al oficial de patentes que la ouija hacía lo mismo que un médium –aunque no pudiera explicarle cómo.

image

Algunos mitos en torno a la tabla ouija afirman que su nombre proviene de la unión de “sí” en francés (oui) y un segundo sí en alemán (ja). El 10 de febrero de 1891, la tabla de Kennard deletreó correctamente el apellido del oficial de patentes. Sin embargo, la condición se cumplía: un oficial del Estado podía, pues, certificar a través de un documento legal que la ouija decía lo que el señor Kennard afirmaba. Nadie pensaba que se tratara de un portal con espíritus malignos o infernales: dicha construcción depende de la inclusión casi sistemática de la ouija en películas de terror como El exorcista (William Fredkin, 1973). Pero llegaremos ahí en un futuro no muy distante.

Para 1892, la compañía de Kennard tenía seis fábricas en Estados Unidos y una más en Londres. Los derechos de los socios fueron vendidos entre 1893 y 1919. Hasbro posee la patente actualmente, y existen rumores sobre una película basada específicamente en la ouija. Sin embargo existen películas como Jumanji (Johnston, 1995) que guardan referencias directas tanto al funcionamiento semi-autómata del tablero y su vínculo con lo reprimido, lo ajeno, lo exótico, lo místico o simplemente lo inconsciente.

Incluso durante la gran depresión económica y durante la 2a Guerra Mundial, vaya, incluso durante la contra cultura y las protestas por la guerra de Vietnam, la ouija siguió vendiéndose ininterrumpidamente en cualquier parte. Es cierto que desde los 20 y 30 los periódicos amarillos se deleitaban en notas sobre mujeres que matan a su madre después de haber jugado ouija, o sobre millonarios excéntricos que dilapidan herencias a nombres de personas muertas del pasado, pero la conexión siniestra es una construcción cinematográfica y de los medios. La misma prensa que sataniza diversas expresiones de consumo en los días posteriores a hechos sangrientos que involucran a jóvenes (no una población, sino unaaudiencia); tiroteos como los de Columbine tuvieron como autores intelectuales, según estos medios, a gente como Marilyn Manson y Rob Zombie. Los videojuegos son otro sospechoso común. Luego de la muerte de algunos miembros del público, los Rolling Stones fueron acusados de todo tipo de pactos con el diablo, y la tradición del blues reivindica incluso las uniones fáusticas entre un músico y el Diablo, a través de la cual el alma del bluesman pasa a ser propiedad (de explotación) para el Enemigo. La tabla Ouija no se presentaba como una solución final en el trato con el más allá, sino como una respuesta de consumo a una necesidad no satisfecha de creer: las religiones y fundamentalismos de nuestros días están apoyados en dispositivos de entretenimiento, desde un video viral de ISIS hasta los pastores de ultraderecha de Pare de Sufrir.

image

La poeta Pearl Curran hizo una temprana pieza conceptualista (mezcla de apropiación, remix y charlatanería) en 1916, cuando afirmó haber escrito bajo el influjo de una mujer inglesa del siglo XVII, “Patience Worth” (que puede traducirse como “vale la pena” o “hay que ser pacientes con esto”). En 1982 el poeta James Merrill ganó el prestigioso National Book Critics Circle Award con el texto The Changing Light at Sandover, utilizando la ouija como medio para canalizar su propia imaginación. Pero podemos pensar que la relación entre Sócrates y su daimon (que es una metáfora de la función mediúmnica entre Platón y su maestro muerto) se deja pensar como una canalización de un “adentro exterior”, como los dioses; en su caso, la superstición consiste en tomar al pie de la letra las leyes atenienses y condenar a un hombre justo, no tanto en la probable “inspiración” de un susurro celestial. No conozco casos de en español, y si existen no soy consciente de ellos. Se me ocurre el caso de Salvador Elizondo utilizando el oráculo chino, el I-Ching, pero en él interviene una búsqueda formal de procedimientos azarosos inspirados en la música dodecafónica, y en un contexto lúdico más que esotérico. Después de todo, la “inspiración” es explicada en los círculos literarios con la misma jerga y reverencia que los conversos de cualquier otra fe.

