La leyenda del caballero cisne.

Posted on Actualizado enn

image

La leyenda que os cuento hoy es de origen germano, mas concretamente de Edad Media. Hace muchos, muchos años, en la antigua ciudad de Clever, vivía una joven duquesa que acababa de perder a su marido. Elsa, así se llamaba, estaba inmersa en una profunda tristeza y no tenia bastante, que poco después de enterrarlo, uno de sus súbditos Telramund pedia la entrega del ducado.

El joven con mucha osadía,  le pidió a Elsa que fuera su esposa para darle la posibilidad de que esta no perdiera el titulo. Horrorizada ante esta proposición, le pidió a sus caballeros que le recriminaran ante tanta osadía, pero éste reto a todos los presentes a luchar uno a uno contra el.

Llego el día en el que los caballeros iban a luchar contra  Telramund y Elsa asustada ante lo que iba a pasar, se dirigió a la explanada que estaba dispuesta para eso y completamente ataviada de negro. Entonces,  Telramund que la vio, la cogió de la mano y la alzó para desafiar a sus contrincantes para que lo derrotasen y se hiciera con el ducado. La multitud congregada se compadecía de la pobre viuda y de la suerte que la deparaba, mientras los que apoyaban a Telramund se rompían en vítores y aplausos.

Entonces se hizo el silencio y este desafío a los caballeros a batirse con el cuerpo a cuerpo, nada, se hizo el silencio. Éste repitió el desafío otra vez, ésta, con un tono de voz mas fuerte. Silencio. Para si, después de esta segunda vez sin ninguna respuesta daba por ganado el ducado. Lanzo por tercera vez el desafío y las piernas de la joven Elsa temblaron de terror.

Esta llevaba una cadena entre sus manos mientras rezaba pidiéndole a Dios una salvación para ella. Todos las miradas estaban sobre ella, la joven , no podía parar de temblar ni de rezar, jugando con sus dedos temblorosos con un colgante en forma de cruz.. Entonces ante ella apareció surcando el río una barca tirada por un cisne blanco y en el interior de ésta, un joven y apuesto caballero.

image

Cuando se bajo de la barca todos los presentes miraron minuciosamente al extraño caballero. Vestía un hermosa armadura brillante, iba dispuesto de un casco por el cual se dejaba entrever su larga cabellera rubia y unos ojos azules como el sol. En la mano blandía una espada y haciendo una señal con ella el cisne se encaminó río abajo arrastrando la barca.

Se abrió paso entre la muchedumbre y cuando llego al sitio le presento sus respetos a los allí presentes. Al ver a la joven, la cogió de la mano y se arrodillo ante ella, luego , se puso en pie y acepto el reto de Telramund. Este no podía creer lo que estaba sucediendo y como un extraño podía atreverse a aquello. Pero como era hombre era de palabra no tenia otra opción que aceptar el duelo y poco tardo en que las espadas de ambos emprendieran una ardua lucha.

El caballero era muy ágil y esquivaba todos los golpes de Telramund , los presentes pensaban que el duelo no iba a acabar nunca , hasta que en un momento, vieron caer desplomado a éste . El extranjero de rubios cabellos lo había atravesado con su espada y acabado con su vida.

Entonces los allí presentes estallaron en aplausos y vítores y Elsa, agradecida y emocionada, se arrodillo ante el caballero. Él la cogió de la mano y le pidió que se levantara y cuando estuvo en pie le hizo una proposición de matrimonio. Esta no pudo negarse pero pronto la gratitud se transformó en amor.

El día de las nupcias , el rubio caballero le pidió a la viuda que jamas le preguntara su nombre e hizo que ella se lo prometiera. Fueron pasando los años y el matrimonio tuvo tres hermosos hijos. Estos niños fueron creciendo y llenando la vida de sus padres de alegrías, pero en la cabeza de Elsa las preguntas sobre el linaje de sus hijos se agolpaban en su mente.

Le producía una gran tristeza que sus hijos nunca pudieran llevar el apellido de su padre ni conocer su linaje , el cual podía atribuirles mayor prestigio. Así que un día rompió  la promesa que le hizo a su marido el día de su boda y le pregunto su nombre, cuando el la oyó le dio un fuerte abrazo y salio del castillo.

image

Elsa lloraba y suplicaba a gritos que no marchara, pero este camino hacia al río y al llegar toco una bocina de plata. Apareció ante el la barca que años atrás lo había dejado en la orilla tirada por el cisne blanco. Se monto en ella y su imagen se perdió en el horizonte y nunca mas se supo nada de el.

Cuentan que poco después de esto Elsa murió de pena. Por culpa de una promesa, por culpa de satisfacer su curiosidad, había perdido al amor de su vida.

Un comentario sobre “La leyenda del caballero cisne.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s