image

Pero algunos estudios afirman que la fe, sin importar cuál, de hecho sí es ciega. Por desgracia la ciencia ofrece explicaciones sobre lo que podemos hacer, pero no sobre lo que no podemos hacer, o mejor dicho, sobre lo que no sabemos que podemos hacer. La expresión física de esta función se conoce desde 1852 como “efecto ideo-motor”. Fue descrito por el médico William Benjamin Carpente por primera vez, aunque era una línea de investigación para la que incluso Michael Faraday tenía hipótesis. El psicólogo Chris French de la Universidad de Londres explica que este efecto “puede generar una fuerte impresión de que el movimiento proviene de una agencia externa, pero no es así. El asunto con este tipo de mecanismos como las varas detectoras de agua, las tablas Ouija, los péndulos, las mesitas, es que son dispositivos donde un pequeño movimiento puede tener un enorme efecto.”

Agencias de seguridad en Holanda y México, entre otros países, fueron estafados en 2013 con la venta de falsos detectores de bombas, pero podemos pensar también en detectores de ovnis creados con un fin más bien comercial y de entretenimiento. Incluso los atrapasueños, en tanto dispositivos de codificación interdimensional (en este caso, entre la vigilia y el sueño) guardan cierto parecido con las ouijas. Los juguetes malditos son todo un capítulo en la noción freudiana de lo siniestro (Unheimlich), y constituyen toda una división de las películas de terror. Pero con la ouija, afirma el doctor French, “está además el contexto social. Usualmente se trata de un grupo de personas, y todos tienen una pequeña influencia.” 

image

La siempre brumosa “influencia” puede entenderse también como una suerte de narrativa o relato que venda la idea dentro de una comunidad de sentido (tus amigos en una fiesta escuchando tus historias de terror). Este consenso condicionado narrativamente es una contraparte simbólica del reflejo condicionado que Pávlov estudió en sus famosos experimentos sobre la salivación como resultado de un impulso primario de alimentación en perros. Es el mismo principio que nos hace sentir miedo cuando van a aplicarnos una inyección: se supone que duele, así que debe ser cierto.

Un estudio del psicólogo Ron Rensink del 2013 no trató de probar la existencia de un pasaje paranormal en la tabla ouija, sino meramente la expresión física del efecto ideomotor (sin formularse en modo concluyente sobre los aspectos inconscientes o preconscientes) de los participantes. Para ello, una serie de voluntarios fueron convencidos de que jugarían a la ouija con otra persona en otra habitación a través de una teleconferencia. Aquí entra en escena un pequeño robot que traduce los supuestos movimientos de la persona en el otro cuarto y los reproduce frente al participante, con unos sensores ubicados en el indicador con forma de gota. Con esto buscaban hacer creer a los participantes que el resultado del experimento no dependía completamente de ellos. Está de más decir que no había nadie en la otra habitación, y que el robot fue reemplazado en posteriores experimentos por un muy terrenal ser humano, aunque incluyendo una adecuación: los participantes eran vendados para que no observaran cuando su contraparte dejaba de tocar el accesorio indicador. Así, a través de sencillas preguntas de sí y no (“¿Buenos Aires es la capital de Brasil?”), los investigadores demostraron que una persona acierta 50% de las veces cuando se le pregunta algo directamente, pero el porcentaje aumenta a 65% cuando la persona cree que la respuesta obedece a un factor externo a él o ella (el efecto “inspiración”). Rensink y su equipo concluyeron que la gente en realidad se sabotea para no decir lo que sabe, pero que en ciertos contextos es posible demostrar que la gente no sabe que sabe, y actúa por el efecto ideomotor.

Pero este efecto psicosomático no es sólo una curiosidad psicológica encarnada en versión mística en la ouija y en versión judicial en el detector de mentiras: también es un recurso sumamente efectivo para desfalcar imbéciles tan bueno hoy como hace 150 años. La compañía inglesa Global Technical Ltd. desfalcó al gobierno mexicano en 2013 con la venta de mil 112 “detectores moleculares” utilizados por dependencias federales y estatales en la llamada “guerra contra el narco” desde el calderonato. El fraude costó 450 millones de pesos al gobierno. La compañía se dedicaba a negociar con gobiernos como el de Irak, de quienes obtuvieron el equivalente a 1,200 millones de dólares. Las pérdidas totales se calculan en miles de millones, y las víctimas humanas (en el caso de fraudulentos detectores de bombas, que operan bajo un principio parecido al de las máquinas caza-tesoros) son incontables. El gobierno mexicano se reservó publicar la información concerniente a las partidas presupuestales bajo las que se realizaron las operaciones por un periodo de 12 años.

Lo curioso de los “gobiernos transparentes” como este es que esas evidencias y documentos probatorios serían tan inofensivos como una historia de terror contada al calor de una fogata durante un campamento en las montañas: al final todos decidimos qué verdad asumir como propia, y el juicio de los expertos asume hoy el papel que hace 150 años tuvieron las médiums: el sujeto se mueve bajo el auspicio de un gran Otro y actúa de conformidad con su propia verdad (una verdad latente, no siempre manifiesta), lo que delimita el ámbito de responsabilidad sobre la propia acción a una mera implicación. Una complicidad inofensiva, como en el caso de los psicópatas exonerados de penas capitales por demostrarse que actuaron bajo el influjo de drogas o enfermedades mentales. El capitalismo no inventa propiamente las modas, las creencias ni los usos de las comunidades de sentido, sino que simplemente las convierte en objeto de consumo; en nuestro papel de consumidores, nuestras elecciones obedecen a la mirada del gran otro del exitismo social y las aspiraciones de clase, de manera que invocamos en nuestro atuendo y nuestras ideas las versiones normadas de la verdad que el mercado pone a nuestra disposición. El espíritu de la Navidad se apodera de nosotros, Cupido nos flecha, el dinero apenas ganado sale de nuestros bolsillos como guiado por una mano invisible. Parece como si los sujetos actuaran el papel de sí mismos para un ojo externo que los observa con ausente atención (un investigador, un ser querido fallecido, Dios, Santa Claus, la publicidad, las expectativas del contexto social, etc.) a pesar de que él mismo no podría reivindicar como suyos ciertos comportamientos presentes en dicha representación. El diagnóstico de esquizofrenia no ha curado nunca a un esquizofrénico. La lady de Polanco no ignora que es racista. La fe es ciega y es capaz no sólo de mover montañas, sino también pequeños indicadores de madera sobre letras y números impresos en tablas de cartón.

La ouija ofrece un buen ejemplo de aquellas cosas que sustentan nuestra fe, pero que en realidad parecen producirla; la magia sólo dice (de otra forma) lo que ya sabemos.

Autor Javier Raya.
http://m.pijamasurf.com/2015/05/simpatia-por-el-diablo-la-tabla-ouija-en-el-imaginario-colectivo/

anabel

Zozo , tuvo contacto con Darren W y el hace publica sus experiencias

Posted on Actualizado enn

image

La historia que comparto a continuación ocurrió en el año 2007, y fue encontrada en la página About.com, en una sección en que los lectores pueden enviar sus anécdotas de encuentros con lo paranormal. Si uno busca más a fondo en internet, puede encontrar multitud de historias respecto a la entidad oscura conocida como ‘ZoZo’, que ha sido identificado como un fantasma vengativo, un ser de energía oscura e inclusive un demonio.

Hoy os contare una de las  historias  más escalofriantes, una  de las muchas historias de ZoZo halladas en internet. Llego a hacerse tan popular que hasta le hicieron una película adaptando muchos de los testimonios.

Ahora un testimonio escalofriante encontrado en la página  about.com. (Traducción literal de la página about.com)

image

DE TODOS LOS nombres que han salido durante sesiones de Ouija, tal vez ninguno ha causado mayor consternación que el nombre de ZoZo. Los lectores de este sitio así como otros, han reportado que el nombre ha aparecido multitud de veces en sesiones de Ouija, siempre en un contexto negativo. A través de la tabla, ZoZo maldice, ataca y amenaza — incluso a veces dicho explícitamente que es malvado, un demonio o proveniente del infierno.

¿Es este simplemente un tipo de fenómeno viral en que los lectores de dichas historias acerca de los encuentros con ZoZo crean sus propios encuentros de forma inconsciente al usar la tabla? O es, como Darren W cree, ¿un demonio real? Clama haber tenido múltiples encuentros con esta entidad. Esta es la historia de Darren… y su advertencia…

image

ESPÍRITU TRAVIESO
Estaba genuinamente fascinado y perturbado por la multitud de veces en que ZoZo ha aparecido, incluso en muchos estados diferentes y en muchas tablas ouija diferentes. Siempre se portaba de forma malvada y decía literalmente que quería poseer a mis novias y llevarlas al paraíso. Cuando le preguntaba donde estaba el paraíso, decía INFIERNO.

Una vez, luego de que ZoZo se portase de forma extremadamente malvada, caminé hacia mi baño, solo para encontrar a mi hija de un año a punto de ahogarse. Su madre la dejó sola en la bañera “solo por un segundo” y de alguna forma el grifo se abrió solo, llenando rápidamente la bañera.

image

Instintivamente levantó la cara y estaba a meros segundos de quedar sumergida cuando la saqué del agua. Al siguiente día la hospitalizaron por alguna extraña infección interna, y fue puesta en aislamiento por 14 días mientras los doctores intentaban descubrir la enfermedad. Casi la perdimos y eso fue lo que me llevó a sospechar en un ataque demoniaco.

Al mismo tiempo, mi novia comenzó a entrar en un estado de trance. Su personalidad cambió de una persona muy dulce a una huraña y desconsiderada. Antes de esto, ZoZo dijo que la iba a poseer y a comerse su alma.

Estaba grabando música para un proyecto de rock a futuro y recuerdo haberle preguntado en tono de broma cuál era su opinión, que como debía llamar a mi banda. Él dijo LENGUA DE HIERRO, que en ese momento sonó como algo muy genial.

Y me dí cuenta que no era nada genial cuando vi que la lengua de mi hija se hinchó estando en el hospital, casi asfixiándola. Su lengua se volvió dura como roca y distorsionó su rostro, hinchándose hasta el punto en que colgaba grotescamente de su boca.

Tomamos turnos a su lado en el hospital durante un tiempo que me pareció eterno, antes de que mi hija comenzara a recuperarse de su extraña aflicción.

image

Cuando los huéspedes se quedaban a dormir en nuestra casa, decían que escuchaban voces aterradoras provenientes del interior de las paredes. Los objetos eran arrojados a través de los cuartos, y había arañas saliendo de todos lados.

El hermano de mi novia, que vivía con nosotros, se quejaba de que no podía dormir durante la noche por que escuchaba “conversaciones” tan fuertes que no le permitían descansar. Creía en fantasma, y aunque no le asustaban, decía que esto era definitivamente demoniaco.

Las luces se apagaban y se encendían solas, las puertas abrían y cerraban por sí mismas. Una noche en nuestra habitación pudimos escuchar una risa viscosa que salió de la nada, y hasta este día no puedo explicar el terror que me provocó esa risa. Otra noche, desperté por lo que se sentían como manos alrededor de mi cuello, ahogándome. No podía respirar, y no podía gritar…

Después de 30 segundos me soltó y yo jadeé en busca de aire. Lo mismo le ocurrió a mi novia la noche posterior.

image

MALDICIÓN FAMILIAR
En otra noche, el hermano de ella y yo estábamos de pie afuera de la puerta corrediza de cristal en la parte trasera del porche, hablando sobre una supuesta maldición en su familia. Abruptamente exclamé, “¡rechazo esta maldición en nombre de Jesucristo!”, y no terminé de decir eso cuando un ruido ensordecedor y una vibración sacudieron la casa con un ‘boom’ tan alarmante que incluso los vecinos vinieron a ver si había escuchado algo extraño. Entonces supe que no lo habíamos imaginado.

Saqué la escalera para ver si algo había caído sobre la casa solo para encontrar absolutamente nada. Las cosas se calmaron un poco luego de eso, y hasta este día creo que lo que sea que causó el ruido también causó que la perturbación se fuera. Por un rato.

Mi novia rompió conmigo y fue cuando conocí a alguien de Michigan de forma online, y me mudé con ella. Ella no creía en espíritus, y decidí hacerla una creyente…

image

EL COLLAR DE CRANEOS

Viviendo en una pequeña ciudad en Marshall, Michigan, no había tiendas que vendieran tablas ouija, así que bajé una del internet. La imprimí y para mi horror, ZoZo regresó. Decía que venía del ‘ciberespacio’ y cuando le pregunté donde vivía, dijo COLLAR DE CRÁNEOS.

No pensé en ello hasta que le pregunté de nuevo donde era, y esta vez dijo ESPEJO. Solo había un espejo en la habitación donde estábamos agachados en el suelo, y fue ahí cuando escuché gritar a la sobrina de siete años de mi novia, quien estaba ahí con un amigo, viéndonos. Miramos el espejo y vimos un collar con un cráneo, moviéndose atrás y adelante, ¡viéndonos con brillantes ojos rojos!

El hijo de mi novia había colgado el collar en uno de los postes de la cama de agua horas antes de que bajara la tabla de papel. Casi saltamos de nuestra piel, y aunque habían caído casi tres pies de nieve esa noche, pronto nos encontramos en el patio delantero, sin saber qué hacer, aterrados y congelados de miedo.

image

Mi novia estaba tan fascinada que condujo 40 millas para complar una nueva tabla ouija fluorescente para mi horror. La noche siguiente, tuvimos otra sesión en el mismo cuarto. ZoZo vino rápidamente, incluso si yo no participaba. Las soblinas de mi novia estaban usando la guía y yo escribíael nombre de un color en secreto, y luego lo escondía donde nadie podía verlo.

Le dije a las niñas que le preguntaran a la tabla qué color había escrito. Rápidamente dijo SI, y luego AZUL.

Recuerdo haber sentido escalofríos mientras le lanzaba el papel arrugado a mi novia. Sus ojos se abrieron de par en par cuando leyó el color escrito: ¡AZUL! Intentamos lo mismo con formas y colores, y la tabla supo todas las respuestas.

LA APARICION EN LA FOTO.
Una noche le preguntamos a la tabla si el espíritu podría mostrarse. Dijo SI, y me dijo que apagara las luces y tomara una foto del collar sobre la tabla. Lo hice y lo que apareció fue realmente espeluznante, por decir poco. En la parte superior de la foto podíamos ver esqueletos ‘alados’ volando a su alrededor, y con la misma forma de este collar de esqueletos.

En el medio aparecían otros rostros espeluznantes. Podíamos ver por lo menos cuatro rostros malvados en la imagen. Envié esta imagen a varios “expertos” y ninguno pudo identificar lo que eran.

image

¿QUIÉN O QUÉ ES?
¿Quién es este ZoZo? Supuestamente el perro de tres cabezas que resguarda las puertas del infierno tiene un tatuaje en su frente que dice ‘Zoso’. También, ZoZo es un término que supuestamente significa ‘666’, según Aleister Crowley. Jimmy Page de Led Zeppelin también usa Zoso como un símbolo en el cuarto álbum de Zeppelin

¿Pueden Zoso y ZoZo estar de alguna forma conectados?¿Es ZoZo el Diablo mismo? ¿O es algún demonio vagabundo que tiene el poder de manifestarse a sí mismo donde sea y como sea que se le llame?

Si juegan a la Ouija y preguntan en tono de broma si hay un nombre y dice ‘ZoZo’, terminen la sesión de forma apropiada, bendigan la casa, y nunca — repito, NUNCA pregunten de nuevo. Y si son lo suficientemente valientes como para conversar con este espíritu, no lo antagonizen o actúen de acuerdo a sus direcciones. Es tan peligroso que no hay forma de describirlo, cuando juegan con este ZoZo, están jugando con fuego.

El mundo  espiritual es “más real” que este mundo de supuesta realidad. Las tablas ouija pueden ocasionar desgracias en su vida. Mantengan una mente abierta y por encima de todo… ¡Tengan cuidado!

Fuente consultada: about.com

¿Conoces a Zozo, el espíritu mas maligno de la ouija?

Posted on

image

Sin lugar a dudas, uno de los dispositivos más peligrosos y mortales utilizados por las personas en el ocultismo es la ouija. Aunque algunas personas son conocedoras de lo que es y lo que representa, la gran mayoría continúan pensando que sólo es un juego inofensivo y que todo forma parte de nuestra mente e imaginación.

Es por este motivo que en la actualidad los más incautos fabrican sus propias tablas ouija con diversos objetos encontrados en casa o simplemente la compran en la jugueteria de la esquina. Y es aquí donde comienza el verdadero problema, hoy en día los tableros ouija ya se comercializan en jugueterias y grandes almacenes, como si se tratara de cualquier juego de mesa común.

Este inesperado auge de ventas de tablas ouija ha llevado a los más importantes exorcistas a advertir a la gente que no compren ouijas como un regalo ya que podrían invocar fuerzas demoníacas incontrolables que transformarían sus vidas en un auténtico infierno. Pero los exorcistas no son las únicos profesionales que advierten sobre el peligro de la ouija, ocultistas y expertos en lo paranormal también creen que la ouija no es un juego y que de hecho se trata de un portal dimensional para todo tipo de seres.

image

Y aunque el portal se abre por razones desconocidas, lo único que se sabe es que el tablero ouija permite el acceso a nuestro mundo a cualquier entidad… y si el médium o los presentes no están lo suficientemente protegidos podría conllevar un efectos no deseados.
Y aunque es bien cierto que algunas personas creen que este portal también puede permite la comunicación con entidades benévolas o con seres queridos ya fallecidos, en la mayoría de casos la comunicación espiritual es con entidades oscuras. Y muy posiblemente la entidad demoniaca más peligrosa asociada con la Ouija es Zozo.

Cada uno de los encuentros con la entidad demoníaca conocida como Zozo parece estar asociada la oscuridad. Y aunque parezca increíble, son muchas las personas que desean comunicarse con Zozo a través de un tablero de Ouija. Pero, ¿qué es Zozo, y por qué ha aterrorizado a miles de personas en todo el mundo?Una de las peores entidades demoníacas de la Ouija.

image

La primera aparición conocida de esta entidad se produjo en 1816, cuando una joven de Picardía, al norte de Francia, fue víctima de una posesión demoníaca. La joven francesa se convirtió en todo un “contenedor” para una serie de demonios, uno de los cuales era el misterioso Zozo. Ya en el siglo XX, comenzaron a aparecer una serie de historias que tenía como protagonista a Zozo, numerosos casos de personas que afirmaron haber contactado con otros espíritus mediante la Ouija pero que acabaron con sus vidas destrozadas.

Zozo es considerada una entidad compleja, o al menos eso parece. En la mayoría de las historias,comienza siendo un espíritu amable y con un nombre diferente. En ocasiones, aparece en medio de una conversación con otro espíritu e interrumpiendo la comunicación. Algunas víctimas de esta entidad demoníaca han afirmado que cuando aparece Zozo la planchette realiza movimientos extraños o “Zetas invertidas”, y las respuestas comienzan a ser repetitivas. Pero no pasa mucho tiempo para que el encuentro con Zozo se convierta en todo un infierno para los presentes.

Es muy complicado saber si todas las historias relacionadas con Zozo son auténticas, pero para el historiador Robert Murch y el zozologista Darren Evans se trata de toda una realidad. En 2014, Murch y Evans hablaron sobre sobre la Ouija y Zozo en el programa estadounidense Coast to Coast AM. Según Evans, Zozo cambia de personalidad y utiliza al médium para acceder a los demás participantes, pero para el zozologista uno de los casos que más le impactó fue la de una joven que intentó establecer contacto con Zozo. La chica, que quiso permanecer en el anonimato, afirmó que a día de hoy su vida continúa estando bajo la influencia de Zozo.

image

Evans incluso fue mucha más allá diciendo que Zozo también era el responsable de asesinatos, suicidios, posesiones, dolencias físicas, maldiciones, y otros fenómenos comúnmente asociado con las fuerzas demoníacas. Otros expertos también destacan que Zozo puede incluso adherirse a los familiares de aquellos que participaron en la sesión de ouija, como si se tratara de un demonio parasitario.

El engaño demoniaco
Hay debates en la comunidad paranormal que discuten sobre qué es realmente Zozo. Algunos expertos lo relacionan con un antiguo dios asirio del viento llamado Pazuzu, mientras que otros dicen que no es más que el diablo o Belcebú. ¿Pero realmente Zozo un demonio?

Otros expertos han sugerido que Zozo no es más que un espíritu maligno que pretende ser un demonio. Esto se debe a que las entidades que se comunican atreves de la ouija no siempre dicen la verdad e intentan engañar a los participantes. Y tampoco se debe descartar la posibilidad de que Zozo puede ser una experiencia compartida. Zozo podría ser nuestra propia creación, aunque si fuera así no lo haría menos peligroso.

Pero sea cual sea su origen, la mejor opción para evitar este tipo de entidades es no utilizar la ouija. Pero si por desgracia alguien entra en contacto con un espíritu que tiene una Z en su nombre, lo mejor es parar la conversación o el contacto de inmediato.

image

¿Alguna vez has utilizado un tablero de ouija? ¿Alguna vez ha encontrado la entidad conocida como Zozo? Espero que no realiceis este tipo de practica totalmente desaconsejada porque podéis veros envueltos en serios problemas, como meter a un espíritu ya sea o no maligno en casa y darle fácil acceso a vuestros hijos.